Genial
Genial

8 Razones por las que las exparejas siguen viviendo en la misma casa y cómo enfrentarlo

Generalmente, cuando pensamos en separarnos de una pareja, tenemos la idea de que eso significa, si habitamos en el mismo hogar, que cada uno tendrá que buscar un nuevo sitio para vivir, comenzar de nuevo y sanar las heridas resultantes de la ruptura. Sin embargo, esto no es lo que ocurre siempre, pues existen casos en donde ambos deciden quedarse en el mismo lugar pese a ya no tener ninguna relación amorosa.

En Genial.guru recopilamos algunas de las razones que pueden llevar a dos personas a seguir conviviendo en la misma casa incluso luego de acordar una separación. Quédate hasta el final para conocer el bono.

1. Problemas económicos

En algunas ocasiones, independizarse tras terminar con la pareja no es una opción debido a la imposibilidad de cubrir todos los pagos que implican mudarse a otro lugar, pagar los servicios y cubrir los gastos mensuales sin la facilidad de la división de la cuenta. Aunque algunos ponen en el radar la idea de regresar a la casa de sus padres, también es posible que lo vean como una situación igual o incluso más difícil que quedarse con su expareja, por lo que terminan optando por esta última como una medida temporal mientras su situación financiera mejora.

2. Falta de acuerdos para repartir los bienes

También puede ocurrir que no lleguen a un acuerdo sobre cómo se dividirán los bienes materiales que compraron juntos a lo largo de su matrimonio o unión, como puede ser el caso de la casa o el departamento. E incluso si se decide que la propiedad se venderá para repartir el dinero, proceso que no siempre es rápido, pueden decidir que hasta que eso pase seguirán bajo el mismo techo.

3. Complicaciones en la búsqueda de un nuevo hogar

No solo el aumento de los costos de vivienda en distintas ciudades es una gran dificultad al momento de pensar en cambiarse de hogar, sino también la búsqueda, los procesos que se deben hacer para poder rentar un nuevo sitio, la mudanza, entre otros puntos, son razones que pueden llevar a una pareja a optar por llegar a un acuerdo para seguir en la misma casa.

4. Para mantenerse cerca de los hijos

Aunque los especialistas consideran que seguir viviendo juntos por los hijos podría ser difícil debido a la tensión que puede haber en el hogar, a la confusión que existe debido a la situación, así como a la dificultad en la convivencia, en algunos casos la pareja decide compartir la crianza estando en el mismo hogar para continuar participando en esta área como antes de la separación. Incluso optan por poner reglas o hacer calendarios específicos para el cuidado de los menores, a quienes, mientras van creciendo, les van explicando cómo funciona su familia.

5. Los apegos que se crearon

Luego de una separación, ya sea legal o emocional, existe otra sensación de imposibilidad de salir del hogar común que no está relacionada con el dinero, sino más bien con el apego que durante la unión se creó. Esta dependencia es frecuente, y provoca que cuando una persona está sin la otra, se sienta insegura, débil e incluso incompleta.

6. El amor a la familia

Quizá el amor o el romance entre la pareja ya no existe, pero el cariño por lo que crearon juntos, es decir, una familia, se mantiene. Esta situación genera el pensamiento de mantener el entorno y el hogar familiar, por lo que se prefiere recurrir a la anidación, es decir, separarse, pero seguir viviendo juntos.

7. Miedo al cambio

Dejar la casa en la que has vivido largo tiempo, no ver a tus hijos todos los días, cambiar el camino al trabajo o las rutinas diarias, sin duda, pueden causar temor y terminar paralizándonos en donde estamos. Pero es importante recordar que el cambio es algo constante en la vida, que ocurrirá aunque intentemos evitarlo.

8. Una ruptura amistosa

Si el escenario más cómodo es quedarse los dos en el mismo sitio, seguir compartiendo y el final de la relación se dio en buenos términos, la opción que parece más viable es quedarse en donde están. Si la ahora expareja se trata con respeto, esta es una situación que podría funcionar, aunque puede pasar o que no dure mucho tiempo, o que si se comprende que la relación terminó y se avanza favorablemente se cree una amistad.

Bono:

Las relaciones, familias y modos de convivencia son diversos, por lo que si se decide seguir en casa con una expareja, existen algunos consejos para aplicar que podrían hacer la situación más llevadera y funcional, como:

  • Establecer reglas claras sobre el reparto de las tareas de la casa, los gastos en el hogar y otras actividades, además de comprometerse con estas.
  • Acordar cómo será la relación con los hijos, así como la manera en la que se les dará a conocer la situación.
  • Establecer un nuevo modo de comunicación que sea efectivo.
  • Considerar la opción de tener un mediador, como un terapeuta, para estructurar el nuevo modo de convivencia.
  • Mantener habitaciones separadas para que cada uno tenga un espacio en donde relajarse.

¿Qué otro consejo le darías a alguien que ha decidido quedarse en casa con su expareja?

Genial/Psicología/8 Razones por las que las exparejas siguen viviendo en la misma casa y cómo enfrentarlo
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos