Un refugio de cerditos busca voluntarios para abrazarlos, y la idea nos conmovió mucho

Es común ver información sobre refugios de mascotas como perros o gatos. También los hay de animales salvajes en peligro de extinción. Sin embargo, poco sabemos de la existencia de santuarios para animales de granja. Cabras, ovejas, aves de corral, vacas y cerdos también necesitan de lugares especiales que los protejan y velen por sus derechos. En Cotton Branch Farm Animal Sanctuary se dedican especialmente a cuidar cerditos maltratados, los cuales luego son dados en adopción. Allí, el hombre y el cerdo pueden vivir en armonía finalmente.

Genial.guru quiere hablarte de este hermoso lugar donde los cerditos pueden recuperarse y esperar una familia que los quiera. Lee la historia hasta el final, pues hay un bono en el que descubrirás cómo puedes ayudar a este singular refugio.

Cómo nació el santuario de cerditos

Los encargados de dirigir el refugio siempre tuvieron animales de compañía convencionales. No se habían planteado la posibilidad de cuidar y llegar a amar a un cerdito, hasta que la vida les puso uno en el camino.

Nunca hubieran imaginado que estos animales podían expresar emociones como lo hacen los perros y gatos. Los veían solo como seres útiles. Sin embargo, a medida que fueron investigando y se involucraron más con los cerdos, vieron la urgente necesidad de salvarlos. Fue así como nació Cotton Branch.

El primer cerdo que adoptaron se llamaba Oliver. Luego, en un centro de control animal, encontraron una cerdita muy maltratada a la que llamaron Louise. Winston, Samson y Hampton completaron la primera familia de cerdos del santuario. La vida les cambió por completo y vieron en primera persona lo maravillosos que son estos animales, los cuales están dispuestos a darles mucho amor a sus cuidadores.

“Operación abrazos”

Los cerditos que rescatan de los centros de control animal o perreras van al santuario, lugar donde se los cura y alimenta. La mayoría de ellos pasa al programa de adopción, pero antes necesitan socializar con los humanos. Por esa razón, Cotton Branch realizó una convocatoria a través de las redes sociales para buscar a voluntarios que quisieran abrazar y mimar a los cerdos.

El objetivo es eliminar cualquier rastro de miedo hacia las personas. Quien quiera colaborar puede hacerlo llenando un sencillo formulario. Una vez listos, los cerditos son puestos en la lista de adopción responsable.

Rescatar y educar

El santuario no se dedica solamente al rescate de animales de granja maltratados. Una de sus más importantes tareas es educar al público que los visita cada fin de semana. La meta es crear conciencia sobre las pésimas condiciones en las que mantienen a los animales en las fábricas y granjas “orgánicas”.

Los santuarios de animales de corral son muy necesarios. Cotton Branch alienta a las personas a elegir opciones compasivas con los animales en cuanto a alimentación, vestimenta y entretenimiento se trata. Sus propietarios creen que es posible reducir la demanda de productos de origen animal y así disminuir también el número de animales que necesitan ser rescatados. Por eso, todos son bienvenidos a aprender, conocer y llegar a adoptar un tierno cerdito.

Bono: otras formas de ayudar

Cada vez es mayor el número de animales por cuidar. Así que, las puertas están abiertas para ayudar de varias maneras. Una vez al mes se realizan recorridos por la granja. Los voluntarios pueden colaborar en la reparación de cercas, establos, y en la limpieza y alimentación de la gran familia porcina. Después se brinda un almuerzo que, por supuesto, es vegano.

Pero los animales necesitan un cuidado diario. Entonces, el santuario ofrece un programa de voluntarios frecuentes que puedan comprometerse a limpiar los lugares de descanso de los cerdos y otros animales, darles de comer y cambiar el agua de los bebederos.

Los animales de granja son divertidos compañeros. Como los criaderos convencionales los destinan al consumo, las personas no piensan en ellos como mascotas. Sin embargo, en Cotton Branch descubrieron lo cariñosos y agradecidos que son, tanto los cerdos como otros animales que también son rescatados.

¿Qué opinas? ¿Te gustaría adoptar un cerdito? ¿Ves a los animales de granja como criaturas de compañía? ¡Cuéntanos en la sección de comentarios!

Compartir este artículo