Genial
Genial

10 Prendas de moda vintage que llegaron para quedarse y las seguimos luciendo muchas décadas después

Cada temporada, las pasarelas renuevan sus diseños y colores, marcando la tendencia de lo que estará in y lo que no. A lo largo de los años, ha habido prendas y estilos que han desaparecido por completo tras cumplir su tiempo “de moda”. Otros han ido desapareciendo y reapareciendo cada poco tiempo. Pero hay un pequeño grupo que ha conseguido sobrevivir a esa criba, manteniéndose en tendencia durante años y perpetuándose en el mercado.

En Genial.guru te contamos qué prendas y accesorios de moda del siglo pasado siguen estando en auge, los cuales son tan importantes que incluso los seguimos usando casi a diario.

1. Las minifaldas

Hasta principios de los años sesenta, las minifaldas estaban reservadas solo a actividades que singularmente requerían su uso, como los uniformes de algunos deportes (el tenis, por ejemplo) o la danza. Desde entonces, los dobladillos fueron subiendo más y más, pasando de estar un poco por encima de la rodilla a ubicarse unos cuantos centímetros por debajo del muslo.

La revolución cultural que surgió en aquellos años animó a las jóvenes de la época a sacar las minifaldas a la calle, y en muy poco tiempo se convirtieron en una tendencia internacional que desde entonces ha seguido vigente de forma ininterrumpida.

2. Los lentes de sol

Los lentes oscuros que tan habitualmente vemos por las calles en estos días fueron creados con el objetivo de mejorar la visibilidad frente al deslumbramiento. Una empresa especializada en tecnología óptica hizo en 1936 las primeras gafas de protección contra el sol, las famosas Ray-Ban, abreviatura de ray banner, que en español significa “barrera contra los rayos”.

Enseguida se volvieron populares entre los aviadores, quienes a menudo se quejaban de que pilotar con el sol de frente les producía dolores de cabeza y náuseas. No fue hasta los sesenta que se empezaron a utilizar también como accesorios, resurgiendo en infinidad de nuevos diseños y colores, tanto para ellos como para ellas.

3. Las bandanas y los pañuelos en el pelo

Como accesorios los hemos visto en la cabeza, en el cuello, abiertos o enrollados, en las muñecas o las frentes de los muchachos e incluso como minitops en las señoritas. No hay una fecha exacta respecto al comienzo de su uso que podamos destacar, ya que a lo largo de la historia han tenido representación en infinidad de culturas y han sido símbolo de diversos movimientos sociales.

Lo que sí te podemos decir es que causaron furor a finales de los años ochenta y principios de los noventa como accesorio femenino y masculino. En estos últimos años han vuelto a ser tendencia, siendo utilizados en diferentes posiciones y con variedad de nudos en la cabeza.

4. Los cinturones

Los cinturones llegaron para quedarse en los años veinte, relevando a los tirantes, que hasta entonces eran el método más popular para sujetar los pantalones. No solo los caballeros los usaban, también las damas, pero no siempre con la intención de sujetar su ropa, sino como complemento decorativo de sus outfits.

En nuestros días son prácticamente imprescindibles, y a pesar de que los hemos visto transformarse a lo largo de los años infinidad de veces (más finos, más anchos, usados más altos o bajos y en gran diversidad de materiales y colores), nunca han desaparecido.

5. Los bolsos XL

Fue también en los años sesenta cuando se popularizó este tipo de bolso de línea más informal, inspirado en los tote, originalmente diseñados para el trasporte de cosas pesadas como el hielo o la madera.

Son unas bolsas con asas muy resistentes y de gran tamaño, que con el paso del tiempo se convirtieron en un accesorio perfecto para poder ir y venir por la ciudad con todo lo necesario, o ir a hacer una pequeña compra sin necesidad de usar las tan contaminantes y cada vez menos utilizadas bolsitas plásticas.

6. El calzado con plataforma

Las plataformas han vuelto con más fuerza en estos últimos años, presentando modernos y variados diseños. Si bien su permanencia en el mundo de la moda ha sido intermitente, al igual que un ave fénix, siempre han vuelto a resurgir de sus cenizas. El primer bum de este tipo de calzado llegó en los años setenta. En esa época, los miembros del grupo Abba, Elton John y Cher eran grandes aficionados a él.

Por aquel entonces, tanto hombres como mujeres añadían centímetros a su altura luciéndolos. Luego dejaron de verse durante un tiempo, hasta volver de forma renovada en los noventa, popularizados nuevamente por las Spice Girls.

7. Los jeans de cintura alta

Si hay una pieza que de seguro no falta en ningún armario, esa es el jean. Los pantalones de mezclilla fueron patentados por un sastre y un mayorista en 1873, en principio dirigidos a un público en concreto: los obreros y mineros.

Con los años, fueron ganando popularidad, y a partir de los cincuenta se convirtieron en tendencia, alcanzando su máximo auge en los sesenta. Sus cortes y diseños han ido variando temporada tras temporada, pero desde entonces nunca han dejado de estar en los escaparates de todas las tiendas de ropa.

8. Las pantimedias

Con la invención del nailon en 1935, se comenzaron a comercializar las primeras pantimedias de color beige. Eran costosas y difíciles de elaborar. Se confeccionaban una a una en telares, y tenían una costura a lo largo de toda la parte posterior de cada pierna.

Muchas mujeres que no podían conseguirlas pintaban en la parte de atrás de sus piernas una larga línea negra, simulando la costura. De esta forma, de lejos parecía que llevaban unas puestas.

Esas características costuras desaparecieron en 1950, gracias a nuevos sistemas de tejido. Veinte años más tarde, la licra sustituyó al nailon, permitiendo la fabricación de estas medias en grandes cantidades y a un precio mucho más accesible.

9. Las faldas de cintura alta y largas hasta la rodilla

Con la moda minimalista que surgió a partir de los años sesenta y que perduró hasta los noventa, tanto los tiros de las cinturas como los largos de las faldas fueron siendo cada vez más bajos y cortos, dejando a la sombra las prendas más conservadoras.

El nuevo milenio amplió generosamente nuestras opciones y recuperó las cinturas altas y los diferentes largos. Actualmente no es difícil encontrar faldas de corte alto y largas hasta la rodilla, ni las minifaldas muy cortas y de cintura baja, para gusto de todos y para que cada persona tenga la libertad de escoger lo que más le agrade. Eso es evolución.

10. Las bailarinas

Estos zapatos planos, inspirados en las zapatillas de las bailarinas de ballet, fueron los protagonistas de la mayoría de los outfits de los años cincuenta. Eran fácilmente combinables y se adaptaban a la perfección tanto a estilos informales como formales. Con faldas, vestidos o pantalones, siempre quedaban bien.

Durante un tiempo fueron opacados por los altísimos tacones y las aparatosas plataformas, pero nada pudo superar su practicidad y comodidad. Debido a eso, acabaron volviendo a las pasarelas para más tarde conquistar nuevamente las calles.

¿Cuál es tu prenda de ropa favorita e indispensable?

Genial/Mujer/10 Prendas de moda vintage que llegaron para quedarse y las seguimos luciendo muchas décadas después
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos