13 Historias de citas que demuestran lo impredecible que puede ser la vida

Historias
hace 3 meses

La vida puede ser una buena dramaturga. Incluso situaciones tan desagradables como pasar la noche en una estación de tren, un divorcio o la necesidad de visitar el hospital con frecuencia, a veces conducen a un final feliz, y otras a un encuentro fatídico.

  • Una amiga compartió un departamento con su vecino durante varios años. Al final, él decidió comprarle su parte del mismo. Y ahora la compra-venta está en marcha, el dinero de su parte del departamento está en una caja de seguridad del banco. Y el día antes de abrir la caja, me manda un mensaje diciendo que la van a operar de apendicitis. Me pide que cierre el trato y me asegure de que su vecino no la fastidie. Pueden imaginarse el ánimo con el que lo recibí en el banco. Él aún recuerda mi rostro pétreo y mi lenguaje áspero. Ah, sí, llevamos casados 5 años y tenemos dos hijos.
  • La abuela de mi madre salió a la parada del tranvía y se dirigió a un chico atractivo, pidiéndole que arreglara la valla por dinero. El chico resultó ser muy espabilado y aceptó enseguida el trabajo a tiempo parcial. En fin, mi madre volvió del colegio y allí, en la valla, vio sentado su futuro esposo. © bladNorway / Twitter
  • Una conocida pasó por un divorcio difícil. Se quedó sin departamento, pasó un año y medio en una terrible depresión. Finalmente compró un departamento hipotecado en la planta baja. Al cabo de 2 años se le rompió la computadora y pidió a su vecino de la 4.ª planta que fuer a verla. Ahora no entienden cómo vivían el uno sin el otro. Han pasado 10 años. Ahora comen en la planta baja y duermen en la 4.ª. © Larisa Lee / Facebook
  • Mis padres se conocieron en la boda de un amigo. Según mamá, cuando el anfitrión anunció un baile lento, 5 personas corrieron hacia ella a la vez, pero papá las adelantó. Mamá lamentó que nadie más atractivo lo hubiera adelantado, pero bailó con él toda la velada. Pero papá se olvidó de pedirle el teléfono y se quedó sentado en la entrada toda la noche. Por la mañana la acompañó hasta el tren y de nuevo olvidó pedir su número de teléfono. Cuando se cerraba la puerta del vagón, mamá le dijo su número. Él lo memorizó, la llamó y tres años después se casaron. © Pure_christal / Twitter
  • Conocí a mi esposo cuando estaba en el hospital. Él trabajaba allí y yo era una paciente frecuente. Sabía que no me interesaban las citas, así que actuó como un amigo. Me traía narcisos a la habitación o zumo de manzana. Me dejaba más mantas calientes, se sentaba conmigo antes de que empezara su turno y después de que terminara. Como resultado, me di cuenta de que me gustaba y este año celebramos nuestro 12.º aniversario. © GypseboQ / Reddit
  • Cuando me mudé a Japón, me resultaba difícil leer el idioma. Una vez estuve en un supermercado unos 15 minutos con el móvil en la mano, intentando averiguar qué arroz estaba prelavado para no gastar tiempo extra cocinando, cuando de repente un chico se dirigió a mí en mi lengua materna y vino a rescatarme. Intercambiamos contactos, nos vimos y salimos juntos desde entonces. © Bailey Elizabeth / Quora
  • Una conocida mía tuvo un divorcio difícil, la echaron de casa por la noche con su maleta. Se fue a la estación de tren a esperar a que amaneciera y pensar qué hacer a continuación. Un hombre poco atractivo se le acercó, la invitó a tomar un café y ella le contó toda su pena. El hombre le ofreció ir con él a una ciudad vecina donde tenía asuntos urgentes que atender. Ella le dijo que lo esperaría en la estación de tren. En realidad, se iba a marchar, pero se quedó dormida sobre la maleta por el cansancio. Y él se puso muy contento de que ella lo hubiera esperado. Llevan muchos años casados. © Ryta Chamseddine / Facebook
  • Estaba haciendo ejercicio en el gimnasio y me pasé. De repente me mareé y los ojos se me pusieron blancos. Empecé a hundirme lentamente en el piso, y entonces un hombre me agarró. Intentó hacerme volver en mí haciéndome preguntas que requerían concentración: por ejemplo, ¿qué día de la semana es hoy? Cuando vio que estaba bien, sus preguntas empezaron a parecerse a un flirteo: ¿cómo me llamo?, ¿cuál es mi número? y ¿podría, como mi caballero de brillante armadura, invitarme a salir alguna vez? Me hizo reír y consiguió mi número. © super-ro / Reddit
  • Nos conocimos en una fiesta casera, y cuando estaba a punto de irme, el chico me llevó a la habitación de los niños, donde habíamos dejado toda la ropa de abrigo. Y allí me preguntó: «¿De qué color te gustaría escribir tu número de teléfono?». Llevo 20 años casada con él. © Constantlearner01 / Reddit
  • Conocí a mi futuro esposo por teléfono cuando me equivoqué accidentalmente de número: mi nueva conocida me dijo su número y se equivocó en un dígito. Un par de días después le escribí una felicitación por Pascua, deseándole lo mejor y preguntándole qué estaba haciendo. Y recibí una respuesta: «Arreglando mi coche». Me alegré y le escribí: «¡Qué afición más interesante tienes, chica!». Y me contestó: «En realidad, soy un hombre». Entonces nos llamamos, quedamos para una cita y ya llevamos 13 años juntos. Nuestro hijo tiene 11 años.
  • Estudiábamos juntos y vivíamos en la misma residencia, pero no me comunicaba con ella, ya que era una belleza reconocida y yo un nerd. Otras chicas tampoco me convencían, así que decidí concentrarme solo en mis estudios. Pero entonces volví a verla y estaba deslumbrante. Resultó que estaba en el grupo de mi amigo. Me armé de valor y le pedí a mi amigo que le dijera que quería ser su novio; no perdería nada si ella se negara. Ella no aceptó, pero me ofreció amistad. Y después de unas cuantas citas, conseguí salir de la friendzone. Ahora tengo una esposa preciosa y tres hijos. © Zlatan Hazizimovic / Quora

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas