Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Por qué a veces no entendemos de inmediato lo que nos dicen

Cuando de los 5 sentidos se trata, la percepciones del cerebro y nuestro entorno nunca se acaban. La memoria, en este caso, juega un papel primordial junto con los sentidos. Esta se divide en tres partes: sensorial, de corto plazo y de largo plazo. Dentro de la primera se encuentra la memoria auditiva, la cual entra en acción cuando alguien te dice algo y creíste no haber entendido, pero, a los pocos segundos, te das cuenta de que sí comprendiste lo que te dijeron.

Genial.guru quiere explicarte más a fondo cómo es que entendemos algo que escuchamos y que previamente pensamos no haber comprendido.

Memoria a muy corto plazo

La memoria ecoica, también conocida como el almacenamiento auditivo o registro auditivo, o simplemente como memoria auditiva, forma parte de la memoria sensorial, la cual procesa la información de nuestro entorno recibida por los 5 sentidos, pero especialmente por el oído y la vista.

Al escuchar casi cualquier sonido, el cerebro y la memoria ecoica empiezan a trabajar almacenándolo durante un promedio de 4 segundos, y, a su vez, creando una copia exacta de este. Durante ese transcurso, la información del sonido es procesada para entenderse mejor. Lo curioso es que, sin importar si prestaste atención o no, puedes recordar haber escuchado tal ruido.

“¿Qué dijiste?”

El ejemplo más claro de este caso es cuando alguien te pregunta algo y tu respuesta inmediata es “¿Qué dijiste?”, pero segundos después te das cuenta de que sabes qué te preguntaron. Aquí es donde se presenta la memoria auditiva.

Sin embargo, el cerebro tiene la capacidad de decidir si mantener o no tal sonido en la memoria ecoica. Todo depende de si lo escuchado tiene un contexto importante para este, haciendo que dicha información sea enviada a la memoria de corto plazo.

La memoria ecoica en acción

Algunos de los casos más comunes de cuando usamos la memoria ecoica, en cuanto a los sonidos que son almacenados por instantes en el cerebro y luego transferidos a la memoria de corto plazo, son:

  • Escuchar el nombre de alguien y recordarlo sin problemas.
  • Repetir números largos recién escuchados.
  • Recordar la voz de alguien especial.
  • Repetir la melodía de una canción recién escuchada en la radio.
  • Escuchar una broma y repetirla.

¿Sabías de la existencia de la memoria ecoica? ¿Te ha pasado que crees no haber entendido algo hasta varios segundos después? Cuéntanos en la sección de comentarios.