Autora de Genial.guru emigró desde Venezuela hacia Argentina, y contó lo que más la sorprendió de ese país

¡Hola! Me llamo Daniela, y quiero compartir con ustedes mi experiencia viviendo en Argentina. Al igual que muchos otros venezolanos, me vi obligada a emigrar de mi país natal en busca de una mejor calidad de vida. Pero, por suerte, en mi nuevo hogar descubrí la razón por la cual la cultura de la tierra del tango es admirada a nivel mundial, y por qué muchos turistas visitan esta nación en busca de aventuras maravillosas.

El día de hoy quiero hablarles a los lectores de Genial.guru acerca de mi experiencia como inmigrante en Argentina, y contarles sobre algunos de los lugares que hacen que este país sea tan genial.

De Venezuela a la “Ciudad de la Furia”

Salí de Venezuela en 2017 debido a la complicada situación política y económica que atravesaba el país. Antes de emigrar evalué mis opciones, ya que, al igual que yo, muchos venezolanos que habían decidido irse buscaban a amistades en otras ciudades que pudieran aconsejarlos acerca de qué rumbo tomar. A pesar de que nunca había tenido la oportunidad de visitar Argentina, siempre sentí curiosidad sobre la tierra del tango y del mate. Además, todo lo que escuchaba sobre el país era positivo.

Como la mayoría de mis compatriotas, yo escogí la ciudad de Buenos Aires para vivir. Sin embargo, algunos han optado por residir en el interior del país. Las personas que principalmente seleccionan a Argentina como destino para emigrar son jóvenes: el 42 % de estas está entre las edades de 26 y 35 años. Además, según un informe presentado por la Organización Internacional para las Migraciones, la mayor parte de la gente que llega al lugar cuenta con títulos universitarios y posgrados. La flexibilidad de venir de un país que pertenece al MERCOSUR permite que sea un poco más fácil el ingreso y la radicación, pero, sin duda, esa no es la única la razón por la cual decidí mudarme a este hermoso país.

Lo que más me gusta de Argentina

Una de las mejores cosas de vivir en Argentina son las personas. Los argentinos son muy cálidos, amables y abiertos, pero principalmente generosos. Todos los que he tenido la oportunidad de conocer hablan de manera respetuosa, y siempre están dispuestos a ayudarte con lo que necesites. Aunque apenas estén comenzando a conocerte no dudan en invitarte a las terrazas de sus casas a comer un asado y a beber mate. Además, tienen la costumbre de automáticamente usar el diminutivo de tu nombre o un apodo, por lo que hasta los chicos del supermercado me llaman Dany.

Argentina presenta una mezcla única de culturas que va desde lo histórico hasta lo contemporáneo, gracias a la variedad de diferentes grupos étnicos y los inmigrantes que se han establecido aquí. Eso hace que sea sencillo encajar con las personas. Además, este país ha producido algunos de los escritores más importantes de América Latina, como Jorge Luis Borges y Alfonsina Storni, y también cuenta con una floreciente escena de cine y teatro. Uno puede sumergirse fácilmente en el mundo de las ferias de arte, festivales de música, centros culturales y museos.

Viniendo de un país caribeño como lo es Venezuela, una de las cosas a las que más me costó adaptarme es el clima de Argentina, el cual me permitió experimentar por primera vez las cuatro estaciones. A pesar de que los inviernos en Buenos Aires no son tan severos, y las temperaturas raramente caen por debajo de los 5 grados centígrados, esta temporada es la más difícil para mí. En cambio, los veranos son calurosos y largos. A diferencia del hemisferio norte, en diciembre hay una temperatura agradable, ya que el país se encuentra en pleno verano en esa época, por lo que pasas una Navidad muy caliente. En mi caso, tuve que invertir en un vestuario nuevo, pues se pasa rápidamente del frío al calor, y de un día soleado a uno con lluvia.

Las tardes en los parques

Es increíble la gran cantidad de hermosos parques y espacios verdes que se encuentran disponibles para el público en la ciudad. Durante los días soleados puedes encontrar a grupos de personas descansando mientras beben mate, toman el Sol, pasean a sus perros o patinan por los numerosos y frondosos caminos. Especialmente los fines de semana, en los espacios verdes se celebran muchos eventos familiares, muchos de ellos gratuitos.

Tal vez, una de las experiencias más especiales que viví en esta ciudad fue caminar por el jardín de rosas, mejor conocido como “El Rosedal”, ubicado en el barrio de Palermo. Este parque parece sacado de una novela romántica: sus caminos serpentean alrededor de macizos laberintos de rosas vírgenes que florecen en diferentes colores. Es común ver a parejas paseando agarradas de las manos entre los diversos caminos decorados con plantas.

Explorar las ciudades cercanas a Buenos Aires

Una de las cosas que más extraño de mi país es el Caribe, y poder tener la playa a unos pasos de mi casa. Por suerte, cuando siento esa nostalgia tomo un tren y viajo hasta Mar del Plata, una ciudad ubicada a unas cinco horas de la capital. Allí puedes pasar un fin de semana alejado del caos de Buenos Aires y relajarte sentada en la arena frente al mar. En este sitio puedes encontrar una variedad de restaurantes de comida marítima y lugares nocturnos para salir a bailar.

Cuando quiero explorar otras zonas cercanas a la capital también hago pequeños viajes de un día a las ciudades vecinas. Dos de mis favoritas son Tigre y San Isidro. En la primera de estas tienes la oportunidad de pasear por el bulevar o hacer compras en Puerto de Frutos. Durante los meses de verano, muchos se animan a visitar el parque de atracciones “Parque de la Costa”, o a tomar un catamarán y hacer un paseo de una hora alrededor del Delta. Por otro lado, en San Isidro se hacen días de campo frente al río, y también puedes hacer compras en la feria.

