Genial
Genial

Por qué hoy en día un padre comprometido con la crianza no debería llamarnos la atención

Si pensamos en nuestros padres y vemos cómo se maneja una familia hoy en día, probablemente notemos miles de cambios. Estas modificaciones sociales han hecho que los roles hayan ido mutando, hasta convertirse en lo que se puede observar hoy en día. El rol del padre cambió, y aunque a muchos todavía les sorprenda, esas modificaciones llegaron para quedarse y que haya papás más comprometidos con la crianza.

En Genial.guru analizamos los cambios que se reflejan en la paternidad hoy en día y los aplaudimos con orgullo.

1. La autoridad

Antes, el rol autoritario de conceder permisos y consentir algunas cosas recaía en el padre. Solía suceder porque así era su crianza, cuando de pequeños también recurrían a su padre para obtener su aprobación para hacer algo.

Hoy en día, además de que existen otros tipos de crianza lejos del autoritarismo, donde la comunicación y el respeto mutuo son las principales herramientas, a la hora de marcar la autoridad, suele ser repartida: ya no hace falta que llegue papá para imponerse. Lo puede hacer mamá o pueden tomar las decisiones en conjunto.

2. División en las tareas del hogar

En los años 80, la mujer empezó a tener un rol profesional, lo que implicó que se separara antes de su hijo y que ser “ama de casa” no fuera su ocupación principal. En la actualidad se observa que la división de las tareas del hogar es más equitativa, en especial en las familias donde ambos padres trabajan.

3. Cuidados del bebé

A diferencia de lo que se acostumbraba antes, donde la mujer era quien tomaba el rol de ocuparse del bebé casi en su totalidad, hoy en día el padre asume otra responsabilidad, un papel más equitativo a la hora de criar y de resolver las necesidades de un bebé o un niño. Desde cambiar pañales y prepararle la comida hasta llevarlo y traerlo del preescolar o de sus actividades.

4. La pelea por la licencia

Si bien en muchos países es una pelea ganada, en otros aún hay padres que no gozan de los derechos que deberían tener para paternar. A veces depende del trabajo, pero la realidad es que en muchas situaciones, mientras la mujer tiene algunos meses de licencia por maternidad, el hombre tiene tan solo un par de días y no se contempla lo necesaria que es su presencia en la casa.

5. Respetar los espacios del otro

Antes se acostumbraba a que el padre no resignaba, o resignaba menos que la mujer las salidas con sus amigos o su tiempo de ocio. Eso fue cambiando con el tiempo, por lo que hoy no debería resultar raro decir “Mientras me junto con mis amigas, se queda con el padre”, aunque el asombro de algunas personas siga existiendo porque el padre se “anime” a tal odisea.

6. El modelo de familia ha cambiado

Los padres actualmente buscan tener una relación con más comunicación con sus hijos. El rol de dar órdenes e imponerse cambió por uno en el cual la crianza no está basada en el adultocentrismo. Hay un espacio para dialogar y tratar a un niño de manera más igualitaria, lo cual beneficia su crecimiento e independencia.

7. Se ha modificado el concepto de “obligación social”

Se solía pensar que el padre no estaba capacitado para atender las necesidades de un bebé o un niño, mientras que la madre sí. Nadie sabe cómo paternar o maternar hasta que lo hace, y en una sociedad más igualitaria en niveles de género, se ve que ambos tienen la misma capacidad de aprendizaje y de involucrarse con el pequeño.

¿Cómo crees que se ha ido modificando el rol del padre en la familia? ¿Cuál ha sido tu experiencia?

Genial/Mujer/Por qué hoy en día un padre comprometido con la crianza no debería llamarnos la atención
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos