Un hombre acondicionó el camino que tenían que recorrer sus hijos para llegar a la escuela

¿Hasta dónde es capaz de llegar un padre por ver feliz a su hijo? Un ejemplo conmovedor de la inmensidad del amor paternal es Jalandhar Nayak, de una pequeña aldea de Gumsahi (en la India), quien ante las dificultades que sus hijos tenían para asistir a la escuela, decidió crear un camino con sus propias manos para que ellos pudieran llegar hasta el lugar, sin importarle lo agotador o peligroso que era.

Genial.guru sabe que existen personas que pueden cambiar al mundo con una acción e impactar a otros con su aportación, y por eso comparte contigo los detalles de esta historia.

El gesto que conmovió a todos

Jalandhar Nayak, de 45 años, notó que el camino hacia la escuela de sus hijos era complicado, pues tenían que atravesar ciertas dificultades para llegar a su destino. Cerca de 15 kilómetros, que recorrían caminando durante 3 horas, eran parte de la rutina de los niños para llegar a estudiar. Su padre no perdió el tiempo y se propuso construir un camino digno para hacer todo más accesible.

Quiso reducir el tiempo que tardaban en llegar

Los 3 hijos de Nayak son los únicos en su aldea, pues las otras familias abandonaron el lugar en busca de otras oportunidades. Sin importarle cuánto tiempo le tomaría o los riesgos que conllevaba cumplir su objetivo, decidió tallar el camino para sus niños y reducir las horas que tardaban porque tenían que atravesar cinco colinas para llegar.

El largo proceso para lograrlo

Fueron 2 años los que el hombre tardó en construir parte del camino entre su casa y el colegio. “A mis hijos les costaba caminar por el reducido y pedregoso sendero mientras iban a la escuela. A menudo los veía tropezar contra las rocas y decidí tallar yo mismo un camino a través de la montaña para que pudieran caminar más fácil”, comentó.

¿Cómo lo hizo?

Tomó su pico y su pala para iniciar el trabajo y se dispuso a quitar todos los obstáculos del camino, e incluso, colocó piedras en fila para marcarlo. De esta manera, sus hijos tendrían una guía para continuar. Todos los días dedicaba aproximadamente 8 horas en quitar del sendero los objetos peligrosos y los escombros que lo cubrían. Logró construir un tramo de 8 kilómetros, cuidando además que los árboles no sufrieran ningún daño.

La recompensa de su hazaña heroica

Jalandhar estaba dispuesto a invertir otros 3 años para terminar los kilómetros que faltaban pero, por fortuna, su historia llegó hasta el gobierno local. “El esfuerzo y la determinación de Nayak de tratar las montañas para construir una carretera me dejó hechizado”, dijo el alcalde de la localidad en la que vive. Los funcionarios gubernamentales se están haciendo cargo de terminar lo que este hombre empezó y además le pagarán por todo el trabajo que hizo.

Un padre en acción

¿Qué piensas de esta historia? ¿Serías capaz de hacer lo mismo por tus hijos? Cuéntanos tus respuestas en los comentarios.

Compartir este artículo