Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

12 Errores al momento de aplicar el labial que debemos corregir para lograr un maquillaje impecable

La industria cosmética es tan extensa y versátil que cada día surgen miles de productos nuevos que prometen lograr una apariencia mejor. Sin embargo, cuando las mujeres llegan a casa y los utilizan, no siempre obtienen los resultados que vieron en los comerciales. Y es que, en ocasiones, el secreto no está en el producto, sino en la forma de aplicarlo. Tal es el caso de los labiales, que guardan sus trucos para conceder una sonrisa impecable.

En Genial.guru recopilamos 12 errores que quizá estés cometiendo al momento de aplicar el labial y cómo empezar a corregirlos.

1. No usar delineador

Para poder presumir un labial perfecto, el uso de delineador es casi obligatorio. Este sencillo paso ayuda a cercar el borde de tus labios para que el producto no se corra más adelante cuando esté expuesto al calor, tanto corporal como externo. Además, te permite darle una forma más bonita a tu boca.

2. Delinear en exceso

Aunque delinear es importante, dibujar líneas gruesas y excesivas puede jugarnos en contra. Este tipo de delineado puede hacernos parecer mayores y atraer la atención a las líneas de expresión que empiezan a formarse alrededor de los labios. Lo ideal es hacer un delineado delicado, delgado y definido que luego pueda fusionarse bien con el labial que aplicaremos.

3. Iniciar la aplicación donde no se debe

Aprender a lograr la forma deseada en los labios conlleva dedicación y práctica, pues es difícil que queden perfectos a la primera. Sin embargo, un truco importante es saber dónde empezar a aplicar. Con el delineador, lo ideal es crear una X en el labio superior, también conocido como el arco de cupido, y luego empezar a dibujar desde las comisuras de ambos labios hacia el centro hasta unir todos los puntos. En cambio, el labial se aplica desde el centro hacia los extremos.

4. Subestimar el tono de la piel

Siempre hay que estar consciente de que el maquillaje va de acuerdo con el tono de la piel. Por ejemplo, a una persona de tez muy blanca no le quedan bien los tonos negros o muy oscuros, sino los colores más naturales como el melocotón y el rosa, o el rojo y fucsia para crear contraste. Por otra parte, a las personas de tez oscura no les convienen los colores muy llamativos ni chillones.

5. Elegir mal el tono

Es común ver que las mujeres usan el tono incorrecto de labial y delineador. Debido a eso, la diferencia entre ambos es notoria. En general, si el color del delineador es más oscuro que el del labial, el resultado se verá mal. Lo ideal es elegir tonos muy similares entre sí o, en su defecto, que el delineador sea un poco más claro que el labial o que tenga un tono nude.

6. Usar fórmulas secas

A pesar de la tendencia arrolladora de los labiales mate, siempre es recomendable optar más por fórmulas cremosas que permitan una mejor hidratación en la piel de los labios. Este mismo concepto aplica para el delineador, pues siempre es mejor usar un producto de mina cremosa que se deslice cómodamente por los labios sin resecarlos ni arrugarlos.

7. No probar los productos antes de comprarlos

En muchas ocasiones, compramos labiales que resultan no pigmentar en nuestra piel con el tono que esperábamos, lo que termina siendo dinero mal invertido. Un buen truco es aprovechar las tiendas con probadores y aplicar los labiales sobre las puntas de los dedos, dado que su tonalidad es mucho más similar a la de los labios que la del resto de la piel.

8. Tener miedo a mezclar

Sin importar cuántos colores haya en el mercado, hay ciertos tonos que queremos tener y simplemente no conseguimos en las tiendas. Para estos casos, hay que perderle el miedo a mezclar varios productos. Además de crear colores nuevos aplicando un labial sobre otro, también puedes añadir volumen al poner un tono oscuro en los extremos de los labios y otro más claro en el centro.

9. No usar iluminador

Uno de los trucos más comunes de las grandes celebridades es darle luminosidad a la boca por medio del iluminador. Sí, el mismo que aplicamos en los pómulos y la nariz. El secreto está en tomar un poco y difuminarlo sobre el arco de cupido y justo en medio del labio inferior luego de haberte puesto el labial. Al reflejar la luz, el iluminador aportará más volumen y brillo, pero de una forma sutil y natural.

10. No difuminar el delineador

Al delinear los labios, es muy importante que las líneas dibujadas no se vean toscas, por lo que un buen truco es difuminarlas un poco para que luzcan más naturales. Para lograrlo, puede usarse un hisopo y pasarlo suavemente por los bordes de los labios, sin retirar todo el producto, claro. De este modo, el delineador seguirá cumpliendo su función y mostrando unas líneas tenues que servirán de guía para aplicar el labial.

11. No retocar el labial

El labial es el cómplice perfecto de muchas mujeres, pero hay que estar pendiente de él, porque si se descuida, puede convertirse en el peor enemigo. Un detalle muy importante luego de su aplicación es retocarlo, sobre todo si no es de larga duración. Un labial corrido o desteñido puede hacer que una mujer que salió de casa impecable se vea totalmente desarreglada.

12. Aplicar labiales vencidos

Todas tenemos una sombra, rubor o labial que nos encanta y no queremos que se nos acabe nunca, por lo que tratamos de alargar su vida sin pensar mucho en que, en medio de este esfuerzo, puede llegar a vencerse. Los labiales caducados pueden contaminarte con bacterias y afectar tu piel, por lo que, en general, es recomendable no usar uno por más de un año después de abierto.

¿Has cometido estos errores al aplicar tu labial? ¿Cuál consideras que es el más común?

Compartir este artículo