Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Descubre si padeces el síndrome del impostor y cómo puedes superarlo

¿Alguna vez has sentido que tu buen desempeño se debe a una racha de suerte? Muchas personas se sienten así todo el tiempo y en cada tarea que cumplen o logro que consiguen. Para ellos, su éxito es solo una casualidad y sentirse de esta manera es normal, pero lo cierto es que este problema tiene nombre: se trata del síndrome del impostor.

Genial.guru te cuenta más sobre este síndrome para que detectes a tiempo si lo estas padeciendo.

Qué es el síndrome del impostor

Un impostor es una persona que voluntariamente finge ser lo que no es para alcanzar un objetivo. Quien padece el síndrome del impostor, cree que nada de lo que ha logrado en la vida es resultado de sus esfuerzos. No se creen merecedores de la posición que ocupan o de las notas que obtienen. Se ven a sí mismos como mediocres y viven atemorizados de que los demás descubran lo que realmente son: un fraude.

Sucede en mayor medida entre profesionales o en estudiantes bien calificados, quienes se sienten atormentados por su éxito. Aunque este tipo de síndrome no está descrito en ningún manual médico, los expertos aprendieron a detectar un conjunto de síntomas que provocan ansiedad, miedo y estrés.

Causas del síndrome

¿Por qué una persona siente que no tiene derecho a disfrutar de sus logros? Hay dos causas identificadas:

  • Las causas ambientales se deben a experiencias del pasado que marcaron al sujeto como no merecedor de lo que le toca vivir. Se trata de personas que fueron duramente criticados por sus padres, profesores o colegas. También quienes obtuvieron malas notas durante su formación académica y ahora lograron triunfar en su carrera.
  • Las causas cognitivas, en cambio, tienen que ver con cómo la persona percibe la realidad. Atribuye el éxito a factores externos, no a su propio esfuerzo o valía. Creen que todo lo que les pasa, sean fracasos o logros, dependen de la suerte, favoritismo de los superiores, influencias de divinidades, amuletos y demás. Viven expectantes sobre lo que puede ocurrirles, lo que termina en un círculo vicioso de inseguridad que resulta en la pérdida del control de su propia vida.

Cuáles son los síntomas

Quien presenta el síndrome del impostor, en general, padece de baja autoestima, aunque sus calificaciones sean altas o tenga éxito en su trabajo. También son extremadamente vulnerables a las críticas de sus compañeros o superiores. Pero, existen una serie de síntomas comunes:

  • falta de confianza en sí mismos y en sus capacidades;
  • sentimientos negativos, miedo constante a cometer un error;
  • incapacidad de alegrarse ante los elogios o éxitos alcanzados;
  • inseguridad extrema;
  • depresión, ansiedad y tristeza;
  • pánico escénico;
  • miedo a actuar;
  • bajo desempeño en tareas que antes resultaban sencillas.

Cómo superar el síndrome

Si te diste cuenta de que padeces el síndrome del impostor, no lo minimices. Lo que sientes puede revertirse si pones en práctica algunos consejos:

  • En primer lugar, intenta descubrir las causas que te llevaron a sentirte así. Aceptar el pasado también es importante para poder enfocarte en el presente y evitar que los pensamientos negativos invadan tu mente.
  • Evita sentirte el centro del mundo, pensando que todas las miradas están enfocadas en ti. Esta lleva a la exigencia extrema y al consiguiente sentimiento de fraude por motivos que solo existen en tus pensamientos.
  • Acepta que tienes responsabilidad en el éxito que consigues. No desmerezcas todo tu esfuerzo y trabajo pensando que fue “trampa”. Estás donde estás porque hiciste algo bien.
  • Deja de concentrarte en ti mismo e intenta ayudar a alguien más. Hacerlo te hará ver que siempre existe otra persona que necesita aquello que tú puedes proporcionar.
  • No te compares con los demás. Cada uno tiene diferentes capacidades y experiencias. Intenta aprender a respetar las tuyas.
  • Crea una carpeta con todos los buenos comentarios, felicitaciones o elogios que te hagan tus colegas, clientes o superiores. Cada vez que sientas que estás a punto de bajar los brazos, ábrela y lee esos comentarios. Así recordarás que lo que haces es valioso y auténtico.
  • Por último, no dudes en consultar con un especialista.

¿Experimentaste alguna vez el síndrome del impostor? ¿Qué te ayudo a superarlo? Por favor, comparte tu experiencia con nosotros.