Genial
Genial

9 Pruebas de que cada hijo disfruta de su dosis particular de privilegios, ya sea el mayor o el menor

Con la llegada del primer hijo, muchas cosas de nuestra vida cambian. Las nuevas experiencias pueden ser gratificantes pero difíciles al mismo tiempo. Y estos cambios aumentan a medida que la familia va creciendo con los hermanos menores del primogénito, aunque cada hijo siempre tiene un lugar especial en el corazón de sus padres, así como un rol en la familia.

En Genial.guru decidimos averiguar cómo cambian los privilegios que tienen los hijos mayores y los menores frente a la familia.

1. Los menores reciben menos castigos que los mayores

Los padres suelen castigar con mayor frecuencia y rudeza a los hijos mayores que a los menores, no solamente porque con el primogénito están aprendiendo a manejar todo lo relacionado con la crianza de los hijos, sino también porque, por lo general, quieren evitar que estos cambien el rumbo de su vida de manera negativa. Además, es más probable que los hijos menores tengan en cuenta las consecuencias de los actos que han tenido sus hermanos mayores, evitando así los mismos castigos que estos recibieron.

2. El mal comportamiento del hijo mayor afecta las oportunidades de los siguientes

Los hermanos menores muchas veces viven bajo los estándares del hijo mayor, dependiendo del comportamiento o resultado que este haya tenido. Por ejemplo, si el primogénito es una persona que no acata las reglas o no logra los objetivos deseados por los padres (por ejemplo, estudiar una carrera o tocar algún instrumento), es muy probable que estos no les den las mismas oportunidades a los menores, debido a la experiencia que tuvieron con el primero.

3. Los padres suelen tener más recuerdos de su primer hijo

Es bastante común que los nuevos padres quieran documentar cada momento de la vida de su bebé, incluso desde el embarazo. Sin embargo, a medida que llegan los demás hijos, hay más cosas por hacer en casa, empezando por cuidar a los mayores. Además, hay que tener en cuenta que el hijo mayor siempre es tratado como una novedad o una experiencia distinta que los papás no quieren dejar pasar.

4. En familias de inmigrantes, los mayores dominan mejor la lengua materna

Cuando una familia se muda a otro país, especialmente a uno donde no se habla la lengua natal del padre o de la madre, los hijos suelen crecer sin hacer uso de esta, debido a una cuestión de practicidad: se le da prioridad al idioma del lugar en el que viven para que los niños puedan comunicarse mejor con el resto de personas. Sin embargo, esto se da más con los hijos menores que con los mayores, ya que, al principio, los padres buscan evitar perder esa conexión con el legado cultural que guardan con su lugar de origen.

5. Los mayores suelen escoger primero en los juegos

Los primogénitos suelen asumir un papel de liderazgo desde que se convierten en hermanos mayores, lo que podría traducirse en una especie de mando en el hogar. A ellos les gusta tener el control, por lo que también suelen darse el privilegio de escoger primero, ya sea en los juegos, al momento de la distribución de cosas nuevas, etc.

6. El hermano mayor tiene más fotos de bebé

Cuando una familia tiene más de un hijo, la cantidad de fotos de bebé aumenta de manera directamente proporcional de acuerdo con la edad del niño. Así, el primero tiene más que el segundo, y así sucesivamente. Esto incluso fue parodiado por una tiktokera, quien mostró tener una gran cantidad de fotos de su primer hijo, en comparación con el segundo o el tercero, lo que podría deberse a la “novedad” que resulta tener un bebé por primera vez.

7. Los hermanos menores heredan la ropa

En muchas familias, darles un nuevo uso a la ropa, juguetes u otros objetos de los hermanos mayores es casi una tradición. Esto permite que los padres puedan ahorrar algo de dinero, ya que no deben comprar ropa nueva para todos sus hijos en cada momento, sino tan solo para el mayor, que es el que sale más beneficiado.

8. Están a cargo de los menores en ausencia de los padres

En algunas ocasiones, cuando ya tienen cierta edad, los padres “encargan” los hijos menores al primogénito, dejándolos solos por un período generalmente corto. Sin embargo, para que esto funcione y los pequeños obedezcan al mayor, debe darse una correcta “transferencia de autoridad”, dejando a todos claro que mientras los padres estén fuera, deben obedecer a su hermano o hermana.

9. Los mayores pasan más tiempo con los abuelos

La presencia de los abuelos es muy importante en la vida de sus nietos, debido a que enriquecen las relaciones familiares y aumentan el cariño y afecto entre ellos. Por lógica, generalmente son los hijos mayores los que pasan más tiempo con los abuelos y pueden disfrutar de sus mimos, su cariño y su compañía, en comparación con los menores.

¿Te identificaste con alguna de estas situaciones? ¿En tu familia pasaban cosas similares? Cuéntanos en los comentarios.

Genial/Pareja/9 Pruebas de que cada hijo disfruta de su dosis particular de privilegios, ya sea el mayor o el menor
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos