Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

12 Animales que alcanzan distancias impensables a la hora de migrar

5-27
602

La migración animal es una de las cosas que más sorpresa nos puede causar. El desplazamiento habitual de un hábitat a otro que algunas aves, mamíferos y peces pueden hacer para huir del invierno o verano, conseguir comida o simplemente para reproducirse es algo normal para ellos, mientras que para el humano no es algo que se escuche a diario.

Por ello, Genial.guru se dispuso a investigar e hizo una selección de animales que recorren largas distancias como algo común entre sus propias especies.

1. Tortuga laúd

Gracias a su sistema de regulación de temperaturas, las tortugas laúd viven en casi todos los océanos de la tierra, a diferencia de otras tortugas marinas. Estos grandes reptiles se ubican entre los animales más migratorios del mundo por viajar más de 16 000 km anualmente para alimentarse o desovar. Se les ha visto desde las playas del Caribe hasta el sudeste asiático en Indonesia y Malasia.

2. Caribú

Por otra parte, el caribú que vive en América del Norte puede migrar hasta 5 000 km al año, y cubriendo 1 000 000 km cuadrados, siendo el mamífero terrestre que más recorrido hace al emigrar. En un día puede recorrer unos 19 a 55 km en velocidades de hasta 60 u 80 km/h. También, la cantidad de caribúes por rebaño dependerá de la estación. Por ejemplo, durante primavera se pueden reunir en grupos de hasta 50 000 a 500 000, mientras que en otoño, los rebaños se reducen.

3. Mariposa monarca

Esta mariposa es uno de los pocos insectos que hace viajes transatlánticos. Existen dos grupos de mariposas monarca: las de occidente y las de oriente. Las primeras, durante otoño, viajan desde Canadá hasta Estados Unidos para pasar el invierno en los bosques de eucalipto; mientras que las de oriente, viajan unos 5 000 km al centro de México para refugiarse del invierno en los bosques de oyamel y pino.

Este último conjunto de mariposas es una generación migratoria especial llamada “matusalén” nacida a finales de verano o a inicios de otoño, cuya duración de vida es de hasta 9 meses y, que al emigrar, siguen la ruta usada por generaciones anteriores.

4. Libélula rayadora naranja

Estos pequeños animales se encuentran en su mayoría en África, pero sus migraciones los han hecho ser vistos por casi todo el mundo. Viajan de 14 000 a 18 000 km simplemente para desovar sus huevos; son capaces de hacer esto gracias a sus largas alas que les facilitan volar los vientos más fuerte en altitudes de hasta 1 000 km mientras comen pequeños insectos y plancton aéreo.

5. Colibrí de garganta roja

El colibrí garganta de rubí es una ave migratoria que pasa la mayor parte de su vida en Florida, México y América Central durante el invierno. Durante sus viajes sin escalas, pueden recorrer más de 1 400 km a través del Golfo de México y el Caribe.

Durante la migración de primavera, una porción de la población de estos colibríes puede recorrer unos 800 km y volar sin parar por al menos 20 horas desde la península de Yucatán en México para llegar a Florida y Louisiana, Estados Unidos.

6. Mariposa vanesa de los cardos

Las vanesas de los cardos son mariposas que viven en constante movimiento y, por lo tanto, no se quedan en un mismo lugar por mucho tiempo. Pueden recorrer hasta 1 600 km durante toda su vida. Debido a que, cuando vuelan, lo hacen a grandes alturas, no se ha podido observar con una mejor precisión sus movimientos.

Por otra parte, se sugiere que las especies británicas migran durante otoño en seis generaciones sucesivas hasta 14 500 km de ida y vuelta desde África y el Círculo Polar Ártico.

7. Albatro viajero

Esta ave marina vive la mayor parte de sus vida volando; solo aterriza para comer y aparearse. A pesar de que es difícil tener un número con certeza de cuánta distancia recorren, se registró, gracias a un anillo de reconocimiento, a uno de estos pájaros el cual viajó 6 000 km en doce días.

Por otra parte, se concentran en islas como la de Georgia del Sur, Crozet, Kerguelén, Príncipe Eduardo y en la isla sur de Nueva Zelanda para reproducirse.

8. Aguja colipinta​

A la aguja colipinta​ se le puede ver durante todo el año en casi todas parte del mundo menos en la Antártida y América del Sur. Al terminar la temporada de reproducción, entre julio y agosto, estas aves toman vuelo a sus refugios de invierno dispersos por toda la costa del noreste de Europa, África, Madagascar, Pakistán, la India, el sureste asiático, Australia y Nueva Zelanda. Esto significa que los recorridos varían, sin embargo, para una subespecie, que hiberna alrededor del mar de Wadden, y viaja unos 11 000 km de distancia.

Un experimento reveló que algunos de estos pájaros pueden volar sin detenerse para comer, dormir o tomar agua por más de una semana a velocidades de hasta 56 km/h.

9. Pardela sombría

Al igual que la aguja colipinta, la pardela sombría empieza su etapa de migración después de la temporada de cría. Siguiendo una ruta circular, viajan al norte por el occidente de los océanos Pacífico y Atlántico. En este último, pueden cubrir hasta 14 000 km de distancia desde sus colonias de cría en las Malvinas. Las pardelas que crían en Nueva Zelanda pueden recorrer hasta 74 000 km al año, 500 km en un día, entre Japón, Alaska y California.

Algo interesante de estas aves es que no viajan en bandadas, sino individualmente.

10. Charrán ártico

Esta pequeña ave es conocida por su migración. Vuelan desde sus zonas de cría en el Ártico hasta Tierra del Fuego y, luego, se devuelven una vez al año. Tal recorrido hace que este pájaro viva dos veranos por año, siendo el animal que recibe más luz diurna del planeta.

El charrán ártico puede viajar a lo largo de su vida la distancia equivalente de ida y vuelta a la Luna, unos 800 000 km. Al año, pueden recorrer distancias superiores de 80 000 km, según seguimientos que se han hecho a algunas de estas ave por sí solas.

11. Ballena jorobada

La ballena jorobada pasa los veranos en aguas frías de altas latitudes y, a la hora de reproducirse, se mueve a climas más tropicales o subtropicales. Para esto, recorre distancias de más de 25 000 km al año, rompiendo el récord entre los mamíferos. A pesar de que la razón precisa de estos grandes movimientos se desconoce, se cree que lo hacen para aumentar la cantidad de energía que obtienen al explotar el superávit de alimento, consiguiendo ventajas termodinámicas al estar en aguas templadas durante el invierno.

12. Salmón rojo

La carrera de los salmones, como se le conoce a la migración de estos peces, sucede cuando este migra desde el mar al río donde nació para desovar sus huevos. Subir el río puede ser una tarea muy difícil, no solo porque tienen que recorrer cientos de kilómetros río arriba contra los rápidos sin haber comido nada, sino porque también los osos y otros depredadores los esperan para alimentarse de ellos.

El salmón Chinook y el salmón rojo del centro de Idah viaja aproximadamente 1 400 km y suben unos 2 100 metros antes de desovar. Durante este viaje hay muchas pérdidas, cuyo suceso es llamado “mortalidad en la ruta”.

¿Conoces algún otro animal que haga recorridos impensables a lo largo de su vida? ¿Cuál es? Cuéntanos en la sección de los comentarios, y no olvides compartir este artículo con aquellos que quizás no sepan sobre estos largos desplazamientos.

5-27
602