Es la ciudad con más librerías per cápita en el mundo

Si eres un amante de la lectura tanto como yo, entonces podrás deleitarte en Buenos Aires, la ciudad que cuenta con más librerías per cápita que cualquier otra del mundo, según un estudio realizado por World Cities Culture Forum en 2015. Con una población de alrededor de 2,8 millones, la capital tiene alrededor de 734 librerías, aproximadamente 25 por cada 100 000 habitantes.

La más famosa es el Ateneo Grand Splendid, la cual fue nombra como la más hermosa del mundo por la revista National Geographic en 2019. La histórica tienda de libros abrió sus puertas por primera vez en 1919. Sin embargo, en ese entonces funcionaba como un teatro donde se presentaban bailes de tango y conciertos musicales. En la actualidad mantiene su arquitectura original, incluyendo las cortinas de terciopelo rojo y los palcos, que ahora son acogedoras salas de lectura.

Actividades durante los fines de semana

Luego de pasar toda la semana trabajando, fácilmente puedo visitar algunos de los lugares que tiene la ciudad, los cuales, en su mayoría, ofrecen actividades libres de costo. Uno de mis favoritos es el barrio de la Recoleta, uno de los más agradables de Buenos Aires. Durante los días libres se puede ver a las personas paseando por sus coloridas calles o comiendo en uno de sus populares restaurantes y bares. Entre las actividades gratuitas está el Cementerio de la Recoleta, el centro cultural y la Flor de la Recoleta. Esta última es una escultura en forma de flor que imita el comportamiento de la especie en la naturaleza, por lo que está diseñada para abrir sus pétalos a las 8 de la mañana y cerrarlos nuevamente al atardecer. Mientras está cerrada, se puede ver una luz roja brillante dentro de ella.

Hay una gran cantidad de espacios culturales que puedes visitar, así como también diferentes museos. Entre ellos se encuentra el Centro Cultural Kirchner, ubicado a escasos metros de la Casa Rosada. El impactante edificio tiene exhibiciones artísticas en todas sus salas.

Transporte

Me impresionó lo organizado que es el transporte público y lo fácil que es moverse por la ciudad. Se camina muchísimo, pero también se ve a las personas montando bicicletas, e incluso hay un sistema gratuito para alquilarlas por una hora. Hay diferentes medios de transporte para poder trasladarse. Los autobuses (o “colectivos”, como se les dice coloquialmente), el Subte (metro) y los trenes son las formas más populares de viajar dentro y alrededor de la ciudad, especialmente durante el día.

Alquilar en Argentina

Rentar una propiedad es un tema complicado para los extranjeros, principalmente por la cantidad de requisitos que se exigen. Para poder alquilar un departamento, la mayoría de los dueños exigen que presentes una garantía propietaria argentina, pero, en caso de no poseer una, puedes comprar un seguro de caución. Personalmente opté por la segunda opción, pero es algo costoso, ya que, además, hay que pagar un mes de renta por adelantado y un mes de depósito. Así que, antes de poder alquilar mi propio departamento tuve que ahorrar una gran cantidad de dinero.

Es un país amigable con las mascotas

A los amantes de los animales probablemente les encantará estar en Argentina, ya que es el país de la región con más mascotas por hogar. Según las estadísticas, el 78 % de la población tiene en casa a un amigo peludo. Debido a esto, es normal ver platos con comida y agua disponibles para perros afuera de los restaurantes. De este modo, las personas puedan disfrutar de un almuerzo fuera de casa mientras su mascota también se relaja. Mi gato, Harry, está acostumbrado a salir a caminar, y se divierte paseando por los parques, especialmente cuando hay buen clima.

Además, por lo general, los argentinos tienden a adoptar, por lo que se ven muy pocos animales callejeros. Es común ver por las avenidas a paseadores de perros profesionales acompañados por 10 o más canes.

“Che”, “pancho” y otras palabras coloquiales de los argentinos

Aunque puede que la mayoría de las personas alrededor del mundo asocien la palabra “che” con los argentinos, hay muchísimas otras expresiones que usan a diario, las cuales no son tan conocidas. La primera vez que mi jefe me dijo “¿Tenés un cachito?” pensé que estaba pidiéndome pan, porque, en Venezuela, un “cachito” es comida. Sin embargo, esa frase significa “¿Tienes un minuto?”. En varias ocasiones no pude comprender lo que otros me decían porque me daba vergüenza pedir que me repitieran algo por quinta vez. Sin embargo, poco a poco fui adaptándome al vocabulario y al acento, e incluso comencé a emplear sus palabras en mi día a día. Por ejemplo, si iré a comer un perro caliente digo “Voy por un pancho”.

Empezar desde cero en otro país no es nada fácil, y hay muchos obstáculos que uno debe superar. Sin embargo, para mí, esta experiencia fue toda una aventura gracias a lo receptivos y amables que son los argentinos, y a lo hermoso que es el país. Tal vez a eso se deba que 165 688 venezolanos hayan ingresado a esta nación entre 2014 y 2019, de acuerdo con los datos revelados por la Dirección Nacional de Migraciones.

¿Qué es lo que más te ha sorprendido sobre Argentina? ¿Has tenido la oportunidad de visitar este país? ¿Te gustaría hacerlo? Cuéntanos en los comentarios.

Compartir este artículo