Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Psicoterapeuta explica por qué quitar los granitos a tu pareja genera satisfacción y euforia

Morbo y temor son algunas cosas que siente una persona cuando estalla un granito. La protuberancia se mira como una imperfección que siempre busca eliminarse, sea propia o ajena, y se asocia con la grasa, bacterias, células muertas y una real pesadilla en nuestro aspecto. Aunque tiene un lado bueno: genera satisfacción y placer en parejas y solteros, según el psicoterapeuta Matt Traube, quien investigó las razones de por qué extirpar las espinillas “se siente tan bien”.

Genial.guru comparte los aspectos más relevantes del estudio de este psicoterapeuta para entender cómo las parejas y los solteros se sienten contentos cuando revientan sus espinillas.

Euforia por sacar lo que vemos como una imperfección

Una relación amorosa significa proyección, compañía, amor, fidelidad, apoyo y goce con actividades placenteras que incluye reventar los granitos de otros. Y no bromeamos porque, quienes abordan este tema, explican que es más frecuente de lo que se cree y que, para muchos genera “satisfacción” y “euforia”. Al menos eso dice en una entrevista Matt Traube, psicoterapeuta infantil y familiar especializado en conductas repetitivas centradas en el cuerpo.

Un nuevo nicho ha nacido

De hecho, existe un trastorno denominado forunculofilia que retrata las ganas, placer o necesidad de pulsar cualquier espinilla propia o ajena. Para estos aficionados ya existen varios canales en YouTube, como el de la Dra. Sandra Lee, quien muestra las distintas extracciones normales y quirúrgicas que sus espectadores consideran terapéuticas. “Hay una gran sensación de satisfacción al ver cómo aumenta y se libera la presión”, comenta Lee.

La dopamina activa estas sensaciones de placer

“El acto de hacer estallar la espinilla también puede llenar las necesidades emocionales. Si estás estresado o ansioso, el estallido de la espinilla puede brindar un alivio temporal”, comenta el mismo Matt Traube en un estudio. También aseguró en esta entrevista que las parejas y los solteros suelen reventar los granos propios o ajenos por la euforia que genera. Una sensación que se crea gracias a la dopamina. Esta trabaja como neurotransmisor en las regiones del cerebro y es capaz de regular los movimientos, emociones, motivaciones y sentimientos de placer, incluido el ver y sentir cómo explota la grasa desde un punto en la cara u otra parte del cuerpo.

Compromiso con el otro

Uno puede expresar amor y afecto por el otro de muchas formas. Sin embargo, en el caso de explotar las espinillas, significa un compromiso voluntario por querer “ayudar”, de cierta forma, a que el otro se vea bien. Ante ello, Matt dice que, aunque parezca asqueroso, el hecho de que las parejas remuevan sus granitos “muestra cierta cercanía y vínculo”.

Expresa más de lo que creemos

El mismo especialista indica en su informe que la piel puede ser una “metáfora”, pues los granos pueden ser vistos como un signo de inferioridad frente a los demás. Y recomienda que la decisión de tocar la cara del otro siempre se converse con anticipación, pues no a muchos les gusta y eso hará más sana la relación.

¿Crees que el estallar granitos genera satisfacción? ¿Eres de los que estalla las espinillas de tu pareja? ¡Comparte tus anécdotas más abajo en los comentarios!

Imagen de portada Team Balmert / Youtube