Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración
Genial

Una rusa se mudó a Israel y cuenta cómo es la vida judía en realidad

Quiero presentarme, soy Mila Korelova. El 31 de agosto de 2017, bajo la autorización del Ministerio de Interior de Israel, entré en este país como esposa de uno de sus ciudadanos. Más tarde, me concedieron la visa de trabajo y más adelante un permiso de residencia. En dos años, de alguna manera, aprendí hebreo y finalmente obtuve la tan esperada independencia y confianza en mí misma.

Y quiero decir, querido lector de Genial.guru, que solo aquí entendí que no hacía falta dejarse la piel en los gimnasios y perfeccionar todas las partes de tu cuerpo porque la belleza y el valor de una persona se encuentran en algo completamente diferente. Todo está bien cuando reina la armonía y esta vida enseña precisamente eso. Y como bono adicional de este artículo, he preparado para ti un test que te permitirá averiguar cuánto de israelí llevas dentro.

Ventajas e inconvenientes de casarse con un israelí

Los hombres locales se cuidan. Van bien vestidos, aseados y no suelen criar una barriga “cervecera”. Aquí, no hay costumbre de decir “Mujer, tu lugar después de trabajar está en la cocina, mientras yo me tumbo en el sofá porque estoy cansado”. Por el contrario, el esposo tomará una escoba y barrerá el hogar sin decir nada, para después bañar a los hijos o pelar papas.

En cuanto a los inconvenientes, si no eres judía, algunas familias pueden ponerse en contra de la unión matrimonial. Los niños heredan la nacionalidad de su madre. Y también algunas mujeres de mi país (Rusia) se quejan de que los hombres esperan de ellas que aporten también en lo económico, por lo que estos no entienden qué significa aquello de “el dinero que trae el hombre es para la familia y el que trae la mujer para sus vestimentas y manicuras”.

Las tradiciones rusas, a menudo, sorprenden a un marido judío

Mi esposo Sergei y yo fuimos a visitar a mis padres. Cuando pensábamos en regresar a casa, le dijeron a este: “¿Ya se van? Siéntese para tener un buen viaje” (esto es una tradición en mi país). Vale, está bien. Solo que no sabía cuánto tiempo debía estar sentado, no se levantó hasta que se lo permitieron.

Luego, teníamos que devolver el auto que había pedido prestado a una amiga. Sergei llama a la puerta y les entrega las llaves. También les agradece cálidamente que nos hubieran ayudado tanto, pero lo miran con severidad y no toman las llaves: “¡Eso no se puede hacer en el umbral, entra a la casa!” (es una superstición rusa). Sergei, de nuevo, no entendió por qué y qué había sucedido.

En Israel es difícil casarse y divorciarse

Debido a que este país es principalmente religioso, y solo después democrático, los matrimonios en territorio israelí se contraen exclusivamente dentro de la fe que se profesa. Por ejemplo, un cristiano se casa con una cristiana; un judío, con una judía. Pero, ¿y qué pasa si son ateos? Ve al extranjero y cásate allí.

Los abogados afirman que el proceso de constitución de una familia es uno de los más difíciles del mundo en Israel. Esto no resulta sorprendente: en este país encontramos dos tribunales en paralelo: el civil y el religioso. Esta dualidad crea conflictos entre tribunales en situaciones de divorcio, custodia y separación o reparto de bienes. Y además aquí existen dos términos legales únicos: “convivencia sin contraer matrimonio” y “matrimonio”.

Las abuelas judías siempre están al tanto de lo que sucede en la vida de sus nietos

Yo no tuve suerte con mis propias abuelas. Y resulta que conocí a un “chico de una familia judía decente” (como Sergei se llama a sí mismo) con multitud de familiares. Las abuelas publican en el muro de Facebook de su nieto recetas de pasteles y noticias de terror de todo el mundo, como si insinuaran que necesita comer bien y quedarse en casa porque más allá de la puerta todo es peligroso.

Al principio, Sergei me asustaba diciendo que sus abuelas eran espías judías duras (mis redes sociales fueron estudiadas a fondo, se sacaron conclusiones y se elaboraron recomendaciones). Por eso, temía mucho conocerlas. Pero en realidad, resultó que las abuelas judías son agradables por partida doble. Por un lado, me resultaban familiares (recordaban a mi infancia soviética), pero al mismo tiempo albergaban otra cultura, antigua y sabia. Comunicarse con ellas es muy interesante.

