Una chica alquiló un departamento destruido y lo restauró con sus propias manos sin pedir préstamos

No todo el mundo decide hacer reparaciones estéticas con sus propias manos, especialmente en un departamento alquilado. Pero la protagonista de nuestro artículo, Natalya Chuvinova, no le temía a las dificultades: estaba buscando específicamente un departamento antiguo en el que, con el consentimiento del propietario, fuese posible realizar reparaciones al estilo escandinavo con un presupuesto reducido. Durante medio año, Natalya estuvo transformando su nuevo hogar, sacando montañas de desechos de construcción del quinto piso sin ascensor, enmasillando, pintando y pegando papel tapiz.

En Genial.guru jadeamos de admiración cuando vimos el resultado. Ahora el departamento de Natalya es un ejemplo de un interior escandinavo, con el que 5 de sus adorables gatos quedaron satisfechos.

Vestíbulo

Al comienzo de la renovación, Natalya decidió pintar las paredes y los pisos de blanco, ya que este color es universal y en el futuro no habrá dudas sobre qué y con qué combinar. El trabajo comenzó con los pisos: primero quitaron el linóleo viejo, luego comenzaron a enmasillar las tablas y pintarlas con pintura alquídica. Quitaron el papel tapiz viejo de las paredes y pintaron con pintura a base de agua. El negro se convirtió en el color de contraste: incluso la puerta de entrada se pintó de este tono.

En la pared opuesta a la puerta, Natalya pegó papel tapiz con patrones geométricos para que resaltara del resto del interior. A la derecha de la foto “después” hay un banco blanco en el que la chica escondió la bandeja de arena del gato.

Sala de estar

Para trabajos complejos, Natalya contrató a constructores: los especialistas se hicieron cargo del cableado y de poner masilla en las superficies. La chica logró ahorrar en muebles: trajo cosas de la casa de sus padres y compró el resto en IKEA.

Cuarto

Cuando llegó el momento del dormitorio, Natalya se relajó un poco: el piso viejo no tenía tantas imperfecciones, por lo que la pintura lo cubrió fácilmente. Quitaron el papel tapiz de las paredes y también las pintaron de blanco. Renovaron la pintura de la puerta y la ventana.

Presta atención al lugar para dormir: la muchacha decidió usar tarimas de madera como base. De esta forma pensó en ahorrar dinero: unos conocidos que trabajan en una fábrica le regalaron una, pero una sola tarima no era suficiente, por lo que tuvo que comprar la segunda.

Balcón

Una de las principales ventajas de este departamento alquilado es la abundancia de vegetación fuera de la ventana. Por esta razón, Natalya tiró toda la basura que estaba almacenada en ese sitio y dispuso allí un área de descanso para ella y sus amados gatos. Por cierto, para que las mascotas no se lastimen, su dueña colocó prudentemente una red protectora. También cubrió el piso con alfombras, puso una silla pequeña y decoró el espacio con flores y una guirnalda de luces que se carga con el sol durante el día e ilumina todo con una luz suave por la noche.

Cuarto de aseo y baño

El cuarto de la bañera se restauró con acrílico y las paredes se pintaron con pintura alquídica resistente a la humedad. Las tuberías desprolijas debajo del lavabo se cubrieron con un gabinete comprado en la tienda Leroy Merlin.

En el baño tuvieron que enmasillar los agujeros en las paredes y arreglar los azulejos, que con el tiempo se habían aflojado. En una de las paredes laterales pegaron el mismo papel tapiz con el que resaltaron parte del pasillo. Natalya pintó la pared central con pintura azul oscuro y reemplazó el inodoro por uno nuevo.

Cocina

La cocina fue la parte más difícil. Había pintura al óleo debajo del papel tapiz, que es muy difícil de quitar, y prácticamente nada puede pegarse encima. Natalya encontró una salida: cubrió las paredes con cemento y masilla.

La chica cubrió los azulejos del salpicadero de la cocina con pintura alquídica blanca y tiró los muebles viejos. El mobiliario nuevo se hizo en una casa de muebles que pertenece a la madre de Natalya.

¿Qué te parece esta transformación? ¿Tomarías la decisión de redecorar un departamento alquilado?

Compartir este artículo