15 Historias de personas que resuelven cualquier problema tan fácilmente que lo hacen parecer pan comido

Historias
Hace 3 semanas

El escritor Alvin White sostenía que el genio se encuentra más a menudo en una olla agrietada que en una entera. Aunque no puede decirse que los héroes de este artículo sean genios, es muy probable que no se les hubieran ocurrido ideas y hallazgos tan brillantes si no hubiera habido una necesidad urgente.

  • Una vez, cuando era niño, mi padre y yo nos quedamos en casa de mi abuela. Papá tenía que reparar las puertas de los armarios en la cocina, pero era imposible hacerlo conmigo: si se distraía, yo rompía algo o conseguía hacerme daño. Así que él, para calmarme durante un rato, recurrió al truco: encendió el tocadiscos de mi abuela, puso mi disco favorito con un cuento de hadas y me convenció de que en la pequeña pantalla estaba a punto de aparecer el lobo, al que se podía atrapar pulsando un botón. Pero tenía que quedarme sentada en silencio, o espantaría al lobo. En fin, papá no solo tuvo tiempo de atornillar las puertas, sino también de tomar té, y yo me quedé sentada mirando la pantalla. Cuando terminó el disco, papá astuto preguntó:
    —Bueno, ¿apareció el lobo?
    —No.
    —Entonces alguien más ya lo ha cazado, vamos a cenar.
  • Mi mujer me contaba a menudo que, cuando era niña, le robaron de casa un botiquín de médico de juguete. La habían operado varias veces de pequeña, así que sus padres compraron este juguete para que se sintiera más segura en la consulta del médico. Y le gustaba tanto este conjunto que solía “curar” a su papá una y otra vez, pinchándole con sus instrumentos de juguete. Así que un día decidí averiguar más cosas sobre el robo. Pregunté si los ladrones se habían llevado un televisor, joyas u otras cosas de valor. Resultó que no. Así que les dije: “¿No se te ha ocurrido que tus padres estaban cansados de tus ’tratamientos’ constantes?”. Resultó que tenía razón: sus padres se habían inventado la historia. Y mi esposa durante 15 años creyó que un ladrón entró en casa y robó solo su juguete, dejando todo lo de valor en la casa. © Darkj / Reddit
  • Hace poco fui a un supermercado con una amiga -una antigua compañera de clase- a comprar comida para una reunión de excompañeros de clase. Compramos todo, nos paramos en la caja y, de repente, vi a mi amiga mirando fijamente al hombre de la fila, que estaba colocando productos caros, cotejándolos con una lista. Le pregunté: “¿Lo conoces?”. Se limitó a hacer un gesto con la mano: “No digas nada”. Pagamos, salimos y me dijo que llevaba dos meses “siguiendo” a ese hombre en el centro comercial, porque se había enterado de que no tiene esposa ni hijos, pero sí un Toyota Highlander. Me dijo: “No hay que buscar a los hombres en las discotecas, allí no se sabe si son normales o no, pero aquí todo se aclara de golpe: gana bien, tiene coche, y probablemente, una vivienda, y como hace las compras según la lista, significa que sabe manejar el dinero y, muy probablemente, le gusta tener las cosas en orden. Me sorprendió un poco este análisis y la animé a ir a conocerlo. Lo que ella le dijo al final, nunca lo reveló, pero volvió con su número de teléfono.
  • El jefe de la empresa de techos tensados en la que yo trabajaba hacía que su secretaria dejara pasar a vendedores que vendían diversos productos (desde libros de cuentos hasta anuncios o páginas web). Si veía que un vendedor hacía un gran trabajo, lo contrataba. Así fue como acabé en su empresa. Un gran hombre, fue un placer trabajar para él. Para ser justos, él tenía mucho tiempo libre.
  • Cuando encendía la aspiradora, mis perros se ponían a ladrar. Para que dejaran de hacerlo, una vez la regañé fuertemente. Puede que te rías, pero después de eso los perros parecieron darse cuenta de que yo estaba por encima de la aspiradora y dejaron de protegerme de esta “criatura” aterradora. © IAmNotScottBakula / Reddit
  • Hice realidad mi sueño de la infancia y empecé a trabajar en una librería. Primero fui dependienta y luego administrativa. Mucha gente decía que era un mal trabajo, porque el sueldo era pequeño. Pero a mí no me importa en absoluto. Hace un mes se nos ocurrió poner un jarrón lleno de papeles con los nombres de todos los libros que tenemos. Escribimos en el jarrón: “Saca un papel si no sabes qué leer”. Y si después un cliente compraba algún libro, le hacíamos un descuento. La idea resultó tan rentable que todo el personal quedó conmocionado.
  • Trabajo como profesora de primaria. Y sé lo desagradable que es sacar un suspenso. Así que hace poco se me ocurrió un sistema de calificación genial. Compré un montón de pegatinas con perros de memes. En lugar de las notas habituales, pongo las pegatinas. Así, los niños no se ofenden demasiado, lo intentan por el bien de los perritos graciosos. Y cuando un perrito gracioso está triste, claro que quieres un perrito alegre en tu cuaderno, no uno triste. Así animo a los niños.
  • Un conocido recluta una vez a la semana a un equipo de jóvenes para descargar mercancías de un almacén o cargarlas. Normalmente recluta a tres jóvenes de 25-30 años y a cinco de 16-17 años. Los adultos cobran más. Entre ellos también suele haber una chica ocasional de unos 16 años, de complexión frágil, que lleva cosas de menos peso. Le pregunté qué la había llevado a ese trabajo. Resultó que mi conocido se lo ofreció y, además, le paga más, como a los adultos. Al cabo de un rato, me di cuenta del truco: cuando esta chica trabaja, los adolescentes empiezan a presumir, trabajan con el doble de eficacia y terminan antes.
