Genial
Genial

12 Romances icónicos de la literatura en los que las parejas demostraron que el amor todo lo puede

Sin duda, el amor ha sido la mayor fuente de inspiración para los escritores en diferentes épocas a lo largo del tiempo. Muchas parejas icónicas de la literatura demostraron tenerse un amor tan puro que lucharon por él y contra todo obstáculo hasta el final. Tristemente, no todos vivieron felices para siempre, ya que algunas historias tuvieron un final trágico, demostrando que el verdadero amor es lo más poderoso que hay en el mundo. Vamos a recordar a las parejas más famosas que incluso han inspirado a cineastas a llevar sus historias a la pantalla grande.

1. San Valentín y una chica invidente

San Valentín fue un sacerdote del siglo III. Durante un conflicto bélico, apoyó a que los soldados se casaran en secreto antes de ir a la guerra. Algunos de estos hombres ya no regresaban a trabajar, y el emperador Claudio II Gótico asumió que la razón de que sus tropas no volvieran era el amor hacia sus familias.

Al enterarse de que Valentín estaba detrás de todo esto, lo encarceló y ordenó su muerte. Mientras estaba en prisión, se enamoró de una chica ciega, hija de un carcelero, a quien escribió una carta de amor un día antes de su ejecución. La chica pudo volver a ver al leer su mensaje, ya que la carta tenía palabras profundas. Actualmente, se honra a San Valentín cada 14 de febrero por haber apoyado el amor.

2. Romeo y Julieta

La relación amorosa entre ellos comenzó cuando se miraron por primera vez. Para su mala suerte, sus familias estaban enemistadas, pero aun así, se enamoraron y se casaron. Esto causó muchos problemas, entre ellos, que Teobaldo, el primo de la joven, perdiera la vida. Julieta fingió su muerte al ser Romeo desterrado.

Romeo recibió la falsa noticia de la muerte de su amada y eligió morir al lado de su tumba. Cuando Julieta se despertó, vio a su amado sin vida junto a ella y decidió hacer realidad lo que había fingido. Con la muerte de los amantes, las familias decidieron poner fin a su discordia.

3. Marco Antonio y Cleopatra

Cleopatra se caracterizó por haber sido una reina ambiciosa, enérgica, espiritual e inteligente de Egipto. Podría haber tenido lo que quisiera o a quien quisiera, pero se enamoró apasionadamente del general romano Marco Antonio justo el día en que este le pidió explicaciones sobre la muerte de Julio César, su primo, pues sospechaba de ella.

Sin embargo, en lugar de castigarla por su mala acción, se enamoró de ella al instante, y fue cuando comenzó su historia de amor. Se casaron y todo iba bien hasta que se desató una guerra entre Egipto y los romanos. Marco Antonio recibió la falsa noticia de la muerte de Cleopatra y la creyó, así que él mismo terminó con su propia vida. Cuando ella se enteró, se envenenó con el veneno de una serpiente.

4. Elizabeth Bennet y Mr. Darcy

La historia de Elizabeth y Darcy comienza cuando se conocen en un baile al que el padre de ella invitó a Mr. Bingley con el objetivo de que este se fijara en una de sus hijas para casarse con ella y así la familia saliera de la pobreza. Un hombre serio, callado y orgulloso lo acompañaba. Su nombre era Mr. Darcy. Él se da el lujo de rechazar a Elizabeth, ya que considera que la belleza de la joven no es suficiente para él.

Tras varios malentendidos, Darcy termina enamorándose de Elizabeth por su forma de ser, llena de coraje, inteligencia y personalidad. Pero ahora ella lo rechaza, pues sigue pensando cosas equivocadas sobre él. Es a través de una carta que Elizabeth se da cuenta de que Darcy es mejor persona de lo que cree.

5. Paris y Elena

Una de las historias más famosas por su trágico final es la de esta pareja. Todo comenzó cuando Paris eligió a Afrodita como la más bella entre las tres diosas griegas, Afrodita, Atenea y Hera. Entonces, Afrodita prometió a Paris la mujer más bella, Helena, aunque estaba casada con el rey Menelao.

Pero eso no fue impedimento para Paris, pues se enamoró al instante de la belleza de la joven, a quien raptó y llevó a Troya, desencadenando una guerra. Helena terminó regresando con el rey Menelao, con quien se quedó en Esparta el resto de su vida.

6. Tristán e Isolda

Isolda era una princesa irlandesa, esposa del rey Marcos de Cornualles. Antes de casarse, el rey pidió a su sobrino Tristán que escoltara a la joven, pero este quedó enamoradísimo de ella en cuanto la vio. Y lo mismo ocurrió con ella. Aunque ambos se gustaron mucho, ella se casó con el rey, pero tuvo un romance en secreto con Tristán.

