Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Decidí no lavarme el cabello por 7 días para restaurarlo y lucir arreglada durante el proceso

9166
21k

Mi nombre es Polina, y mi cuidado del cabello se reduce al lavado diario. Envidio a las personas que le dan un baño a su pelo una vez por semana o incluso con menos frecuencia, porque ahorran mucho tiempo. Hasta los peluqueros afirman que el lavado frecuente es perjudicial: paradójicamente, las glándulas sebáceas comienzan a trabajar aún más activamente para compensar la falta de sebo, y el cabello se ensucia a velocidad de la luz.

Para romper este círculo vicioso, decidí intentar no lavarme el cabello durante una semana, pero al mismo tiempo lucir elegante y contar los resultados del experimento a los lectores de Genial.guru. Una condición especial: tenía que hacer todos los peinados por mi cuenta y no dedicarles más de 15 minutos al día, es decir, la misma cantidad de tiempo que le dedico a los procedimientos de lavado.

El estado del cabello durante el experimento

Día 1. Limpieza absoluta

Esta mañana me lavé el pelo y no me hice ningún peinado. El cabello limpio es hermoso por su frescura. Mis planes del día: trabajar y encontrarme con una amiga. Solo me sequé con un secador y me sujeté un mechón con una horquilla. En mi opinión, quedó bastante bien.

  • Se usó: horquilla con lazo.

Día 2. Rizos

Para preservar el aspecto fresco del cabello, los estilistas recomiendan cambiar la raya de lugar. Al hacerme unos rizos, moví el cabello hacia un lado distinto al que suelo usar. El secreto es simple: el pelo se acostumbra a cierta posición, pierde volumen en las raíces y se ensucia sobre todo en el lugar de la raya habitual. Después de cambiarla, logré volumen, una apariencia limpia y una imagen liviana que tuvo como resultado el hecho de que los conductores hombres me dejaran pasar en los atascos de tráfico, y mi esposo me invitara al cine por la noche.

  • Se usó: rizador.

Día 3. Cola baja

Todavía tenía los restos de los rizos del día anterior, y decidí aprovecharlos. Me batí un poco el pelo en las raíces para ocultar la parte más notable del cabello sin lavar, y me lo até en una cola baja. Fijé este simple diseño con spray y cubrí las raíces con anteojos de sol; todo esto ayudó a ocultar el hecho de que la cabeza no estuviera del todo limpia. Mi apariencia era muy profesional y trabajé productivamente, y por la noche tuve una reunión familiar planificada y estaba más que lista para ella.

  • Se usó: gomita para el pelo, anteojos de sol, spray para el cabello.

Día 4. Trenza

Mi cabeza está francamente sucia, y usé champú seco para ocultarlo. Esta es una alternativa a un lavado real. El champú seco crea una capa alrededor del cabello graso y, como resultado, durante un tiempo, la cabeza parecerá limpia. Pero aun así no me atreví a dejar mi cabello suelto y me hice una trenza. Un truco útil: cuanto más gruesa y descuidada sea la trenza, tanto mejor disimulará la suciedad del cabello. Con este peinado, fui al gimnasio, es muy cómodo para eso.

  • Se usó: gomita para el pelo, champú seco.

Día 5. Moño

Me quedaron ondas de la trenza del día anterior, y decidí que la opción más exitosa para este día sería batir ligeramente el cabello en las raíces para lograr volumen adicional y luego peinarlo en un moño. Por cierto, si tienes la cabeza muy sucia, como yo en este caso, y no tienes tiempo para lavarla, haz un acento en los labios rojos. Eso distraerá la atención del peinado. Eso fue exactamente lo que hice.

  • Se usó: gomita para el pelo, horquillas.

Día 6. Moño con volumen

Hoy es el cumpleaños de mi esposo, una gran ocasión para lucir elegante. Nunca hubiera pensado que es tan fácil hacer un peinado de noche. Batí un poco las raíces (que eran las que mostraban con todas las ganas que llevaban 6 días sin ser lavadas), me recogí el pelo y lo junté en un moño. Ya que ahora está de moda mezclar estilos, este peinado también se vería bien con ropa deportiva.

  • Se usó: esponja para moño con volumen, horquillas, elásticos.

Día 7. Accesorios

En un día soleado, es un pecado no salir a caminar. Esto es lo que haré hoy. Esta vez necesitaba artillería pesada para disimular mi cabello graso desde las raíces hasta las puntas del cabello: un pañuelo. Elegí uno muy colorido, que atrajera la mirada. Los peinados con un pañuelo se ven bien tanto en el cabello recogido, como en el suelto. Volví a hacerme un moño y lo fijé con horquillas.

  • Se usó: gomita para el pelo, horquillas, pañuelo.

Resultados

Aunque fue moralmente difícil para mí, el experimento definitivamente me benefició:

  • Le di a mi cabello un descanso del lavado constante.
  • El trabajo de las glándulas sebáceas se ajustó, y mi cuero cabelludo comenzó a producir menos grasa.
  • Ahora mi cabello se mantiene limpio durante 3 o 4 días.
  • Con el cese del lavado, dejé de usar todos los días el secador de pelo y mi cabello se volvió más sano.
  • Noté que mi cabello se volvió más brillante. Cuando dejé de lavar el sebo natural todo el tiempo, comenzó a extenderse a lo largo de todo el pelo, humectando las puntas.
  • Empecé a hacerme peinados y usar accesorios.
  • Recibí un montón de elogios.

¿Con qué frecuencia te lavas el cabello tú?

9166
21k