15+ Personas que, en lugar de mantener un incómodo silencio, decidieron poner en su lugar a gente grosera

Historias
hace 5 meses

En determinadas circunstancias, sobre todo cuando nos encontramos con personas astutas y manipuladoras, es fundamental saber cómo salir victoriosos. Esto implica, como mínimo, ser capaces de decir “no” a diferentes peticiones. Los protagonistas de nuestras historias lograron esto y pusieron en su lugar a esas personas.

  • Una mujer (aparentemente de entre 50 y 55 años) bajó del autobús y tiró un papel al suelo. Lo recojo y le digo: “¡Se le cayó esto!”. Ella responde: “No, no se me cayó”. Entonces, en voz alta para que todos oyeran, dije: “¡Ah, así que tiraste la basura a propósito!”. Se notó cómo se sonrojó y, con enfado, agarró el recibo y lo arrojó a la papelera, que estaba a solo un metro de distancia.
  • Me cansé de que mi jefe siempre se atribuyera el mérito del trabajo ajeno, así que empecé a firmar todos los informes que hacía con una fuente blanca en el último campo. Seis meses después, encontré otro trabajo, harto de tolerar esa situación. Como despedida, informé a la dirección que mi jefe presentaba el trabajo de otros. Cuando me pidieron pruebas, les indiqué dónde encontrar todas mis tablas. Un mes después, lo despidieron y me ofrecieron su puesto. © grimmalkin / Reddit
  • Mi madre enseñaba español en una escuela. Un día, algunos de sus alumnos quisieron hacerla quedar mal. Ella les asignó a la clase el trabajo de dividirse en grupos y escribir diálogos, que debían presentar ante la clase a la semana siguiente. Cuando llegó el turno de esos chicos, afirmaron: “Ya respondimos. No vamos a hacerlo de nuevo.” Mi madre contestó que no tenía registro de ello y que recordaría si les hubiera preguntado. Ellos se negaron a ir al frente de la clase y la acusaron de no haber registrado su participación. Inicialmente confundida y dudosa, mi madre tuvo una idea brillante. Al día siguiente, llegó a clase y dijo: “Chicos, lo siento. Encontré mis notas sobre su presentación y ahora recuerdo todo.” Luego, enumeró sus errores gramaticales y señaló que el diálogo era demasiado corto y no utilizaba las palabras obligatorias. Todo era invención suya. Les puso una mala nota por la tarea y no les quedó otra opción que admitir la verdad. © a-dizzle-dizzle / Reddit
  • En China, hay un maravilloso servicio de entrega de comida que, como cualquier otro, ofrece la opción de entrega a domicilio o recogida en el local. Prefiero recoger mi pedido por las noches: salgo de la oficina, hago el pedido, llego a casa justo cuando está listo, recojo el paquete y subo directamente. Pero hoy, los gerentes se complicaron con los cupones de descuento, de tal manera que recoger el pedido resultó ser 8 yuanes más caro que la entrega a domicilio. Molesto, pedí la entrega en la dirección del restaurante, especificando “mesa cerca de la puerta”. Recogí mi pedido y me alejé, dejando tras de mí una escena de desconcierto a las personas.
  • Hace poco, al regresar a casa, me percaté de que no tenía conexión a internet. Tras una exhaustiva revisión en mi departamento, comprobé que los cables estaban en su lugar y que el gato no los había dañado. Parecía ser un caso para un técnico. Sin embargo, decidí inspeccionar el cable que salía de mi apartamento antes de llamar a uno. Al abrir el panel de los cables, descubrí una caja nueva, instalada por un proveedor competidor del mío, con una atractiva publicidad para sus servicios. Con sorpresa, noté que mi cable había sido desconectado del conector que lo unía con el cable del ático.
  • Recientemente, tuve una cita en el dentista. Al llegar a la clínica, el guardia de seguridad me dijo:
    — El estacionamiento cuesta 3 dólares por hora.

