Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

No podía comprar su vestido de graduación, así que su amigo hizo algo espectacular por ella

Uno de los mejores regalos que tenemos son nuestros amigos. Contar con un buen amigo es maravilloso. A veces, los amigos nos sorprenden con gestos que cambian nuestras vidas, casi como si fueran hadas madrinas. Eso es lo que debió sentir una chica a punto de graduarse cuando su amigo le confeccionó un espectacular vestido para lucir en el evento.

Genial.guru cree que el gesto del muchacho fue increíble, por eso te cuenta todo lo que sabe acerca de estos dos amigos.

Un sueño hecho realidad

Adrianna Rust, estudiante del último curso en Pendleton Heights, se preparaba para su fiesta de graduación. Como todas las chicas, fue a comprarse un vestido para la ocasión. Lo que buscaba era un vaporoso vestido que la hiciera sentir una princesa. Entre tienda y tienda, encontró el perfecto para ella. Solo que no podía pagarlo. El precio era demasiado elevado, así que volvió a casa con las manos vacías.

Le contó lo sucedido a su amigo Parker Smith, con quien iría al baile de graduación. Bromeando, le dijo: “Parker, ¿por qué no me haces tú el vestido?”. Se rieron por un rato, pero la idea quedó flotando en la mente del chico.

¿Por qué no?

Adrianna se olvidó de la broma enseguida. Sin embargo, su amigo continuó pensando en ello y se dijo: “¿Por qué no?”. Aunque nunca había intentado coser algo antes, se creía capaz de hacerlo por su amiga. Entonces, puso manos a la obra. Su pareja de baile tendría el vestido de sus sueños.

Lo primero que hizo fue el boceto según los gustos de su amiga. Dibujó el vestido tal como Adrianna lo soñaba. Con él puesto, se sentiría una verdadera princesa. Luego, vino la parte más difícil: confeccionarlo.

Un verdadero hado madrino

Con la ayuda de su abuela, Parker se dio a la tarea de coser el vestido pieza por pieza. En algunas ocasiones, tuvo que volver a empezar, porque deseaba que quedara perfecto. Trabajó sin cansancio durante meses, incluso hasta la noche antes de la graduación.


El precioso vestido estuvo listo justo a tiempo. Parker no solo se sintió un hado madrino, sino también un príncipe azul al lado de su amiga que, con la prenda, lucía maravillosa. Cuando ella se vio en el espejo, no pudo más que llorar de emoción. Era todo lo que quería y su amigo supo hacer su sueño realidad.

El sueño continúa

La experiencia fue asombrosa para ambos, pero para Parker no todo terminó ahí. Él se planteó la posibilidad de estudiar confección de vestuario y teatro musical en la universidad, para luego probar suerte en Broadway.


Cuando se supo lo sucedido, enseguida recibió la propuesta de confeccionar todo el vestuario para el musical Cenicienta. Y, por supuesto, aceptó el reto con un éxito rotundo. Es que, cuando se hace algo especial por un amigo, las recompensas no tardan en llegar.

¿Alguna vez un amigo o amiga hizo algo especial por ti? Y tú, ¿has hecho algo especial por tus amigos? ¡Queremos saber! Por favor, cuéntanos en la sección de comentarios.