Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Por qué estamos a seis contactos de separación (o menos) de cualquier persona en el mundo, según algunas teorías científicas

8-66
626

Imagínate que quieres contactar a tu artista favorito, quien vive en el otro lado del mundo, para decirle lo mucho que lo admiras. Y tienes que contactarlo utilizando una cadena de cinco personas, empezando por alguien que ya conoces. Según una teoría esto es posible.

Genial.guru le dio curiosidad saber de qué trata esa teoría y descubrió también otras investigaciones que intentaron probarla, incluida una de Facebook. Lee hasta el final, pues incluyó un bono para ti.

Cómo empezó todo: la teoría original

La teoría de seis grados de separación promueve la idea de que cualquier persona del mundo puede estar relacionada con cualquier otra, en cualquier lugar del planeta, siguiendo una cadena de seis pasos o enlaces con cinco personas que actúan como intermediarias. De esta manera, todos los habitantes de la Tierra estaríamos interconectados.

Esta idea surgió en el año 1929, en la publicación del escritor húngaro Frigyes Karinthy llamada Cadenas. En esa historia, los personajes crean un juego experimental para probar que la población humana estaba mucho más cerca de lo imaginado.

De idea original a objeto de estudio

Por supuesto, la teoría hizo eco en el mundo científico, ya que todos tenemos una cierta cantidad de conocidos, los cuales tienen a su vez otros tantos más. Ese número de interconexiones va creciendo continuamente, haciendo posible tener contactos en común con un sujeto objetivo. Y, de hecho, varios interesados en el tema intentaron probar que en verdad es posible contactarse con cualquier persona en seis enlaces.

En 1967, el psicólogo Stanley Milgram y sus colaboradores realizaron una serie de experimentos con el objetivo de descubrir la cuestión de los seis eslabones de la cadena. En la investigación llamada El problema del mundo pequeño se pidió a personas escogidas al azar que vivían en Omaha, Nebraska, y Wichita, Kansas, (ambas en EE. UU.) que hicieran llegar una carta a una persona desconocida de Massachusetts solo a través de sus conocidos.

Algunas cartas nunca llegaron a destino, pues los participantes abandonaron el experimento. Pero, en el caso de los que continuaron, lograron su objetivo: contactarse con esa persona elegida en un promedio de seis pasos o menos. Claro que, más adelante, se realizarían otros experimentos similares.

A seis pasos o “clics” de distancia

En 1998, el profesor Duncan Watts recreó el experimento de Milgram, pero esta vez utilizando la tecnología e Internet. En lugar de cartas, se enviaron correos electrónicos a destinatarios de 157 países. En promedio, el número de intermediarios también fue de alrededor de seis. En la actualidad y con el acceso a las redes sociales, parece que esos seis grados de separación se fueron reduciendo.

En 2011, Facebook e investigadores colaboradores calcularon que, de los 721 millones de personas que usaban el sitio en ese entonces, la separación era de 3,74 grados. Hoy, esta red social ha aumentado considerablemente su número de usuarios, por lo que se reduce también el grado de conexión entre ellas.

Una teoría que puede resultar útil

Ahora, es bueno pensar que entre cada uno de nosotros y alguna celebridad, para dar un ejemplo, pueda existir tan corta distancia para conectar con ella. Asimismo, la teoría de los seis grados de separación tiene su utilidad en otros ámbitos.

Uno de ellos es el mundo laboral. Antes teníamos que distribuir cientos de hojas de vida con la esperanza de que llegara a la oficina correspondiente. Ahora resulta más simple dar a conocer nuestro perfil y conseguir ese proyecto tan anhelado si utilizamos sabiamente los contactos que tenemos en redes sociales como LinkedIn.

Bono: la teoría llevada al cine

La trama de la película protagonizada por Will Smith en 1993 se basa en la idea planteada en la teoría de los seis grados de separación entre diferentes personas, por más distantes que parezcan.

En este caso, el actor interpreta a un joven que se presenta en la casa de dos importantes comerciantes de arte, haciéndose pasar por otra persona. Su presencia activa una serie de eventos que va a cambiarles la vida por completo.

¿Con quién te gustaría conectar siguiendo la teoría de los seis grados de separación?

8-66
626
Compartir este artículo