Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Mujer boliviana construye casas con botellas para ayudar a las familias necesitadas y para reciclar plástico en el proceso

Aún existen personas en el mundo con nuevas ideas y buena voluntad. Una de ellas es Ingrid, mujer boliviana, creadora y fomentadora de una iniciativa conocida como “Casas de Botellas”, una organización sin fines de lucro que se encarga de construir hogares a base de botellas de plástico para personas en extrema pobreza. Lo que inició como una broma se convirtió en toda una organización modelo para muchas personas alrededor del mundo, y, con más de 300 casas construidas, Ingrid y su proyecto se han convertido en una fuente de admiración para muchos.

Genial.guru quiere compartir esta historia contigo para enseñarte que aún existen personas con buena voluntad que demuestran que, con esfuerzo y dedicación, se puede lograr cualquier sueño.

La mujer que inició el proyecto

Ingrid Vaca Diez de Casal es una administradora y abogada boliviana que, después de haber visitado una escuela local en Warnes, Bolivia, y haberles pedido a los niños que escribieran una carta sobre lo que querían como obsequio para Navidad, se dio cuenta de las necesidades de ese pueblo después de leer el deseo de una niña de tener una casa con más espacio para su familia.

Por otra parte, Ingrid tenía muchas botellas almacenadas en el jardín de su casa, ya que hacía artesanías con una señora. Un día, su esposo le dijo en broma que, con la gran cantidad de recipientes que tenía, hasta podría construir una casa. Fue ahí en donde la idea de la “Casas de Botellas” surgió.

Las casas de botellas

Así fue como Ingrid empezó con esta increíble labor de construir casas usando botellas de plástico o vidrio, además de cemento, arena, pegamento, cal, sedimentos y otros materiales descartables parecidos. A su vez, este proyecto no solo busca ayudar a personas de bajos recursos para que tengan un lugar adecuado en donde vivir, sino también para reducir la contaminación de plásticos y otros desechos.

La evolución del proyecto

Ingrid construyó su primera casa en 2006, y, en la actualidad, esta es un Centro Eco-Agro Turístico. El estimado para la construcción de un inmueble de 170 metros cuadrados es de 36 mil botellas aproximadamente. Ella misma afirma que construir una casa solo le toma 20 días, aunque todo depende de la ayuda y donaciones que reciba.

El proceso de construcción

Para la construcción de las casas, además de necesitar materiales indispensables como el techo, pintura, puertas o camas, los cuales son recibidos a través de donaciones, también se necesita el esfuerzo y dedicación que sus futuros dueños, quienes deben ayudar rellenando cada botella con arena. Luego, las paredes se hacen apilando cada una de estas, entrelazadas con un hilo y cemento, para luego cubrir cada muro con una mezcla de lodo y césped.

El impacto en el mundo

Esta organización sin fines de lucro no solo ha sido un éxito en Bolivia, sino también en otros países como Argentina, México, Panamá, Colombia, Venezuela, Perú, Honduras, Paraguay y Chile, en donde Ingrid planificó y edificó casas, ayudando a muchas personas.

Sus redes sociales

Facebook es el medio de comunicación directo que “Casas de Botellas” utiliza para compartir todas las noticias relacionadas con el tema, e incluso para pedir ayuda a posibles donadores para la construcción de nuevos hogares.

¿Qué piensas sobre este proyecto? ¿Las botellas de plástico pueden utilizarse para algo más que simplemente botarlas? ¿Qué otras ideas se te ocurren para reciclar estos recipientes? Cuéntanos en los comentarios.