Mi rutina de belleza ha cambiado significativamente

En Rusia, cada día me maquillaba. ¡Qué bien sabía delinearme los ojos con tan solo 16 años! Ahora, el maquillaje lo tengo reservado solo para un gran acontecimiento. Rara vez delineo los ojos porque, a consecuencia del calor, todo el maquillaje corre y hacen falta productos especiales como una base para las sombras. En extrañas ocasiones, hago algún diseño especial en las uñas, básicamente las llevo de un solo color.

Pero el masaje sí, cursos completos: 10-12 sesiones y luego una pausa de entre 6 y 10 meses. En general, de algún modo, comencé a gozar de un aspecto más natural. No tengo ganas de pegarme pestañas postizas o hacerme el maquillaje completo para ir a comer pizza. Lo hago solo cuando realmente lo necesito. Mientras tanto, la piel siempre debe verse sana y bien cuidada.

Las chicas israelíes se visten sin lujos

Hace poco, paseaba con Sergei por la calle. Hacia nosotros venían dos chicas rubias, hablando en ruso. Mi esposo me informó: “Llegaron recientemente, son inmigrantes nuevas, no son jóvenes de aquí”. Por supuesto, me sorprendió cómo lo supo. Resultó que por la manera de caminar y la vestimenta.

En primer lugar, las chicas israelíes caminan más relajadas. Y nunca se ponen prendas sintéticas ni aguantan los tacones altos. A las locales les encantan los jeans ajustados, las camisetas simples o las de tirantes que abren una parte del abdomen. Si llevan un vestido, entonces sin lujos: como una camisa o algo suelto y lo más cómodo posible. El minimalismo en la ropa se compensa con joyas y accesorios. Y las zapatillas de playa son una tendencia de moda eterna y un tema inagotable para hacer bromas (se las ponen, incluso para una boda).

Aquí, a la gente le gusta hacer preguntas incómodas

Sí, esta linda “sinceridad infantil ” en sus ojos te deja desarmado. Pero, al mismo tiempo, las preguntas sin tacto como “¿Y a qué se dedica tu esposo? Tu auto es muy caro...”, pueden enojarte. Y yo, levantando mi mandíbula del suelo, explico que mi esposo no tiene nada que ver con eso, tampoco me moría de hambre en Rusia y ahora también gano bastante dinero. Lo más interesante es el hecho de que me lo dice la gente que llevo en mi vehículo para que no tengan que regresar a casa en autobús.

Hoy estaba sin hacer nada a nadie. Una voz, al lado: “Oh, ¿eso es auténtico?”. Al principio no entendía a qué venía tal pregunta. Luego miré en la dirección de su dedo índice: señalaba mi bolso de Chanel. ¿Y qué tengo que hacer? Le contesto que es auténtico, pero sí cuesta más de un salario medio en Israel. Si miento diciendo que lo hicieron en una fábrica china, pareceré una tonta, pero la persona que me inquietó se quedará tranquila.

Se suele regalar dinero en una boda

¿Cuánto? Incluso existen calculadoras en línea que tienen en cuenta el nivel de relación. Tradicionalmente, cuando una familia hace un regalo de boda espera recibir de vuelta en otra boda una cantidad que no sea inferior. Por norma general, los regalos de una boda compensan a los gastos e incluso se superan y lo regalado se convierte en el capital inicial para que pueda emprender una familia joven. Un truco local: las celebraciones, a menudo, se llevan a cabo en días laborables para que alquilar la sala salga lo más económico posible.

Aquí no se obsesionan con el nivel de higiene

A mis compatriotas, esta actitud hacia la salud y la higiene a menudo los horroriza. Un ejemplo sencillo: los niños pueden sentarse con su maestro sobre el suelo frío o la tierra húmeda (tengo un kínder debajo de mis ventanas). Aquí hay menos requisitos sanitarios para cosmetólogos y especialistas en manicura y pedicura. Conozco muchas historias sobre cómo no se cambiaban las herramientas en las consultas dentales y los pacientes luego trataban su boca de alguna afección.

Es mejor que no sepas lo que ocurre en las cocinas de las cafeterías. Y además pueden meter sus manos directamente en la comida, separar la cantidad necesaria y servírtela. ¿Y sabes qué es lo más interesante? Aquí viven más que en los países exsoviéticos. Está claro que la cuestión de la desinfección de las herramientas no permite opiniones al respecto. Pero los niños no sufren por estar sentados sobre algo frío. Aquí viven así.

El desayuno israelí goza de una variedad de colores y sabores

El desayuno judío está reconocido como una de las comidas más saludables de la mañana del mundo. Y probablemente uno de los más fuertes. Este incluye:

  • queso fresco, de 2-3 tipos diferentes, en platos pequeños;

  • hummus y tahini (aperitivo de puré de garbanzos y pasta de sésamo);

  • ensaladas de aguacate y atún;

  • pescado (arenque o salmón);

  • aceitunas, ensalada verde;

  • huevos (omelet o huevos fritos).

