Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Pareja noruega deja las comodidades de la ciudad para mudarse al Ártico y ahora viven con 110 perros

Audun Salte y su esposa Mía Salte son de Noruega y hace 7 años tomaron la decisión de dejar la ciudad para embarcarse a una nueva aventura en las Islas Svalbard (Noruega) donde hay una hermosa naturaleza virgen y una fauna única y diversa. Su anhelo era recuperar la felicidad. En su proceso, compraron un patio de perros, para cuidarlos, y ahora viven entre un centenar de ellos.

Genial.guru te presenta la historia de esta joven pareja, que un día tomó las riendas de su vida para demostrar el amor que tienen por la naturaleza y los animales.

Una verdadera filosofía de vida

Audun es un joven que ha logrado sacar todo su potencial gracias a la práctica del friluftsliv, algo así como “vida al aire libre”, concepto que se utiliza en los países escandinavos, como Noruega y Suecia, para denominar el hecho de pasar más tiempo rodeado de la naturaleza y alcanzar así la plena felicidad.

Audun se recibió de una universidad para cumplir su sueño

Los escandinavos consideran esto como una verdadera filosofía de vida, por eso es habitual verlos explorando espacios naturales y con otros seres vivos, sin importar el clima o el lugar. Por eso, existen universidades impartiendo licenciaturas, tal y como la que Audun logró con especialidad en el Ártico.

Explorar el lugar más extremo del planeta

Con su título bajo el brazo, la pareja tomó sus cosas y se mudó a Longyearbyen en el archipiélago Svalbard, conocido también como el “reino del oso polar” y uno de los asentamientos humanos más extremos del mundo que al día de hoy tiene más de 2 000 habitantes. Los otros puntos radicales son Tiksi, Múrmansk y Norilsk en Rusia, Tromsø en Noruega, y Helsinki en Finlandia.

Intenté vivir en una ciudad una vez. Solía ​​estar muy molesto con la gente todo el tiempo; estabas molesto cuando estabas en el auto, estabas molesto cuando estabas en una tienda, estabas molesto con todos los demás.

Se agranda la familia con amigos de 4 patas

Cuatro años atrás, Audun y Mía trabajaron juntos en el patio de perros Husky de Alaska, Svalbard Husky. A finales de 2017, los antiguos dueños les ofrecieron comprar el patio, pero en lugar de eso, compraron toda la compañía.

110 perros que mejoran la estadía en el lugar

El patio existe desde antes de que Audun y su esposa se instalaran en el lugar. Sin embargo, en 2015, apenas había 50 caninos y solo 30 de ellos estaba disponibles para los paseos de trineo, pues una epidemia enfermó gravemente al resto. Este antecedente también fue fundamental para que los jóvenes, con ayuda de sus familias, apostaran por mejorar la salud de los animales y el lugar. Hoy, a 4 años de lo ocurrido, el lugar cuenta con 110 perros que se pueden conocer gracias a un espacio que sus propios dueños hicieron en su sitio web. Y es que claro, son parte de la familia y trabajan muy fuerte cada día con las personas que deciden visitar el lugar.

Son felices y no hay duda de ello

Audun cree que sus amigos de cuatro patas disfrutan de la vida mejor que cualquier persona. “Ahora tengo 110 hijos”, dice para una entrevista, agregando que “una vida con perros es mejor”. Eso mismo dijo el autor del libro La vida con un perro es más feliz, en el que señala cómo comprender al amigo fiel, la función de su cerebro para conocer sus emociones y todo lo que esconde en su mirada de ternura.

Aprovechan los recursos y el espacio para crear conciencia

La pareja expresa de la mejor forma sus ganas de trabajar sin explotar los recursos naturales que tienen al frente, pues el lugar se está calentando más rápido que cualquier otra parte del planeta, algo que sin duda los afectaría. Además, desean limitar el número de turistas que solo van al lugar a “cazar” auroras boreales.

El Ártico se ha convertido en el lugar que las personas quieren experimentar antes de que desaparezca...

Debemos ser felices a nuestro estilo

A pesar de todo, Audun nos hace reflexionar sobre el estilo de vida que realmente debemos llevar, enfatizando que, mientras pueda alimentar a sus perros, su familia y vivir bajo un techo, es más que feliz. Cada año recibe a muchas personas en el patio, ofreciendo excursiones para acampar, pasear y conocer los glaciares junto a los perros.

¿Qué opinión se merece la historia de Audun, Mía y sus 110 perros? ¿Has considerado alguna vez vivir fuera de la ciudad para poder ser feliz? ¡Comparte tus ideas en los comentarios!