Un padre fabrica increíbles disfraces de Halloween para sus hijos y otros niños en sillas de ruedas

El amor de un padre es muy poderoso. De eso se dio cuenta Ryan Weimer, padre de tres niños que necesitan sillas de ruedas para movilizarse porque padecen distrofia muscular. Eso no les impide disfrutar de su fiesta favorita, Halloween, pues su padre les fábrica impresionantes disfraces. De hecho, ahora tiene su propio sitio. Magic Wheelchair (Silla de Ruedas Mágica) se dedica a diseñar y construir disfraces para que niños con el mismo problema que los hijos de Ryan tengan un día especial, luciendo increíbles.

Genial.guru le encanta celebrar Halloween. Mientras decide qué disfraz usar esa noche, comparte el trabajo de este ingenioso padre contigo. Sus creaciones son realmente fantásticas

Cómo comenzó todo

Cuando Keaton, el hijo mayor de Ryan, recibió su primera silla de ruedas, tenía tan solo tres años. Al acercarse la Noche de Brujas, le preguntó al niño de qué quería disfrazarse esa noche. Keaton contestó enseguida que deseaba ser un pirata.

El cerebro de Ryan comenzó a funcionar a toda máquina, hasta que vislumbró la idea. Todo pirata necesita un barco para navegar por los mares y encontrar tesoros, ¿por qué no construir uno alrededor de la silla de ruedas de su hijo?, pensó. Y así lo hizo.

Aunque no sabía cómo y con qué, logró fabricar un disfraz tan fabuloso que encantó a Keaton. La alegría de su hijo lo motivó a ir por más. Según él, no hay sueños, metas o aspiraciones que no se puedan hacer realidad. Luego, la historia se repitió con sus otros dos hijos, que padecen la misma patología que su hermano mayor.

La Silla de Ruedas Mágica

El primer disfraz de Ryan tuvo tanto éxito que la fotografía salió en un periódico local. Siete años después, continúa fabricando disfraces para sus hijos y otros niños que utilizan sillas de ruedas.

Así nació Magic Wheelchair (Silla de Ruedas Mágica). Cada diseño es un desafío que lleva entre 100 y 200 horas de trabajo. Por supuesto, Ryan cuenta con un equipo de colaboradores que lo ayudan a hacer realidad los sueños más originales: desde un dinosaurio hasta un castillo.

Para Ryan, lo que importa no es el duro trabajo que cada disfraz plantea, sino la posibilidad de brindar a un niño con distrofia muscular la increíble experiencia de sentirse único.

Creando y ayudando

La misión de Magic Wheelchair es dibujar una enorme sonrisa en los niños que usan sillas de ruedas y que se sientan igual a todos los demás. Cada disfraz es especial porque se diseña de acuerdo a la imaginación y los deseos de cada niño. Entonces, la silla de ruedas se transforma en una maravillosa obra creativa que deja admirado a todo el que la ve.

Para tener el disfraz de sus sueños, cualquier niño puede ponerse en contacto con Ryan y su equipo a través de su sitio sin fines de lucro. Tiene que contarles cómo imagina el disfraz y por qué desea tenerlo. Quien desee ayudar a fabricar los disfraces también es invitado a inscribirse como voluntario.

Un día sin diferencias, ni impedimentos

Lo que motiva a Magic Wheelchair a trabajar con tanta dedicación en cada diseño es la felicidad de los pequeños. Ese mágico día, cada niño se siente como un niño igual que cualquier otro, y no un niño en silla de ruedas.

Las personas quedan fascinadas al ver pasar a los niños disfrazados. Es una gran oportunidad para enseñarles sobre la distrofia muscular. Lo mejor de todo es ayudar a los niños a olvidarse de su enfermedad por un día, ser admirados y aplaudidos a su paso como si fueran súper estrellas, en lugar de ser observados con lástima. Es una experiencia que ninguno de ellos olvidará nunca.

¿Cuál de todos los disfraces te gusto más? ¿Qué vas a usar tú la noche de Halloween este año? ¡Tenemos curiosidad! Por favor, cuéntanos en los comentarios.

Compartir este artículo