Como acompañamiento imprescindible: pan, mermelada y una bebida caliente (suele ser un café, con el que pueden servir también cualquier jugo a tu elección).

En Israel existe un verdadero culto al café

Quizás esta sea la bebida más importante en Tierra Santa. El café por la mañana es un indicador indispensable de la hospitalidad de los anfitriones. Te ofrecerán una taza de café, tanto si visitas una casa como si vas a hacerte una manicura, o simplemente pasabas por allí ocupándote de tus asuntos.

Pero, si traducimos esta propuesta del hebreo, puedes llevarte una sorpresa. “¿Prefieres nes o negro?”. Cuando oí por primera vez esta pregunta, la primera palabra no la entendí en absoluto. Resultó que el negro era café molido, mientras que el “nes” era soluble. Hace poco, los turistas se quejaban de que no podían conseguir que les sirvieran un café con leche en las cafeterías. Aquí, simplemente, te dan un vasito de leche, junto al café expreso con una mirada del tipo “bueno, si tanto lo quieres”.

Algo típico de Israel: relajación, amabilidad y..."Rega"

Aquí nunca te juzgan por tu ropa. En este país, incluso a una boda la gente va con zapatillas de playa (hasta a la suya propia). Y créeme, nadie te mirará de reojo. Aquí lo importante es que vayas cómodo. Todos entre sí son hermanos y hermanas. Por supuesto, al principio te sorprendes cuando la mesera saluda a una persona que ve por primera vez en su vida: “¡Aji!” (“¡Hermano!”) Pero luego te acostumbras.

En Israel, existe un maravilloso gesto con el pulgar, el índice y el medio, juntos: “¡Rega!” (“¡Ten paciencia!”). Ayer, por ejemplo, intentaba adelantar a una anciana muy linda que me bloqueaba toda la calle. Le pité, el auto sin moverse. 3... 4... 5 minutos. La adelanté como pude y le llamé la atención con mis manos. Y ella, a mí: “¡Rega!”

¿Un shawarma por 2 500 euros? Y no es el límite

Conozco un caso en el que una mujer quería comprarse un plato de comida rápida por 20 euros y le cobraron 2 500. Todo terminó bien, pero con la ayuda de la policía. El dinero le fue devuelto. El año pasado me ocurrió a mí una situación similar. Tras dar mi tarjeta bancaria, en la cafetería, me devolvieron el ticket que firmé. Pero al pasar un tiempo se descubrió que hubo varios transacciones por el costo del menú.

Esto sucede porque no tenemos contraseñas en las tarjetas. Es decir, tú entregas tu tarjeta de crédito, la pasan por la caja y te la devuelven. Por supuesto, suelen darte un ticket e incluso te pueden pedir que lo firmes, pero los turistas no siempre lo esperan, o bien firman sin comprobar la cantidad. Los servicios de hostelería se aprovechan de la confianza de los demás.

Informáticos y dentistas ganan mucho dinero

Oficialmente, el salario, de media, aquí es de unos 2 740 USD. Una encargada de Zara gana 1640 USD brutos; el vendedor de una tienda, 1 200 USD; un empleado de oficina, 1 860 USD; funcionario del ayuntamiento, 2 740 USD. Un buen salario del jefe de un grupo de informáticos: más de 3 280 USD al mes, mientras que el dentista con horas extras puede ganar más de 5 400 USD.

Y ahora un poco de información sobre los precios. Nuestro departamento en Bat Yam podría venderse por 636 000 USD (se trata de un edificio antiguo, con buenas reformas, 75 metros cuadrados, junto al mar). Para comprar una vivienda en Tel Aviv, el precio puede duplicarse. Los taxis en la ciudad cuestan entre 8 y 12 USD, el almuerzo en una cafetería, por lo general, me cuesta 27 USD.

La vida nocturna comienza el jueves

El jueves israelí es igual que un viernes para la mayoría de los mortales. Esto es así porque el domingo es un día de trabajo común y corriente, por lo que el fin de semana se desplaza un poco. ¿Cómo van las cosas aquí con lo de “salir un fin de semana”? Aquí existe un dicho: “Haifa está trabajando; Jerusalén, rezando; y Tel Avi, descansando”. ¡Cuánta razón!

