Genial
Genial

Mi prometido cambió el vestido de novia que yo elegí por el que su mamá quería

Una boda puede ser el día más feliz para muchas parejas, pero su preparación también conlleva estrés, pues nunca faltan los detalles pequeñitos que se nos salen de las manos y amenazan con arruinar la ceremonia perfecta. A veces, esos inconvenientes se presentan cuando uno que otro familiar quiere hacer de las suyas en un día que no es sobre ellos.

Con esta situación tan peculiar, en Genial.guru nos tomamos unos minutos para respirar profundo y pensar en cuál sería la mejor solución para el dilema de los vestidos.

  • Date el tiempo necesario para pensar las cosas. Tras una discusión es posible que actuemos de forma impulsiva, aunque no sea lo mejor. Intenta tomar un tiempo, el que necesites según sea tu situación, para aclarar tu mente y evitar posibles conflictos.
  • Habla con tu pareja. Algunos de los errores que cometemos cuando intentamos hablar de un tema delicado con nuestra pareja es que somos pasivo agresivos o interrumpimos al otro. Así que intenta mantener la calma mientras expresas tus sentimientos.
  • Establece tus límites. Decir lo que te molesta no está mal, al contrario, es parte de mejorar la comunicación con tu pareja. También es necesario que señales las actitudes y demás cosas que no estás dispuesta a dejar pasar; es válido no aceptar los actos que sientes que te dañan.
  • Si crees que es lo mejor, intenta mejorar la relación con tu suegra. Para esto será necesario que ella también ponga de su parte, pero si quieres dar el primer paso, te compartimos algunos tips para hacerlo:
  • Paso 1: Involúcrala en decisiones que no estén relacionadas con tu boda. Esto podría ayudar a construir una relación donde se puedan encontrar gustos en común que las hagan crear un vínculo más cercano.
  • Paso 2: Mantén siempre la calma. Si tu suegra está acostumbrada a ser parte fundamental de la vida de su hijo, como es el caso en esta situación, seguro no se alejará de la noche a la mañana. Continúa firme en tus decisiones sin perder el temperamento, para evitar malentendidos.
  • Paso 3: Sé directa, pero respetuosa. Habla con claridad sobre lo que te gusta y no te gusta de su relación, hazle saber que aprecias sus puntos de vista, pero hay ocasiones en las que las decisiones las tienen que tomar tú y tu pareja, sin ayuda de otros.

¿Cómo reaccionarías si estuvieras en el lugar de esta novia? ¿Qué le dirías a tu suegra para que deje de imponer sus decisiones sobre tu boda?

Imagen de portada Throwaway9757657 / Reddit
Genial/Historias/Mi prometido cambió el vestido de novia que yo elegí por el que su mamá quería
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos