Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

10 Amores apasionados que cambiaron el rumbo de la historia del arte del siglo XX

Tener una relación con un artista no debe ser fácil, ¿pero qué pasa cuando dos artistas se enamoran? El resultado puede ser una explosión de creatividad o un caos turbulento en el que ambos talentos se enfrentan continuamente. Que tu amor y tu fuente de inspiración pueda también ser tu rival puede ser una bomba de tiempo lista para explotar en cualquier momento.

Genial.guru quiso reunir 10 grandes y famosos romances que cambiaron la historia del arte, impulsando a los artistas a crear algunas de sus mejores obras.

1. Frida Kahlo y Diego Rivera

El romance de FridaDiego es probablemente el más famoso y apasionado en la historia del arte. Cuando se conocieron, Frida era todavía una estudiante de arte, y Diego Rivera, un reconocido pintor 21 años mayor que ella que quedó fascinado por el talento de la joven artista. Se casaron en 1929, a pesar de que la familia de ella no aprobaba la relación y los apodaba “el elefante y la paloma”, por la notable diferencia de tamaño entre ellos. Fue un amor intenso que estimuló su mutua creatividad, pero también repleto de infidelidades.

Se divorciaron en 1939 para volverse a casar un año después. Este segundo matrimonio fue igual de intenso y complicado que el primero. Contando los dos matrimonios, estuvieron juntos 25 años, hasta que Frida falleció. Ella fue la primera pintora latinoamericana que llegó a ser exhibida en el Louvre y él revivió la tradición de los murales mayas y retrató en ellos la vida de los trabajadores mexicanos.

2. Salvador Dalí y Gala

Cuando GalaDalí se conocieron, ella era 10 años mayor que él, estaba casada con el poeta Paul Éluard y tenía una hija con él. Pero frente a todo pronóstico, entre ellos surgió el amor. Se casaron por lo civil en 1934 y volverían a hacerlo por el rito católico en 1958. El padre de Dalí, indignado, cortó la relación con su hijo y también el sustento económico. Aun así, el matrimonio se mantuvo unido hasta la muerte de Gala.

Gala, además de ser ella misma una artista surrealista, fue la gran musa y modelo en muchas obras del pintor. Pero también era la encargada de gestionar la economía del hogar y organizar el caos creativo de Dalí. Cuando Gala falleció, el pintor quedó sumido en una profunda tristeza que lo acompaño hasta el final de sus días.

3. Amedeo Modigliani y Jeanne Hébuterne

Cuando Amedeo Modigliani conoció a Jeanne Hébuterne, él tenía 33 años y ella 19. Poco tiempo después, se convirtió en su amante y su musa, posando para varias de sus obras. Cuando los padres de ella descubrieron el romance, intentaron llevársela de París; no tanto por la diferencia de edad, sino porque ellos eran una familia burguesa católica, y Modigliani un inmigrante judío al que consideraban un depravado. Jeanne, sin embargo, permaneció al lado de su amor hasta que una meningitis producida por tuberculosis se llevó al pintor a sus 35 años.

4. Elaine y Willem de Kooning

ElaineWillem se conocieron cuando ella se convirtió en su estudiante y él, a pesar de ser reservado y adicto al trabajo, quedó fascinado por su encanto. La chispa saltó entre ambos y nació una relación no solo sentimental, sino también artística. Se casaron en 1943, pero desde el comienzo, su matrimonio fue turbulento, sacudido por la pobreza, la ambición, los vicios y las infidelidades. Se separaron en 1957, sin embargo, nunca se divorciaron porque se admiraban y querían seguir colaborando en sus creaciones.

Él fue un genio del expresionismo abstracto y también desarrolló el expresionismo figurativo, creando un lenguaje visual propio. Aunque vivió eclipsada bajo la sombra de Willem, Elaine nunca resignó su carrera ni creyó que su arte fuese menor que el de su esposo.

5. Marina Abramović y Ulay

Se conocieron en Ámsterdam en 1975 y congeniaron de tal manera que empezaron a trabajar juntos casi de inmediato en un proyecto que nombraron “El otro”. La simbiosis entre ambos era tal que se referían a ellos como “un cuerpo con dos cabezas”. Juntos, elaboraron una serie de performances que ponían a prueba su resistencia física y requerían de muchísima confianza mutua.