Asentí sin decir nada. Él anotó el número de mi coche en su libreta, me abrió y me estacioné. El tratamiento duró cerca de dos horas. Al salir, me encontré con otro guardia. Le dije

— Necesito pagar el estacionamiento.

— Vamos, dame 10 dólares y vete.

— Pero ¿no cuesta 3 dólares por hora?

— ¿Y qué?

— Vea en el registro a qué hora llegué. Aquí está el número de mi coche.

Con un disgusto evidente, revisó el registro y después de un minuto dijo:

— No hay registro. ¿A qué hora llegaste?

— Hace 15 minutos.

— ¿En serio?

— ¡Por supuesto!

— Bueno. Entonces es un dólar.

Si tan solo hubieran tratado conmigo de manera honesta desde el principio en lugar de intentar engañarme.

  • En nuestro edificio hay una tienda con un estacionamiento en el frente. Las plazas suelen estar siempre ocupadas. Para asegurarse de que siempre hubiera acceso a su tienda, la propietaria pintó un espacio de estacionamiento para discapacitados. La gente respeta las leyes, por lo que ese lugar permanecía vacío incluso cuando el resto del estacionamiento estaba lleno. Recientemente, obtuve un permiso de estacionamiento para discapacitados, aunque nunca lo usé, ya que puedo moverme sin problemas. Pero, después de varias ocasiones en las que tuve que esperar a que se liberara un espacio o que los camiones de la tienda me desbloquearan la salida, mientras un camión de la tienda ocupaba el lugar para discapacitados, perdí la paciencia. Así que, gracias a la dueña de la tienda: hoy, al llegar a un estacionamiento lleno, pude aparcar tranquilamente en ese único espacio vacío, que ahora es mío.
  • Llegué a una pequeña ciudad a las 3 de la madrugada. Al salir a la plaza central, vi a un taxista. Me acerqué y le pregunté:
    — ¿Cuánto cuesta ir hasta...?
    — 5 dólares.
    — Te doy 3.5 dólares. Sé que durante el día los viajes en la ciudad no cuestan más de 2.5 dólares.
    — No te llevaré por 3.5 dólares.

Saqué mi teléfono y pedí un taxi a través de una aplicación. Curiosamente, el mismo conductor aceptó el viaje, pero esta vez por solo 2 dólares. Tenía razón, no me llevaría por 3.5 dólares.

  • Debido a una remodelación, tuve que pasar la noche en casa de mi abuela. Eran las 3:42 a.m. cuando sonó el teléfono. Mientras yo, adormilada, dudaba si contestar o no, mi abuela ya había atendido. Del otro lado, alguien, con voz llorosa, dijo:

— ¡Abuela! Ha ocurrido un accidente. Estoy en la comisaría.

— Que te acompañe la suerte, entonces. — respondió secamente.

Los estafadores se quedaron sin palabras. Después de eso, puedo decir con seguridad que mi abuela sabe cómo manejar situaciones de engaño. Las conversaciones sobre cómo estafan a los ancianos no pasaron desapercibidas ante sus oídos.

  • Una noche, caminando por la ciudad, un hombre de unos 30 años se me acercó.
    — Hermano, ¿puedes darme dinero para un billete de avión? Bloquearon mi tarjeta.
    — No tengo dinero.
    — Llego y te lo transfiero de inmediato. Aquí tienes mi identificación como garantía.

Me quedé pensativo un segundo, pero luego me di cuenta de la situación y solté una carcajada en su cara. Al ver que su engaño no funcionaba, se marchó frunciendo el ceño.

