Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

9 Trucos para aplicar el rímel y lograr una mirada poderosa sin arruinarte con productos costosos

La vanidad femenina es uno de los motivos que más impulsa a las mujeres a realizar cambios constantes en su imagen, buscando lucir siempre mejor, más bellas y arrolladoras; por algo, la industria cosmética es imparable. Una de las preocupaciones principales de la apariencia son las pestañas, pues cada mujer tiene algo que desea cambiar: son demasiado cortas, delgadas o lisas. Con el fin de lograr la mirada perfecta, muchas marcas han innovado con productos que prometen hacer milagros, pero ¿y si hubiese otros trucos más sencillos y menos costosos para lograr unas pestañas de infarto?

En Genial.guru nos hemos dedicado a ahondar en el amplio mundo de las pestañas y te traemos 9 trucos sencillos que puedes aplicar para conseguir la mirada de impacto con la que siempre has soñado. Al final, compartiremos contigo un truco extra.

1. De los cepillos, el que sea más adecuado para ti

Muchas mujeres piensan que cualquier cepillo les funciona, pero la verdad es que cada uno de ellos cumple una función diferente y, por ende, logra un resultado distinto. Además de decidir si deseas rizar, dar volumen, separar o alargar tus pestañas, también debes tomar en cuenta el tamaño y la forma de tu ojo; si es muy pequeño, es probable que un cepillo muy largo no te sirva o te complique mucho más el proceso. Lo ideal es que el rímel pueda alcanzar todas las raíces y los extremos de las pestañas.

2. La fecha de vencimiento sí importa

Si bien es cierto que el tiempo pasa muy rápido y no lo notamos, es importante estar pendientes de la fecha de vencimiento de nuestros productos cosméticos. En el caso del rímel, el reloj empieza su conteo regresivo desde el mismo momento en el que lo abrimos. Lo recomendable es cambiar tu rímel cada 2 o 3 meses; sin embargo, si lo tienes casi nuevo y quieres que recobre su textura suave, lo puedes sumergir en agua caliente o diluirlo con unas gotitas de aceite.

3. El mito del zigzag

Mucho se ha comentado sobre las ventajas de aplicar el rímel con movimientos de zigzag a lo largo de todas las pestañas; sin embargo, la lógica indica que al moverlas en esta dirección, al final quedarán desordenadas y cruzadas, y esa no es la idea. En su lugar, es más recomendable menear un poco el cepillo en la raíz y luego hacer movimientos rectos por el resto de las pestañas para lograr que el producto se esparza uniformemente y sin dejar grumos.

4. Polvos mágicos

Uno de los problemas más comunes cuando de pestañas se trata es que la mayoría de las mujeres las tienen muy delgadas, lo que dificulta lograr unas pestañas tupidas y con volumen al momento de aplicar el rímel. Para resolver este inconveniente, se recomienda aplicar una primera capa de rímel, luego aplicar polvo suelto traslúcido o talco de bebé con una brocha suave y finalizar con otra capa de rímel; este truco aportará el grosor necesario que las pestañas no suelen tener naturalmente.

5. El cepillo dental contra los grumos

Son incontables las ocasiones en las que, al aplicar el rímel, nuestras pestañas quedan cargadas de más grumos de lo esperado; no obstante, este no es un motivo para entrar en pánico, la solución está en el cepillo dental. Solo hay que pasar un cepillo dental seco por las pestañas con el rímel aún fresco, así los grumos poco glamorosos que en un principio afeaban nuestra mirada quedarán atrapados en las cerdas sin necesidad de repetir la aplicación del rímel.

6. Las ventajas de la doble capa

Muchas mujeres suelen aplicar capas dobles de rímel a sus pestañas para lograr un efecto más arrollador; sin embargo, la gran mayoría aplica ambas capas por un mismo lado: el del frente. Realmente, lo ideal es lograr un impacto doble, para lo cual es necesario aplicar el producto tanto por delante como por detrás de las pestañas; es decir, mover el cepillo por la parte frontal y luego por la parte trasera, de manera que el rímel las cubra por completo y el impacto sea mucho más notorio.

7. El cambio drástico del rizador

Si bien hay mujeres con la gran dicha de tener pestañas largas y rizadas por naturaleza, la realidad es que muchas necesitan de otras herramientas para conseguir ese toque. Si el objetivo es lucir una mirada poderosa, el rizador de pestañas es el aliado perfecto. Un secreto importante para poder lograr un buen resultado es prensar el rizador durante al menos 10 segundos o un poco más; de lo contrario, las pestañas se alisarán de nuevo rápidamente. Por otra parte, si necesitas que el rizado te dure bastante tiempo, puedes calentar tu rizador con el secador de pelo (con cuidado de no quemarte) y usar un rímel que sea resistente al agua.

8. La gran importancia de las puntas

La magia del rímel no ocurre únicamente por aplicar varias capas de producto una sobre otra. Si lo que estás buscando es alargar tus pestañas, mejor opta por aplicar una buena capa tomando en cuenta todos los trucos anteriores. Finaliza el proceso con pequeños toques del cepillo libre de exceso de producto únicamente sobre las puntas y, luego de que se haya secado, puedes repetir esta última aplicación específica. De ese modo, irás construyendo el largo de tus pestañas sin crear las detestables “patas de araña”.

9. Un aplicador hecho a la medida

A pesar de que la mayoría de las marcas compiten por lanzar al mercado los aplicadores más cómodos y ergonómicos, hay un truco mucho más sencillo para adaptar esta herramienta tan vital: doblarla. Para que puedas maniobrar el aplicador con más audacia, puedes doblarlo sutilmente hasta lograr un ángulo de 90 grados; esto permitirá que puedas aplicar el rímel con mayor comodidad y con menos posibilidades de mancharte la piel.

Bono: el aire y sus efectos letales

Un truco crucial al momento de trabajar con el rímel es evitar a toda costa bombear el cepillo dentro de su recipiente, dado que el aire que entra con cada movimiento de este tipo solo causará que el cosmético se seque mucho más rápido. Si sientes que el producto está perdiendo su textura líquida, puedes aplicar el truco del punto número 2, pero si simplemente quieres unificarlo, es recomendable que apliques movimientos giratorios del cepillo dentro de su empaque.

¿Conoces algún otro truco de rímel para añadir a esta lista?

Compartir este artículo