Pero fue esta misma pasión y obsesión por su trabajo lo que los llevó a separarse en 1988, con una última actuación en la Gran Muralla China. Cada uno empezó a caminarla desde un extremo, para encontrarse en el medio y allí despedirse. Se volvieron a encontrar en el 2010, en el MoMA, en una exposición de Abramović a la que Ulay se presentó por sorpresa. Ambos se miraron en silencio sentados frente a frente en un emotivo reencuentro.

6. Andy Warhol y Jean-Michel Basquiat

La amistad entre WarholBasquiat fue una de las más significativas y prolíficas en la historia del arte moderno. Se conocieron a mediados de los 80 y su relación dejó grandes colaboraciones en el mundo del arte. Jean-Michel Basquiat fue un artista destacado del movimiento neo-expresionista, mientras que Warhol ya era un artista reconocido dentro del arte pop.

Algunos dicen que Warhol necesitaba la juventud y la fama de Basquiat para revitalizar su obra. Otros, que más bien fue lo contrario, que Basquiat se benefició de la fama y la experiencia de Warhol. Puede que ambas fueran ciertas, pero el resultado de la unión fue una fusión artística perfecta para los dos que dejó como legado muchísimas obras de arte.

7. Alfred Stieglitz y Georgia O’Keeffe

Cuando Alfred Stieglitz conoció a Georgia O’Keeffe, él ya estaba en el apogeo de su carrera como fotógrafo. Aunque 23 años mayor que ella, no solo fue su compañero de vida, sino también su mentor. Fue el primero en exponer sus dibujos y quien la ayudó a convertirse en la afamada pintora que llegó a ser.

El talento de O’Keeffe la llevó a instalarse en Nuevo México, por lo que la mayor parte de su relación se basó en cartas de amor a la distancia. Se mantienen unas 5000 cartas, 650 de las cuales se han recopilado en el libro My Faraway One. Cartas escogidas de Georgia O’Keeffe y Alfred Stieglitz.

8. Christo y Jean-Claude

ChristoJean-Claude fueron uno de los grandes ejemplos de parejas que colaboraron y crearon grandes obras de arte. Se conocieron en 1958, cuando a Christo le encargaron pintar un cuadro de la madre de Jean-Claude y se casaron en 1962. Desde entonces, trabajaron juntos haciendo instalaciones de arte conjuntas. En 1964 se mudaron a Nueva York. En 1994 decidieron cambiar oficialmente el nombre del artista “Christo” por un nombre conjunto: “Christo y Jeanne-Claude”, ya que habían estado trabajando juntos desde su primer instalación temporal al aire libre en el puerto de Colonia en 1961.

9. Camille Claudel y Auguste Rodin

Camille Claudel conoció a Rodin cuando, en 1883, se convirtió en su aprendiz de escultura. Unos años después, la relación se volvió tan íntima e intensa que Rodin alquiló un estudio para trabajar exclusivamente con Camille. Ella fue una mujer pionera que se enfrentó a su familia y a toda la sociedad para dedicarse a su vocación.

Los celos de Rodin, y sus presuntas infidelidades, fueron haciendo mella en la relación. Por esta razón, en 1892 ella rompe la relación. A pesar de la separación, Rodin continuó apadrinándola artísticamente y recomendándola frente a los críticos de arte del momento.

10. Françoise Gillot y Pablo Picasso

Cuando Picasso conoció a Gilot en un restaurante, él tenía 62 años y ella 21. Esto no impidió al pintor y reconocido donjuán acercarse a su mesa para invitarla a su estudio. A pesar de conocer la fama de mujeriego de Picasso, Gilot cedió a sus encantos y estuvieron juntos casi diez años. Tuvieron dos hijos, Claude y Paloma.

Durante su relación, ella apoyó a Picasso, dejando de lado su carrera artística. Pero terminó cansándose y abandonando al pintor. Gilot volvió a París con sus hijos y en 1964 publicó un libro titulado Vida con Picasso.

¿Conoces alguna otra famosa pareja de artistas? ¿Cuáles son tus obras favoritas de ellos?