Genial
Genial

Madre primeriza a los 50, revela la ansiedad que vive por su edad y la maternidad

Hoda Kotb no es la típica madre primeriza. De hecho, a sus 50 años, es una de las madres con más edad, según las estadísticas. Pero eso no le ha impedido amar a sus pequeños, y no piensa bajar el ritmo pronto.

Kotb comparte su inspiradora historia de convertirse en madre a los 50 años. Habla de los retos especiales y las alegrías inesperadas que conlleva la paternidad, y aprovecha para dar consejos a otras mujeres que puedan estar pensando en graduarse como madres más tarde en la vida.

Hoda Kotb es una destacada periodista de televisión, personalidad televisiva y autora estadounidense, nacida el 9 de agosto de 1964. Es una de las presentadoras principales del programa matutino de noticias de NBC, Today, por muchos años.

Más allá de su carrera periodística, Kotb ha incursionado en el ámbito literario, demostrando su talento como autora. Sus obras escritas han cautivado a los lectores, mostrando aún más su versatilidad y creatividad. A través de su dedicación y pasión por su oficio, Hoda Kotb continúa inspirando y elevando a la audiencia en toda la nación.

Hoda adoptó a su hija Haley y experimentó la maternidad por primera vez a los 50 años. A pesar de haber perdido a su padre cuando era joven, encontró un fuerte apoyo en su madre, Sami, quien se convirtió en una querida abuela para sus dos hijas. Gracias a eso, 2 años después adoptó a Hope, de 4 años.

“Y a veces hago cálculos”, dijo. “Miro a mi mamá, que tiene 86 años, y pienso para mí misma, ’¿OK, cuál es la diferencia aquí entre ella y yo? Treinta (años). Bueno, eso es bastante bien, así que veamos, 30 años’. Así que le sumo 30 a Haley y le sumo 30 a Hope. Y pienso para mí misma, ¿no sería espectacular? Puedo hacer eso.”

Hoda era estudiante universitaria en Virginia Tech cuando perdió a su padre, Abdel Kotb, quien falleció de un ataque al corazón en sus 50 años y eso la afectó terriblemente.

“A veces lo siento”, dijo Hoda. “Mi papá murió cuando tenía 54, 55 años. A menudo pienso que las bases que estableció fueron buenas para mí. Me ayudaron en mi vida”.

“¿No te parece simplemente asombroso? ¿Acaso llegaré a ser testigo de sus bodas? Quién sabe, tal vez eso se haga realidad. Sería realmente una bendición. ¿Y qué me dices de la posibilidad de verlas convertirse en madres? Tal vez también sea parte de mi camino”.

Aunque pensamientos acerca de un futuro lejano surgen en la mente de Hoda, no los aborda con pesimismo. “Es algo que reflexiono, pero no lo percibo como algo negativo”, comentó. “Me llenaría de felicidad que todas esas cosas se materializaran, y tengo la convicción de que sería algo realmente especial”.

Ella compartió una emotiva anécdota en la que reveló haber escrito la edad de su madre menos la suya en el vidrio de la ducha durante un día reflexivo.

“Mientras miraba el número que había escrito, aplaudí emocionada”, expresó con una sonrisa en su rostro. “En ese momento, me di cuenta de algo especial y significativo: ¿qué pasaría si llegara a vivir tantos años como los que tenía mi madre? ¡Sería más tiempo del que compartí con mi querido padre!”

Reflexionando sobre las ventajas y desafíos de abrazar la maternidad un poco más tarde en la vida, Hoda expresa su perspectiva: “Ser una madre mayor conlleva su propio conjunto de aspectos hermosos y obstáculos. Realmente aprecio el lado positivo de esta experiencia.”

“Con la edad viene un sentido de seguridad en sí misma; me siento cómoda en mi propia piel y me conozco mejor. Además, he ganado mucha paciencia y amor, lo cual enriquece el viaje de la maternidad.” Y concluye: “Sin embargo, ser una madre mayor también presenta ciertas realidades. A veces, la gente no puede evitar expresar sorpresa cuando descubre que soy su madre. Esta pausa momentánea puede ser un poco desconcertante, y mis hijos pueden parecer desconcertados ante tales reacciones. Sin duda, esto añade una capa de complejidad al rol.”

Hoda reflexionó: “Recuerdo preguntarme: ’¿Por qué me afecta esto? No me avergüenza ser de mi edad. Estoy feliz con mi edad. Es la combinación perfecta de mi vida. Dos hijos, este momento, este trabajo.”

“Alguien dijo: ’Mejora con el tiempo’, y realmente mejora, pero en medio de eso, hay momentos en los que sientes la presión.” A manera de conclusión, agradece a los que la han apoyado en el camino: “Estoy agradecida por mi familia y con amigos que estuvieron allí todos los días. Así que quiero decir gracias por eso. Te amo.”

Puede dar miedo ser madre primeriza a cualquier edad. Sin embargo, es aún más aterrador a los 50 años. Gestionar todas las nuevas responsabilidades, así como la creciente ansiedad, puede ser abrumador. En Genial tenemos varias historias de mujeres que se aventuraron a ser madres a edades no convencionales, como estas mujeres que lo fueron pasados los 40, la historia de la actriz Victoria Ruffo que tuvo gemelos, y el extraordinario caso de una mujer Hindú que lo fue a los 70 años.

Genial/Historias/Madre primeriza a los 50, revela la ansiedad que vive por su edad y la maternidad
Compartir este artículo