Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

“Si es bonita quiere decir que es tonta”. Internautas compartieron los estereotipos más severos con los que se han enfrentado

“¿Se casó con un rico? Obvio no fue por amor”, “Mira la expresión de su rostro; se ve como que no terminó la universidad”, “¿Cómo puedes vivir en esa colonia de delincuentes?”. Estereotipos como estos sobre personas, ciudades y culturas no son raros. Lo más triste es que tales patrones se han fortalecido firmemente en nuestro subconsciente. La mayoría de nosotros automáticamente saca conclusiones acerca de la orientación de las personas según sus pasatiempos y sobre su inteligencia de acuerdo con su apariencia.

Genial.guru preparó algunas historias de personas que cayeron bajo los patrones de percepción de otros. Algunos reconocen que ellos mismos alguna vez pecaron al etiquetar tanto a sus seres queridos como a interlocutores poco conocidos.

  • Durante mucho tiempo, sinceramente creí que los chismes eran solo cosas de mujeres. Entré a un grupo en donde el sexo masculino era predominante y quedé completamente frustrada: en ningún grupo de mujeres había escuchado rumores tan sucios.
  • Se cree que los hombres no prestan atención a la manicura, cejas y maquillaje. Pero yo estoy segura de que lo notan y destacan por sí mismos. Otra cosa es que no le den tanta importancia. En general, tampoco hay que tomarlos por tontos sin atención y mucho menos tiene sentido avergonzarse por una uña rota. Los chicos en realidad son más atentos de lo que se cree.
  • Frecuentemente, me reprochan por no parecer una madre joven, como diciendo que me arreglo demasiado. Pero cuando caigo en depresión, entonces las personas quedan satisfechas: ahora eres una madre más natural. Este es uno de los recuerdos más odiados que tengo.
  • Al llegar a Europa, desde México. En la inspección aduanal, un policía me pregunto: “¿De dónde viene?”, “De México”, respondí. “¿Lleva consigo armas, drogas?”, me preguntó.
  • Creía que la apariencia de un hombre no era importante para las mujeres hasta que comencé a escuchar: “Bueno... no está tan guapo”, “No tiene buen rostro”, “No es de mi gusto”. Fue con demasiada frecuencia para continuar creyendo en la frase: “Un hombre debe de ser un poco más guapo que un mono”.
  • Estaba segura de que los hombres eran personas de sangre fría y que podían resolver un problema en cualquier momento. Pero en realidad ellos actúan con histeria y se ofenden más que algunas mujeres. A veces arman un verdadero escándalo debido a una palabra pronunciada sin querer. En realidad llegué a la conclusión de que muchos hombres son demasiado sentimentales y sensibles. Con mayor frecuencia, al conversar con personas del sexo opuesto, me siento inquebrantable e insensible.
  • ¿Las mujeres se enamoran por el oído? No lo sé, depende de la persona, pero yo, personalmente, estoy convencida de que si una mujer escoge entre un hablador y una persona que realmente hace algo, la elección en la mayoría de los casos recae sobre la segunda opción.
  • Trabajo en una tienda con latinos. La ciudad en donde vivimos es pequeña y frecuentemente me los encuentro en la calle. Nos saludamos e intercambiamos un par de palabras. Mis amigos están completamente seguros de que a través de mí pueden comprar algo de hierba.
  • Pensaba que los hombres en su mayoría eran infieles o propensos a cometer una infidelidad. Este estereotipo se ha inspirado en mitos y algún otro tipo de información falsa. Ahora me doy cuenta de que las infidelidades en ambos géneros ocurren casi en la misma proporción. Este hecho frecuentemente depende de la perspectiva de la persona, sus motivos, estilo de vida y otro tipo de cosas. Para algunos, el engaño es algo normal, para otros es repugnante.
  • Hace poco compré unas sábanas. A mí no me gustan las florecitas y el color rosa. Me gustan los conjuntos monocromáticos: patrones blancos en fondo negro. Se lo di a la vendedora para que me lo cobrara. Y ella me dijo: “¡Pero este es de hombre!”. Después le pedí a mi esposo que cambiara las sábanas y colocara las nuevas. Son de hombre, ¿no?
  • No creo en los estereotipos de género, pero para mí fue un verdadero asombro conocer el interior del departamento de mi vecino. Él es un soltero empedernido. Bebe constantemente hasta ponerse muy ebrio. Una vez, entré a su casa y todo estaba muy limpio y ordenado, incluso sus zapatos estaban acomodados en una fila. En ese momento, comprendí que, a pesar de todo, él encuentra el tiempo necesario para mantener su casa limpia y en orden.

Un chico punk ayudándole a una mujer en el metro de Berlín.

  • Frecuentemente, escucho cosas así: “Si te arreglas demasiado para ir a la tienda, entonces eres una tonta”. Es interesante saber si es envidia. Yo, por el contrario, siempre veo con admiración a una madre bien arreglada. Sé que no es nada fácil. Y no es importante si el niño es tranquilo, si una niñera ayuda, si el esposo es millonario o si ella misma trabaja. En cualquier caso, ella podrá organizar su vida para encontrar tiempo para sí misma. Para mí, un pensamiento estereotipado es pensar que si una mujer está bien arreglada, entonces es una tonta y arrogante.
  • Mi novio trabaja como taxista y me recoge de la universidad en el carro del trabajo. Frecuentemente, le doy un beso como despedida, salgo del auto y camino hacia casa. Hace poco, me detuve un poco en la entrada buscando las llaves del departamento y de pronto escuché una conversación entre dos mujeres de edad avanzada que estaban sentadas cerca.
    — ¡Mira, es su amante o qué!
    — ¿Cuál amante? Debe ser un cliente. Ella no estudia medicina.
    Siempre supe sobre los estereotipos de las ancianas pero esta vez me topé con ellos de frente. Me pueden felicitar: ahora formo parte del grupo de prostitutas del vecindario.
  • Fui con mis amigos a andar en bicicleta. Encontramos una granja con enormes montañas de paja y comenzamos a treparlas. Al estar arriba de una de ellas, uno de mis amigos vio un caballo que pastoreaba cerca y nos dijo: “¡Me gustaría robarlo e irme!”. En un santiamén, los demás se callaron y después se rieron sin detenerse. El hecho es que él es un gitano.

Y tú, ¿con qué estereotipos te has topado? ¿Consideras que no se debe juzgar a las personas sin conocerlas un poco mejor? ¿Has tenido situaciones cuando tu intuición te falló y las preocupaciones a primera vista de una persona se confirmaron después?

Imagen de portada Anja Nacharova