Como todas las verdades salen a la luz, el rey se enteró y prohibió a su sobrino la entrada a Cornualles. Sin embargo, a ella le perdonó su traición. Pasó el tiempo, y Tristán cayó enfermo, así que mandó un mensaje a su enamorada para que fuera a curarlo, pero ella brilló por su ausencia y él terminó muriendo de desesperación. Al enterarse, Isolda murió desconsolada y triste.

7. Anarkali y Salim

Anarkali era una esclava legendaria y Salim un príncipe heredero mimado y maleducado. Cuando él la vio realizando la mujra para el emperador Akbar, se enamoró inmediatamente de su gracia y belleza. Así que comenzaron a tener una relación, pero era ilícita, ya que ella seguía siendo una doncella y una bailarina a la que no se la consideraba de sangre noble.

Al enterarse de todo, el emperador decidió arrestar a la joven y mantenerla en los calabozos. Debido a esto, el príncipe le declaró la guerra a su padre, pero no pudo contra su gran ejército.

8. Shah Jahan y Mumtaz Mahal

Se cuenta que el emperador intelectual Shah Jahan tenía un físico impresionante. Fue el quinto emperador mogol y se casó a los 15 años con la hija de un rico noble persa llamada Mumtaz Mahal. Aunque no fue la única esposa del emperador, se convirtió en su favorita y tuvieron 14 hijos.

Cuando ella murió, Shah decidió hacerle un monumento que recibió el nombre de Taj Mahal, el cual se convirtió en la obra maestra arquitectónica más famosa de la historia. Años más tarde, Shah se enfermó y fue sustituido por su hijo. Shah quedó bajo arresto domiciliario, donde pasó el tiempo contemplando el monumento a su amada esposa hasta su muerte.

9. John y Abigaíl Adams

John Adams y Abigaíl Smith se conocieron en la infancia, pero comenzaron su relación amorosa hasta que él cumplió 26 años, mientras que ella tenía 17. El padre de ella los casó, pues era el pastor local. Ambos estaban profundamente enamorados, pero tuvieron que separarse durante el periodo de la revolución. Para mantenerse en contacto, se mandaban cartas.

Cuando Abigaíl se convirtió en presidenta, se juntaron de nuevo. Permanecieron en su antigua granja hasta la muerte de Adams, quien falleció 8 años después de la muerte de su esposa. Las cartas que se escribieron se volvieron famosas y suman una cantidad de 1200.

10. Lancelot y Ginebra

Lancelot era uno de los caballeros de la Mesa Redonda y un excelente compañero del rey Arturo, cuya esposa se llamaba Ginebra, quien era una noble y hermosa reina. Lancelot se enamoró perdidamente de ella, pero Ginebra trataba de mantenerlo alejado, aunque no por mucho tiempo, pues cayó rendida a sus encantos.

Una noche, cuando estaban juntos en su habitación, los sobrinos del rey Arturo y 12 caballeros quemaron su alcoba con ellos dentro. Lancelot logró escapar, pero la reina se quedó atrapada. Días después, él regresó a rescatarla, pero no volvieron a estar juntos. Ginebra se convirtió en monja y él vivió como un humilde ermitaño hasta el final de sus días.

11. Don Quijote y Dulcinea

Aunque Dulcinea no era una persona real, existió como una poderosa fantasía en la mente de Don Quijote y era quien motivaba todo lo que él hacía. Su verdadero nombre era Aldonza Lorenzo, pero como ese nombre no sonaba lo suficientemente romántico para las fantasías de caballería de Don Quijote, la rebautizó como Dulcinea del Toboso, pues sonaba como el nombre de una princesa.

Don Quijote entablaba peleas en honor a Dulcinea, hasta desnudarse y morir de hambre como castigo por atreverse a amar a una mujer tan hermosa.

12. Ulises y Penélope

Penélope y Ulises, también conocido como Odiseo, estaban casados y muy enamorados. Sin embargo, él se tuvo que ausentar por 20 años: diez de ellos los pasó luchando en la guerra de Troya, y los otros diez, intentando regresar a Ítaca lidiando con una serie de problemas. Durante el tiempo de ausencia de su esposo, Penélope se resiste a sus 108 pretendientes, que planean conquistarla a como dé lugar.

Para quitárselos de encima, les decía que cuando terminara de tejer un sudario para su suegro, el rey Laertes, elegiría a alguno de ellos. Para ganar tiempo, Penélope deshacía por las noches lo que había hecho. Pero una mujer la descubrió e hicieron que Penélope concluyera la labor. Para su buena suerte, Ulises regresa justo a tiempo y elimina a los pretendientes.

¿Cuáles son tus parejas favoritas del cine y la literatura y qué final te hubiera gustado que tuvieran?

Genial/Pareja/12 Romances icónicos de la literatura en los que las parejas demostraron que el amor todo lo puede
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos