Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Según un estudio, saltar entre dispositivos, como la tableta, el celular y la laptop, puede causar obesidad

8-66
731

En la actualidad, diariamente pasamos del celular a la tableta y viceversa en una gran cantidad de ocasiones, tantas que a veces ni siquiera nos damos cuenta de que vivimos esclavizados por ello. Solemos conectamos a la computadora, pero sin dejar de ver el celular en diferentes momentos. Nos olvidamos de que existe un mundo afuera y que estas prácticas afectan la salud mucho más de lo que podríamos creer. De hecho, un estudio reveló que las personas que intercambian el uso de diferentes dispositivos tienen mayores probabilidades de tener sobrepeso.

Genial.guru quiere presentarte las conclusiones de esta investigación que podría hacer que reflexionemos sobre el tiempo que pasamos con la tecnología.

El lado B de la tecnología

Si batallas con el sobrepeso, quizás el culpable de eso esté en tus propias manos en este preciso momento. Investigadores de la Universidad Rice realizaron un estudio para analizar qué efectos tiene en las personas manejar diferentes dispositivos electrónicos, y encontraron algunos resultados no muy favorecedores para quienes desean bajar de peso y que, además, pasan gran parte del día con su celular, tableta o computadora. Según lo que descubrieron, lo mejor es reducir el tiempo que pasamos con la tecnología.

Sin autocontrol

Los autores del estudio indicaron que utilizar diversos dispositivos digitales está relacionado con una mayor posibilidad de caer en tentaciones y de no tener autocontrol, lo que tendría como consecuencia un incremento en el peso. Richard López, principal autor del estudio, asegura que el uso de este tipo de tecnología ha aumentado significativamente en los últimos años, y que esto ha ido a la par de los altos índices de obesidad que se han registrado en el mundo.

Un problema que ha ido en aumento

La Organización Mundial de la Salud estima que, entre 1975 y 2016, la prevalencia mundial de la obesidad se triplicó. Específicamente en 2016, más de 1 900 millones de adultos de 18 años o más tenían sobrepeso, de los cuales, más de 650 millones eran obesos. Los malos hábitos alimenticios, el sedentarismo y, como demostraron los dos estudios dirigidos por la Universidad Rice, abusar en el uso de diversos dispositivos tecnológicos han favorecido que esta pandemia no cese.

Distracciones constantes

En el primer estudio que se realizó, en el cual participaron 132 personas, se analizaron diferentes conductas, como la frecuencia con la que la gente consulta su teléfono en busca de mensajes mientras está hablando con alguien frente a frente, así como las distracciones que puede tener mientras realiza su trabajo, como ver videos y consultar sus redes sociales. A través de escaneos cerebrales se detectó que este tipo de prácticas están relacionadas con un mayor índice de masa corporal (IMC).

Antojos atractivos

En el segundo estudio participaron 72 personas. Se analizó su actividad cerebral al ver una serie de imágenes de diferentes temas que también incluían fotografía de comida que se veía deliciosa, pero muy engordadora. Los investigadores descubrieron que quienes tenían conductas como las que describimos anteriormente, como consultar mucho sus dispositivos o alternar entre ellos, mostraban una elevación de la actividad en la parte del cerebro que se ocupa de las tentaciones de comida. Otro dato interesante es que también se descubrió que quienes tenían una mayor actividad cerebral que se inclinaba hacia las tentaciones pasaban más tiempo en las cafeterías.

Algo que todos los jóvenes hacen

Además de eso, en un reciente estudio presentado en la Conferencia del Colegio Americano de Cardiología (ACC, por sus siglas en inglés), se reveló que los estudiantes universitarios que utilizan sus teléfonos inteligentes durante más de cinco horas al día tienen 43 % más de posibilidades de desarrollar obesidad y de llevar un estilo de vida que favorezca la aparición de enfermedades cardiovasculares. Los autores aseguran que pasar demasiado tiempo frente al teléfono inteligente reduce el tiempo de actividad física que una persona realiza, y con ello se aumenta el riesgo de desarrollar enfermedades cardíacas.

La convivencia en persona siempre es primero

Para reducir el tiempo que se pasa frente a los dispositivos se recomienda poner límites. Algunas alternativas son tomar un día libre sin utilizar el teléfono, no sacarlo del bolso en una cena, o ponerlo en silencio durante un tiempo para evitar caer en tentaciones. De esta manera, se podría evitar pasar todo el tiempo conectados y aprovechar para hacer otras actividades, como salir a caminar o tomar clases de algún instrumento, y, sobre todo, convivir cara a cara con las personas que nos rodean.

¿Crees que el uso de los celulares, tabletas y computadoras está relacionado con el aumento de la obesidad en el mundo? Cuéntanos lo que piensas en los comentarios.

8-66
731