10 Trucos infalibles para elegir el par de lentes perfecto

Tal como ocurre con la ropa, los accesorios y el maquillaje, los lentes dicen mucho sobre nuestra personalidad y estilo. Pero la oferta del mercado es tan amplia que elegir el adecuado puede resultar todo un desafío. Sin embargo, solo es cuestión de considerar algunos pequeños detalles para obtener las gafas ideales que no hagan más que potenciar todo nuestro look.

En Genial.guru, amamos el toque especial que dan los lentes y no queremos que nadie se quede sin usarlos. Por eso, preparamos este artículo con algunos consejos que te ayudarán a elegir el par perfecto para ti.

1. Opta por lentes con marco rojo para quitarte años

El rojo es un color que transmite energía, dinamismo y vitalidad. Por eso, si lo que buscas es quitarte un par de años y sumarle juventud a tu rostro, lo recomendable es optar por gafas con marco rojo. Además, este tono queda muy bien principalmente con los cabellos castaños y con el tono de piel rosado. Una buena idea es acompañar estos lentes con un labial rojo o con algún detalle en ese color para lograr un escalón más alto de belleza.

2. Procura tener tres pares

Cuando pensamos en zapatos, por ejemplo, no nos cabe duda de que es importante tener más de un par. ¿Por qué no pensaríamos lo mismo cuando se trata de lentes? Y es que, si los usas con mucha frecuencia, tener más de uno se vuelve fundamental. Por un lado, te ayuda a variar un poco el look y no lucir siempre igual. Por otro, es beneficioso para la salud porque, si se te rompen o pierden, tienes unos de repuesto que le darán a tus ojos el descanso que necesitan.

Algunos expertos incluso plantean que lo ideal es tener tres pares de lentes: para el trabajo, para la noche y para los fines de semana.

3. El marco negro agrega sofisticación

El color negro va de la mano con la elegancia y la sofisticación. Incluir unas gafas de este tono en tus looks siempre será un acierto. Te verás distinguida, algo misteriosa y con estilo. Se adaptan perfectamente a cualquier tono de piel y son un clásico que nunca pasa de moda. No dudes en incorporarlas a tus outfits de día o de noche.

4. Ten en cuenta tu personalidad

Las prendas que elegimos para vestirnos, el maquillaje, el peinado y los accesorios dicen mucho acerca de nuestra identidad. Pues bien, con las gafas pasa exactamente lo mismo. Por eso, al optar por un par de lentes, es clave que nos preguntemos antes qué queremos expresar con él.

Por ejemplo, si quieres mostrarte como una persona más bien seria, lo ideal es llevar lentes con formas clásicas: rectangulares y ovaladas. Si, por el contrario, te consideras alguien creativo y tienes ganas de transmitir eso, puedes elegir diseños modernos que tengan estampas en los marcos o colores atractivos.

5. Presta atención a tu color de pelo y de piel

Otro consejo importante a tener en cuenta a la hora de elegir los lentes adecuados para ti es tener en cuenta el color de pelo y de piel. Una buena idea es optar por gafas que lo complementen para lograr que todo tu rostro se vea en el mismo tono. De esta forma conseguirás armonía en el look.

Si tienes piel clara, lo mejor será elegir colores de gafas con tonos fríos, como el azul, el gris o el blanco. Si tu tonalidad es más dorada, inclínate por el rosa o por los colores metalizados. Para pieles morenas, el mostaza, el ámbar o los dorados serán una excelente opción; mientras que las pieles rosadas se verán perfectas con los tonos cálidos como el rojo, el rosa o el naranja.

6. Considera la forma de tu rostro

Los rostros con forma ovalada son aquellos que tienen proporciones balanceadas, pómulos altos y barbilla más bien angosta. Si tu cara cuenta con estos atributos, eres muy afortunada, ya que casi cualquier tipo de lentes te quedará bien. De todas formas considera elegir lentes que sean un poco más amplios que la parte ancha de la cara, que tengan formas divertidas y experimenta con colores y texturas.

Los rostros cuadrados se caracterizan por tener la quijada prominente, la frente amplia y ángulos marcados, especialmente en la mandíbula. En este caso, es importante buscar lentes que agreguen curvas al rostro para suavizar un poco los ángulos. Opta por gafas redondeadas, con marcos más bien delgados y colores neutros.

En la cara redonda se destacan las mejillas rellenas, la barbilla redondeada y la frente más bien amplia. La característica principal de este tipo de rostros es la falta de ángulos por lo que, cuando eliges un par de lentes, debes buscar sumarlos. Trata de que sean más anchos que altos, que tengan ángulos marcados y bordes cuadrados.

El objetivo de las gafas para una cara triangular debe ser disminuir el contraste entre la parte superior y la inferior del rostro además de disimular un poco los ángulos de la mandíbula. Puedes optar por lentes ovalados o gafas tipo “aviador” para suavizar los rasgos más marcados y procura que no sean mucho más anchas que la parte superior de tu rostro.

7. Usa lentes con marcos estrechos para que casi no se noten

Si eres de esas personas que no están muy contentas por tener que usar lentes, lo ideal es elegir un par que casi pase desapercibido. Opta por lentes pequeños, con marcos finitos y cuyo color sea similar al de tu tono de piel y cabello. Eso sí, procura resaltar con maquillaje y accesorios otras partes de tu rostro que quieras que se destaquen, para que nadie ponga atención en los lentes.

8. Compra un par de lentes de buena calidad

Invertir en un buen par de lentes o incluso en unas gafas de sol de buena calidad es fundamental. Si debes usar lentes por prescripción médica, es clave que compres unos buenos y no quieras ahorrar en ellos. Considera que debes usarlos todos los días y que, un par de lentes de mala calidad, podría dañar tu salud ocular. Lo mismo ocurre con las gafas de sol, las que son demasiado baratas o las que adquieres en una tienda que no es de confianza podrían no protegerte adecuadamente del sol y, así, dañar tus ojos.

9. El marco con efecto de caparazón de tortuga les queda bien a todos

Los marcos con efecto de “caparazón de tortuga” constituyen un clásico que se ha mantenido vigente a lo largo del tiempo. Y es que la combinación de colores cálidos como el marrón y el ámbar se ajustan perfectamente a todos los tonos de piel. Además, como este tipo de lentes viene en distintos tamaños, formas y diseños, cualquier persona puede encontrar un par que se adapte a la forma de su rostro. Así que, si no te convence ninguna de las otras opciones de gafas, puedes ir por este estilo que seguro te sentará de maravilla

10. Cámbialos con frecuencia

Se estima que hay un 20 % de personas que no cambia sus gafas hasta pasados cinco años o más. Este grupo solo recurre a un nuevo par cuando el anterior se encuentra rayado o roto. Sin embargo, lo más adecuado sería renovar los lentes con frecuencia, ya que, si no lo hacemos, podríamos dañar nuestra salud ocular. No esperes a empezar a ver mal para sustituir tus lentes, recurre a una revisión anual de los mismos para comprobar si siguen siendo útiles para ti y no.

¿Cuáles son tus trucos infalibles para elegir un buen par de lentes?

Compartir este artículo