  • Accidentalmente descubrí una forma de deshacerme rápidamente de las personas que llaman en frío a tu puerta o por teléfono. Alguien llamó a la puerta y ofreció hablar de un servicio que anunciaba. Pero yo ya tenía su servicio, así que no dudé en decir: “Oh, ya soy cliente suyo, me encantaría hablar de ello”. Nadie se ha alejado de mí más rápido. Al principio no me di cuenta de lo que había pasado. Luego supuse que el tipo se había dado cuenta de que, como yo ya era cliente, perder su tiempo conmigo significaría perder potenciales ventas. Así que huyó a toda pastilla. © Lloytron / Reddit
  • No entiendo el debate sobre quién debe pagar la cuenta en la primera cita. Antes de casarme, siempre iba a las citas, pagando mi cuenta si el chico no me gustaba. Y si me gustaba y se ofrecía a pagarme la cuenta, se lo permitía. Era una señal de simpatía y de que seguiríamos conociéndonos. Hace una semana estaba hablando con mi hermano y empezó a quejarse, diciendo que no se puede dar de comer a todo el mundo. Lo pensé durante unos 30 segundos y se me ocurrió una solución sencilla. Vienes con antelación, les dices a los camareros que esperas a una señora y les pides que dividan la cuenta. Eso es todo, no hay incomodidad, porque ella no está presente. Y luego, según el resultado de la cita: si te ha gustado todo, pagas las dos cuentas, y si no, pagas en silencio la tuya y te vas sin remordimientos.
  • En los años 70, nada más salir de la universidad, entré a trabajar en una empresa de informática. Un día vino una mujer quejándose de que su computadora consumía demasiada energía. Lo comprobé tres veces y funcionaba bien. Así que llamé a un colega y le pedí ayuda. Hizo una cosa brillante: después de estudiar el problema, hizo un nudo en el cable de alimentación y le dijo: "Esto ralentizará el suministro eléctrico". No hubo más quejas por su parte. © Friday White / Quora
  • Recuerdo que antes de la fiesta de cumpleaños de mi hermano, nuestro despreocupado padre engulló un trozo de tarta de cumpleaños que mamá aún no había tenido tiempo de decorar. Iban a venir otros niños de visita y la fiesta podría haberse echado a perder, pero mamá salió de esa: cortó los trozos restantes de tarta rectangular y los unió para formar un camión tridimensional, luego lo decoró con glaseado y puso figuritas que "conducían" el camión. Naturalmente, a todos los niños les encantó la tarta. Princess_Queen / Reddit
  • Soy tecnóloga alimentaria con 18 años de experiencia. Cocino una vez al mes. Después meto la comida cocinada y los preparados en bolsas de vacío y los congelo. De los alimentos cocinados los que toleran perfectamente la congelación son chuletas, carne frita, platillos con salsa, calabacines fritos, berenjenas, pimientos asados, coliflor asada, pollo asado, filetes de pechuga de pavo. Un día estoy muy ocupada: pensé en qué cocinar, fui al mercado, puse en marcha todo el equipo -olla a presión, horno, freidora de aire caliente- de una vez lavé toda la vajilla, y ya está, un mes de libertad. Día a día cocino una guarnición, corto una ensalada y el resto solo le queda calentarse. ¡Es una bendición! Mi esposo y yo nos llevamos esta comida para el almuerzo en el trabajo. Guardamos una bolsa en la nevera por la noche y la metemos en la lonchera por la mañana. Solo pierde en sabor en comparación con la comida recién cocinada, porque no tiene una corteza crujiente. Pero la comida recalentada, cocinada ayer o congelada hace un mes, es idéntica. El vacío elimina el exceso de aire, por lo que no se forman cristales de hielo, y sin cristales no hay roturas de fibras ni cambios en la calidad.
  • Hace unos 10 años entré a trabajar en un supermercado como cajera. En la caja registradora no había regañinas por los faltantes: ponías tu propio dinero, y ya está. Pero por los excedentes, tenías que entregar notas explicativas y te cobraban multas: era como si no hubieras tenido tiempo de esconder el dinero, y te pillaban casi con las manos en la masa. Sin embargo, de las monedas de cambio que me dejaban, se podían acumular unos cuantos dólares de más en un día. Después de una semana de trabajo en la caja registradora, me cansé de escribir notas explicativas e ideé un esquema: cuando me dejaban cambio, lo contaba mentalmente, y cuando la cantidad acumulada equivalía al precio de una bolsa de sal, la fichaba en la caja registradora. Dejé de encontrar excedentes, recibí una bonificación y, en general, fui una cajera ejemplar. Después de seis meses de este esquema, durante la auditoría mensual, escuché al auditor hablando con el director: "David, ¿qué demonios está pasando? ¿De dónde ha vuelto a salir un excedente de 250 bolsas de sal en tu tienda?". Y el director: "No lo sé. Simplemente, no lo sé". La historia de la sal llevaba mucho tiempo dando vueltas por las cadenas de tiendas, y solo yo conocía su secreto.
  • Nuestra RRHH organiza eventos con regularidad intentando fomentar la unión del equipo. El viernes pasado trajo un montón de papeles de colores para la siguiente actividad: nombramos por turnos lo que nos gustaba o disgustaba de un compañero y luego hicimos una figura de grulla con el papel. Dijo que así veríamos si había más cosas buenas o malas. Al principio me quedé canturreando ante la idea. Pero al final de la velada, RR. HH. hizo algo por lo que podrían haberla ascendido: recogió todas las grullas de papel y nos dio las gracias por haberlas hecho. Resulta que el lunes tenía que llevarlas al colegio de su hijo y no tuvo tiempo de hacerlas.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas