Genial
Genial

8 Rasgos de una inteligencia emocional alta que a veces se pasan por alto

En el pasado, solíamos medir nuestra inteligencia con base en nuestro cociente intelectual (CI, o IQ, por sus siglas en inglés), entendido como la capacidad que tenemos para aplicar nuestro razonamiento lógico y resolver problemas. En un principio, un CI alto era el camino directo al éxito. Sin embargo, otro factor vino a quitarle protagonismo: la inteligencia emocional (EQ); es decir, la capacidad de alguien de comprender y aplicar el poder de las emociones para ser más productivo. Pero ¿cómo se puede saber si tenemos una inteligencia emocional alta?

En Genial.guru, hemos creado una lista de varios rasgos que caracterizan a una persona con una inteligencia emocional elevada.

1. Regulas tus emociones negativas sin reprimirlas

Uno de los rasgos esenciales en una persona con una inteligencia emocional alta es la autorregulación de las emociones. Sin duda, entender tus emociones es maravilloso, pero no termina resultando muy útil si no se aplica esa habilidad en el día a día. Una persona emocionalmente inteligente piensa antes de actuar y ceder a sus impulsos. Es decir, tiene claro cómo se siente, pero no deja que sus emociones tomen el control de su vida.

2. Te pones en los zapatos de los demás

Esa capacidad de entender las situaciones de los demás sin juzgarlos y sin necesidad de estar pasando por lo mismo se conoce como empatía. Sin embargo, esta habilidad va más allá de escuchar y entender sus problemas, sino que involucra también la reacción que tenemos ante sus circunstancias y cómo lo ayudamos a mejorar.

Ponerte en los zapatos del otro, comprenderlo y animarlo es una gran ventaja cuando de entablar relaciones interpersonales se trata y, además, denota una inteligencia emocional alta.

3. Te sientes motivado de forma constante

Otro rasgo importante de la inteligencia emocional es la motivación, pues las personas que la tienen se mantienen incentivados hasta lograr las metas que se han propuesto. También saben cómo lidiar con emociones que se interpongan entre sus objetivos y su éxito a largo plazo, como, por ejemplo, la pereza.

De igual modo, están dispuestos a hacer cambios en su vida con la finalidad de mejorarla y saben entender que el miedo que surge es parte del proceso para llegar a estar mejor.

4. Reconoces y enfrentas tus errores

Si eres de las personas que evita engancharse todo el tiempo en discusiones con amigos, familiares y hasta desconocidos, podemos decir que tu inteligencia emocional habla por ti. Reconocer los errores y estar abierto a escuchar lo que el otro tiene que decir es un rasgo de EQ alta. Además y como consecuencia, esta característica ayuda a mejorar sustancialmente las relaciones a todo nivel.

5. Trabajas en equipo fácilmente

A este punto, ya hemos mencionado varios rasgos que le permiten a alguien con una inteligencia emocional alta llevarse bien con las personas a su alrededor. Como resultado, no le cuesta relacionarse con sus compañeros de trabajo ni llegar a un consenso con ellos. Si se te facilita trabajar en equipo y puedes ejercer una relación de poder sana dentro del campo laboral, tu personalidad tiene una característica de EQ alta.

6. Usas la crítica para crecer

No exageraríamos al decir que a nadie le gusta que lo critiquen; sin embargo, siempre es bueno tomar una actitud imparcial y sentarnos a evaluar qué hay de cierto en la valoración negativa que nos han dado.

Si estás abierto a ver la oportunidad de crecimiento en la crítica que te ha hecho otra persona, puede que encuentres algo que no sabías que podías mejorar y, al final, ese alguien termina haciéndote un favor, incluso si no te lo dijo de la mejor manera.

7. Demuestras que eres auténtico

La autenticidad es un concepto que no todas las personas tienen claro. Muchos la conciben como el hecho de ser como son y que los demás se aguanten, incluso si son insoportables. Ser auténtico está más ligado al hecho de ser sincero, actuar en concordancia con las palabras y apegarse a los principios por encima de todo. Una persona con una inteligencia emocional alta es fiel a sí misma y a sus valores.

8. Detectas la manipulación emocional

Además de sentirlas, las emociones también se pueden manipular; sin embargo, un factor presente en la inteligencia emocional de una persona es que le permite detectar y evitar que alguien controle sus emociones hasta llegar a manipularlas. Es importante destacar que este mecanismo de protección no pone en riesgo la capacidad de ser empático, sino que agudiza el olfato ante situaciones negativas creadas o fingidas.

¿Consideras que eres una persona con una inteligencia emocional alta? ¿Cómo crees que esa inteligencia ha influido en tu vida?

Genial/Psicología/8 Rasgos de una inteligencia emocional alta que a veces se pasan por alto
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos