Genial
Genial

10 Cómics protagonizados por mujeres que muestran que tener a un segundo hijo es una carrera que merece medallas de oro

“Ten un segundo hijo, será una gran compañía para el mayor”, decían. “Ya tienes experiencia, será fácil”, también decían. Pero lo cierto es que cuando el pequeñito hace su aparición... ¡PUM! Con él desfilan algunos miedos, incertidumbres y, claro, muchas alegrías, que se suman a las que nos dio nuestro primogénito.

En Genial.guru nos esmeramos para darle voz a las mamás que descubrieron que tener un segundo hijo podría convertir la carrera de atletismo de muchas mamás en un triatlón con saltos extremos.

1. El constante pensamiento de: “¿ahora en qué me metí?”

2. Tenemos mucho miedo a no amar a nuestro segundo hijo tanto como al primero

3. La idea intrusa que nos atraviesa la cabeza y nos hace decir: ¿qué pasará si no puedo con los dos?

4. Pensamos que nuestra relación de pareja pasará por un tremendo bache

5. Creemos que el hijo mayor no amará a su hermanito

6. El aumento de los gastos es algo que nos quita el sueño por las noches

7. Creemos que nunca más volveremos a dormir

8. Los comentarios ajenos al principio nos hacen mella, pero te sale callo y aprendes a ignorarlos

9. Nos gustaría tomar fotos de ambos para guardar los bellos recuerdos, pero lo cierto es que el tiempo a veces aprieta y las capturas quedan en segundo plano

10. En nuestra mente tenemos grandes planes y proyectos para ambos: estimulación temprana, gran educación, pero lo cierto es que no siempre puede ser así

Bono: tener un segundo bebé tiene muchas ventajas

El miedo a lo desconocido es totalmente normal, pero lo cierto es que tener un segundo hijo también tiene muchas cosas buenas que aportan a la familia:

  • De primera instancia, es importante saber que ningún embarazo ni ningún hijo es como el otro, pero ambos tienen su encanto particular. Con el segundo hijo, todos los integrantes de la familia descubren todo lo que les une y los convierte en una familia.
  • Los papás ya tienen cierta experiencia. Ya saben cómo cambiar pañales, bañar a un bebé, qué tipo de juguetes usará conforme crezca. Además, es muy probable que aún conserven la carriola, cuna y silla periquera del primero, por lo que los gastos podrán estar un poco más controlados.
  • El hermano mayor vivirá diferentes etapas ante la llegada de su hermanito, pero esto no implica que no llegue a amarlo o que siempre le tenga celos. Para que la convivencia se torne cada vez más armónica, se recomienda dedicar tiempo a solas con el más grande; explicarle las ventajas de ser el hermano mayor y ser empáticos con los sentimientos que le genera la nueva vida.
  • El amor no se divide, se multiplica. Tu hijo mayor ha ganado un hermanito. La dinámica familiar cambiará, pero es un excelente momento para generar recuerdos que durarán toda la vida, así como actividades en conjunto que hagan que todos los miembros se involucren y se sientan parte de la familia.

¿Cómo crees que puede mejorar la convivencia entre el hermano menor y el hermano mayor? ¿Qué técnicas has aplicado para que todo fluya lo mejor posible?

Genial/Mujer/10 Cómics protagonizados por mujeres que muestran que tener a un segundo hijo es una carrera que merece medallas de oro
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos