Genial
Genial

10 Cosas por las que ninguna madre debería disculparse

Las nuevas mamás a menudo tienen que enfrentar el desafío de amamantar a sus hijos en público y esperar que nadie haga ningún comentario al respecto. Desafortunadamente, muchas personas lo encuentran desagradable y, como madre, es posible que sientas la necesidad de disculparte por ello. Pero no deberías hacerlo, porque es algo natural e inofensivo, y solo lo haces por el bien de tu bebé.

En Genial.guru creemos que no tienes que avergonzarte de las cosas que vienen con la maternidad. Así que aquí tienes una lista de cosas por las que no deberías disculparte.

1. Por cómo y cuándo alimentas a tu bebé

Nadie tiene derecho a decirte cómo debes alimentar a tu bebé. Por lo tanto, no le debes disculpas a nadie que crea que sabe lo que necesita tu pequeño mejor que tú. Ya sea que elijas amamantarlo o usar fórmula en su lugar, esta elección es solo tuya. Y en cuanto a dónde alimentas a tu bebé, no debes sentirte culpable por amamantarlo en lugares públicos. Después de todo, tu hijo necesita alimentarse, y no es su problema si las personas se sienten incómodas al verte hacerlo.

2. Por no tener mucho dinero

No es necesario ser rico para poder criar bien a un niño. Pero si el dinero es escaso, es posible que sientas que tu hijo no obtiene tanto de ti. Sin embargo, todo lo que él necesita es tu amor y cuidado. Y si tienes el dinero suficiente para alimentarlo y vestirlo, no sientas que estás fallando si no le das más juguetes, lo llevas de vacaciones o lo haces vivir ciertas experiencias.

3. Por necesitar tiempo para ti

Luego de dar a luz, es posible que experimentes la presión de pasar tiempo con tu bebé las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Y si alguna vez necesitas un tiempo a solas, quizá te sientas mal por ello, como si fueras una mala madre. Sin embargo, eso no es cierto. Todos necesitamos tomarnos un tiempo para nosotros mismos de vez en cuando, y es comprensible que necesites un rato a solas para recargar energías.

4. Porque tu casa se ve desordenada

No te conviertes de repente en una mala persona o en una mala madre si hay juguetes tirados por el suelo o si hay platos sucios en la cocina. Cuidar a tu hijo puede ser un trabajo de jornada completa, así que no te culpes si no tienes el tiempo o la energía para limpiar todo. E incluso si limpias, tu pequeño probablemente creará otro desastre en un par de minutos. Así que no sientas la necesidad de disculparte por ello. Así son los niños.

5. Por cómo te ves

No debes lucir de cierta manera para nadie. Ya sea que tu cabello esté desordenado o que siempre uses la misma ropa vieja, nadie tiene derecho a hacer comentarios sobre tu apariencia. Y no tienes que apresurarte por “recuperar tu figura” y perder peso luego de dar a luz. Ama tu cuerpo y el hecho de que pudo traer a tu hijo a este mundo.

6. Porque goteas leche

No importa la frecuencia con la que amamantes o la cantidad de almohadillas para amamantar que pongas en el sostén, es posible que tus senos aún goteen de vez en cuando. Y es un proceso natural que no puedes controlar. Entonces, si alguien tiene un problema con eso, no sientas la necesidad de disculparte.

7. Porque no siempre te sientes feliz

Cuidar a tu hijo las 24 horas del día puede ser agotador física y emocionalmente, y es posible que no siempre sepas qué hacer y te sientas impotente. Ser madre es un trabajo extremadamente difícil, por lo que está bien no siempre sentirse bien.

8. Por necesitar ayuda

Puede parecer que cuando eres madre debes saber cómo cuidar a tus hijos por ti misma. Por lo tanto, es posible que sientas que estás fallando en la crianza de tu niño si le pides consejos o ayuda a alguien. Pero eso no tiene nada de malo y no significa que seas débil. Solo quieres lo mejor para tu hijo, y eso es lo que importa.

9. Por cómo eliges dar a luz

Solo tú puedes decidir qué es lo mejor para ti y dónde y cómo te sentirás más cómoda al dar a luz. Probablemente estarás rodeada de “expertos” que podrían decirte que tomarás una mala decisión y que conocen la única forma correcta de dar a luz. Pero no depende de ellos, y no es necesario que justifiques tu elección.

10. Porque no puedes asistir a todos los compromisos sociales

Cuando te conviertes en madre, tu horario cambia por completo. Pero para tus amigos sigue siendo el mismo, y es posible que aún te inviten a salir con ellos de vez en cuando. Y si estás ocupada con tu hijo o simplemente quieres relajarte en casa, no tienes que disculparte cada vez que no puedas aceptar una invitación. Después de todo, tus amigos se preocupan por ti, por lo que deberían entenderte.

¿Alguna de estas situaciones te suena familiar? ¿Te has sentido culpable o necesitas disculparte por algo?

Compartir este artículo