Puedes elegir un club nocturno, fiesta en la playa o un bar, en Tel Aviv encontrarás muchos. El tiempo más activo es después de las 12 de la noche, jueves y viernes (son como el viernes y sábado en Europa o América). También puedes encontrar “horas felices” cuando los descuentos en el bar oscilan entre el 30 y el 50 %. Dado que el precio, de media, por un cóctel va de 8 a 13 USD, entenderás que la diferencia es significativa.

“Tápate las clavículas, codos y rodillas”

No es un código de vestimenta para la recepción de la reina de Inglaterra, sino un conjunto especial de reglas que debe seguir una judía para comportarse con dignidad y al mismo tiempo con modestia. Por ejemplo, en la zona más religiosa de Israel, Mea Shearim, la imagen femenina estándar consiste en una falda oscura, por debajo de las rodillas, un cárdigan discreto y, por alguna razón, anteojos.

Según la Torá, una mujer no puede vestir el color rojo, pero los expertos en estas reglas permiten utilizarlo en detalles y accesorios. Los pantalones no están prohibidos, pero no se puede llevar ropa fabricada a base de una mezcla de lana y lino. El cabello debe estar cubierto. Para aquellas que no quieran llevar un pañuelo, existen pelucas, por lo que las chicas locales evaden con habilidad la prohibición de llevar la cabeza al descubierto.

En cualquier situación incomprensible, debes gritar

Los gritos y el ruido aquí son la medida más efectiva de impacto en los demás. Es como una señal de acción. Todavía no ha cambiado el semáforo del rojo al amarillo y ya te están pitando a tus espaldas. Y nadie se ofende. Si no has provocado ruido, es como si no tuvieras que avanzar.

Recuerdo que, una vez, en el hospital, el abuelo de Sergei esperó durante 48 horas (!) a un médico. Y qué, eran días festivos. Es decir, fue ingresado, pero ni siquiera le pusieron la ropa del hospital el primer día. Mi esposo llegó, protestó e inmediatamente vino un médico que, después de otra ración de gritos, le hizo pruebas y aclaró la situación. Finalmente, trasladaron a su abuelo a la planta necesaria y comenzaron el tratamiento.

Cuatro ideas para ahorrar en Israel

Israel es uno de los países más caros del mundo y, por supuesto, viajar aquí no puede resultar económico. Pero, por otro lado, con una preparación adecuada de la ruta, incluso un viajero con menos recursos no quedará decepcionado.

  • Museos durante la fiesta de Pésaj. Por norma general, fijan que la entrada sea gratuita para todos los visitantes. La lista completa la puedes encontrar en el sitio web turístico de Israel. Conté más de 30 museos en todo el país, no está mal.

  • Jardines Baha’i en Haifa. Allí, las excursiones se llevan a cabo siguiendo unos horarios y nadie pide dinero a los visitantes.

  • Ralli Museum en Cesarea. La entrada es siempre gratuita. Aquí encontrarás obras de artistas latinoamericanos y originales de cuadros poco conocidos de Salvador Dalí.

  • Mercados (shuk). Todo se puede probar. Incluso pedimos probar el caviar rojo. Así que comes y no gastas ni un centavo. En Tel Aviv, recomiendo el mercado Shuk HaCarmel: bonito, ruidoso, divertido y se vende de todo (halva, hummus, albóndigas chinas y ensaladas tailandesas).

Bono: ¿cuánto de israelí tienes?

Por cada respuesta “sí”, suma 1 punto. Cuantos más obtengas, más fuerte será el principio “judío” en ti.

  1. Si adelantas a un auto, no miras a la carretera, sino que te fijas de cerca en quién lo conduce.

  2. Sabes levantar la voz bruscamente y alcanzar rápidamente lo tuyo con un grito.

  3. En la fila de una tienda o en una clínica, intentas colarte rápidamente para “solo una pregunta” y, en general, crees que la fila más correcta es de forma piramidal.

  4. Sabes predecir cuándo cambia el semáforo y pitas al auto que está delante un segundo antes de que el rojo cambie por amarillo.

  5. Si conduces por una carretera, fuera de una ciudad, con muchos carriles, siempre ocupas el izquierdo.

  6. Cuando se junta toda tu familia por el cumpleaños de la abuela, tienen que reservar una sala de banquetes, ya que las personas no caben en ningún otro lugar.

  7. Puedes acercarte tranquilamente a una persona desconocida en la calle y preguntarle: “¿Dónde compraste esos zapatos tan hermosos?”.

¿Alguna vez has visitado Israel o te gustaría hacerlo? ¿Qué te pareció inusual en este país?

Imagen de portada korelova.mila / instagram
Compartir este artículo