P. D.: Sin identificación, no te permiten abordar un avión. Te detienen en el control de pasaportes.

  • Esto sucedió cuando estaba en octavo grado. Nuestro maestro nos permitía comer en clase. Un día, dejé mi sándwich en la mesa para salir un momento. Al regresar, vi al chico que se sentaba delante de mí comiendo mi sándwich. Le pregunté educadamente al respecto, pero lo negó todo. Al día siguiente, dejé otro sándwich a propósito para comprobar si era él. El tercer día, ejecuté mi plan. Preparé un sándwich con queso y lo bañé en una salsa con los chiles más picantes que encontré. Afortunadamente, no desprendía olor. Dejé mi trampa en la mesa y salí al baño. Diez minutos después, regresé para encontrar al ladrón de sándwiches llorando histéricamente, con la cara roja como un tomate. Pasó el resto del día en el baño. © iwmcguy / Reddit
  • Hice un test de IQ en línea. Al final, me pidieron enviar 10 USD para obtener los resultados. No los envié. Creo que pasé la prueba de IQ. © TheDaoMaker_a / Twitter
  • En varias ocasiones, recibí mensajes de texto que decían: “Papá, transfiere 50 dólares al número +5 XXXXXXXXX. Luego te explico”. Tengo dos hijos y siempre sé dónde están, así que siempre respondía: “Ve a casa, pagaré el taxi. Toma del dinero que tenemos guardado”. Usualmente, no recibía respuesta, pero una vez me contestaron: “¡Tacaño!”.
  • Una vez, estaba en una cafetería disfrutando de un té después de una deliciosa cena. Se me acercó una mujer y preguntó si ya había comido. Insistió de manera grosera en que debía irme. Le respondí educadamente que no, pero comenzó a gritar a todo el mundo que ya había comido y que debía irme. Sonreí y simplemente dije: “¡No!” Se quedó parada un momento más, murmurando algo, pero yo me concentré en mi teléfono. Ella se fue, pero pude sentir su mirada de odio desde el otro extremo del local. Me resultó divertido lo mal educada que pueden ser algunas personas.
  • En un empleo anterior, tuve una compañera que disfrutaba de realzar su ego a costa de los demás. Un día, durante un descanso, se acercó para comentar sobre mis uñas: “¡Qué largas las tienes ahora! Antes las llevabas cortas”. “Sí, crecen rápido”, contesté. “Las mías tardan, pero son mucho más fuertes”, apretando una de mis uñas. No soy de las que responden con rapidez, pero tengo algunas respuestas preparadas para estos casos. La agarré de la mano y presioné sus uñas: “¡Increíble! Solo había visto uñas así en los pies de mi abuela cuando se las cortaba”. Sí, fue grosero, pero efectivo.
  • Una chica que apenas conocía se me acercó pidiendo que votara por ella en un concurso de belleza y me proporcionó un enlace. Resultó que cada voto costaba 1 dólar y ella quería dos votos. Le dije: “No tengo dinero en la tarjeta, pero si me envías, votaré por ti. Mientras tanto, investigué sobre el concurso en internet y descubrí que era una estafa para robar datos de tarjetas bancarias; el objetivo no era solo cobrar 1 dólar.
  • En mi trabajo en una casa de empeño, me he percatado de que la mayoría de los clientes interesados en comprar oro invariablemente plantean dos preguntas. La primera es: “¿Cuánto cuesta?”, a pesar de que el precio ya está claramente marcado en la etiqueta. La segunda pregunta es: “¿Hay algún descuento disponible?”. Nuestra política es no ofrecer descuentos, ya que nuestros precios son los más bajos posibles. Sin embargo, los clientes suelen insistir en regatear, esperando que vendamos el oro por debajo de su costo. Estas dos preguntas son una constante, nunca fallan. Recientemente, descubrí una técnica de venta bastante efectiva por pura casualidad. Cuando me preguntan por el precio, miro la etiqueta y comento: “¡Un momento, ese era el precio anterior, ahora es más caro!”. Conocedores de sus derechos, los clientes insisten en pagar el precio originalmente etiquetado. Están bien informados sobre el valor real del oro y reconocen que nuestros precios son competitivos. Curiosamente, de pronto logran encontrar el dinero que antes supuestamente no tenían; siempre les faltaba una pequeña cantidad que no habían traído consigo. Al final, la situación resulta satisfactoria para ambas partes: yo logro vender al precio establecido y los clientes se van con la sensación de haberme engañado.

Estas personas también se encontraron con gente grosera y consiguieron ponerla en su lugar de inmediato.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas