Genial
Genial

Una mona bebé herida se curó gracias a la compañía de un gato, y luego se enamoró de un perro

Todos necesitamos una familia. En especial cuando somos niños, nuestros padres son imprescindibles. Claro está que lo mismo ocurre con los animales. Ellos, aunque se independizan de sus progenitores mucho antes que nosotros, también necesitan a su mamá. Ella no solo les da comida, sino que también los protege, los calma y les brinda la seguridad que necesitan para enfrentar el mundo. ¿Y qué pasa si ella no está? Pues el instinto de supervivencia también actúa en estos casos: los cachorros siempre buscan el cobijo fraterno. De todas las maneras posibles.

Genial.guru buscó en las redes y encontró el caso de Avni, una mona bebé que, más que ser adoptada, adoptó a una familia. Sí. Una familia tan distinta como incondicional. Aquí te contamos su historia.

Un nuevo hogar para Avni

La historia de Avni con su nueva familia comenzó el día en que Peepal Farm, una empresa social dedicada al rescate de animales callejeros, recibió una llamada sobre una mona bebé que había sido herida y no había podido seguir el ritmo del resto de su manada. Lamentablemente, la monita estaba muy lastimada; de inmediato tuvieron que operarla y no quedó más remedio que amputarle un brazo.

La cirugía, más la pérdida de su familia, dejó a la mona muy estresada; una vez que la llevaron a su jaula a recuperarse, se la veía deprimida y le costaba mucho relajarse y dormir... hasta que llegó Billo, un gato que vive allí en la organización, y lo cambió todo.

Billo visitó cada día la jaula de Avni. En un principio solo se sentaba a su lado, pero con el tiempo se fue animando más y finalmente entró. Avni tomó a Billo como a una mamá, se acurrucó cerca de él y finalmente pudo relajarse, descansar y dormir.

Luego de un mes, la monita ya estaba rehabilitada, se sentía fuerte y con muchas ganas de divertirse. Pero eso no fue un motivo para alejarse de su enfermero, todo lo contrario: quería jugar con él todo el tiempo y no paraba de hacer monerías. Esto fastidiaba un poco al apacible gato.

Un amigo muy especial

Tal vez buscando a un compañero más inquieto y sociable, Avni conoció a Munnu. El perrito había llegado al hogar junto con su hermana Chunnu; enseguida ella fue adoptada y él se quedó allí. Así conoció a Avni y desde entonces la vida de los dos también cambió.

Por algún motivo que solo la monita sabe, apenas ve a Munnu corre hacia él; se trepa y se aferra a su lomo. Ahora son inseparables: donde está Munnu, allí está Avni. Montada a pelo del perro, ella se siente protegida y puede ir de paseo y salir a explorar. Sin dudas es una elección “personal”: aunque ella es muy sociable y juega con todos, solo se monta en el lomo de Munnu.

Avni, Munnu y Billo: una familia muy original

Los monos bebés se aferran a sus madres al menos durante medio año luego de nacer. Esto explica la necesidad de Avni de encontrar una familia sustituta. Esta es la causa por la que se curó con la compañía de Billo y solo sale a pasear en el lomo de Munnu. Los tres han formado una familia, una elegida a voluntad por Avni y aceptada con placer por Billo y Munnu. Sin dudas, Avni es una monita que, antes que ser adoptada, decidió adoptar a su propia familia.

¿Qué crees que hizo que Billo se acercara a la jaula de Avni? ¿Qué habrá sido lo que ayudó a Avni a rehabilitarse?

Compartir este artículo