17 Personas que se equivocaron de forma tan épica que no podemos dejar de reírnos

Historias
Hace 3 semanas

La mayoría de nosotros intenta comportarse adecuadamente, pero en ocasiones nuestro cerebro experimenta un fallo. Las personas pueden cometer errores tan sorprendentes que nos hacen querer gritar: «¿Cómo es posible equivocarse tanto?». Y en ocasiones, esos mismos somos nosotros.

  • La amiga de mi mamá vino a visitarnos, y en la televisión estaban transmitiendo un documental sobre dinosaurios. Ella lo observaba con atención y luego preguntó: «¿Cómo filmaron a estos dinosaurios?». Le respondí: «Con una cámara oculta, claro». Y ella asintió: «Ah, ya veo». Mi mamá se reía entre dientes, pero yo no solté ni una sonrisa.
  • Cuando tenía unos 13 años, le conté a un amigo que existía un animal llamado ligre, resultado del cruce entre un león y una tigresa. Él replicó: «Eres un tonto, los tigres son leonas». Acudimos a su madre para que nos ayudara a resolver la disputa. Ella se puso de su lado. © Waffle_Ambassador / Reddit
  • A mis cuarenta años, mientras miraba a mi esposa ducharse, tuve una revelación: se puede enjuagar el jabón de las axilas simplemente levantando el brazo, en lugar de recoger agua con la mano diez veces y salpicármela.
  • Una vez, conseguí un empleo como cajera en una tienda. Un día, mientras preparaba mi puesto de trabajo, la chica de la caja vecina me saludó efusivamente y me preguntó cómo estaba. Pensé que era muy sociable, una lástima que yo no lo fuera tanto: le respondí de manera breve y seguí con mi trabajo. Después de trabajar allí algunos turnos más, renuncié. Esa misma chica me agregó en las redes sociales y comentaba mis fotos, lo que me sorprendió y me molestó, así que rechacé su solicitud de amistad. Años más tarde, uní algunos hechos y me di cuenta de que era mi prima hermana. Fue bastante incómodo.
  • Mi hermana es siete años mayor que yo. En aquel entonces, yo tenía alrededor de 9 o 10 años. Un día, nos quedamos solas en casa y sonó el timbre. Ella miró por la mirilla y vio a uno de sus pretendientes, con quien no quería hablar. Entonces, me susurró: «Dile que no estoy en casa». ¿Cómo no iba a ayudar a mi hermana? Abrí la puerta y dije: «Laura me pidió que te dijera que no está en casa». Hasta el día de hoy, me lo sigue recordando cada vez que la visito.
  • Mi hermano es un científico, un hombre muy inteligente. En una ocasión, me llamó y dijo: «No puedo encontrar mi teléfono. Seguramente, los niños lo tomaron». No se dio cuenta hasta que le señalé que estaba hablando conmigo a través de su teléfono. © needsomevitaminstbh / Reddit
  • Hoy no pude contactar a un colega durante el día. Tenía que trabajar de noche, así que me estaba preparando para dormir y le envié un mensaje: «No me llames, estoy durmiendo, te llamaré por la noche». Unos quince minutos después, recibí una respuesta: «Ok». Una hora y media más tarde, él mismo me llama y pregunta: «Hola, ¿por qué llamaste?»
  • Una vez, mi madre y yo fuimos a la clínica. La recepcionista le informó que había otra persona con el mismo nombre completo en su base de datos. Mi madre, con total seriedad y entusiasmo, preguntó: «¿En serio? ¿Cómo se llama?». Tanto la recepcionista como yo nos quedamos desconcertados, y mi madre tardó un poco en comprender la situación, así que tuvimos que explicárselo.
  • Caminaba hacia la tienda y, para entretenerme, llamé a una amiga. Estábamos conversando desde hace unos diez minutos cuando recordé que suelo guardar mi teléfono en el bolsillo trasero de mis jeans, y en ese momento no estaba allí. Un escalofrío recorrió mi cuerpo. ¡El teléfono era bastante nuevo, cómo podía haberlo perdido?! Le dije a mi amiga:
    —¡Ana! ¡He perdido mi teléfono!
    —¡Qué mala suerte! Espera, te llamaré y tú vuelve por donde has llegado. ¡Quizás lo encuentres!
    —¡Vale!
  • Mi esposo tiene un hermano gemelo. Me había mencionado que vendría a visitarnos, pero no me dijo cuándo. Después de un día de trabajo, regresé a casa. Al entrar en el apartamento, vi a mi esposo besándose con otra mujer. Llorando, salí corriendo hacia las escaleras y me encontré de frente con mi esposo, que sostenía un pastel. Hubo un momento de silencio. Entonces lo entendí todo. El pastel, desafortunadamente, no tuvo un final feliz...
  • En una ocasión, mi maravillosa esposa, al llegar al estacionamiento de nuestro edificio de apartamentos, redujo la velocidad y miró hacia mi espacio de estacionamiento. Le pregunté por qué lo había hecho, y ella respondió: «Quería ver si ya habías vuelto del trabajo». Sí, estaba allí, sentado a su lado en el asiento del pasajero. © Angryfromnv / Reddit
  • Un día, mi hermano, que por cierto es ingeniero, y yo estábamos por salir, cuando mi mamá acababa de sacar un postre del horno. Entonces, mi hermano comentó: «Sería fantástico si existiera algo que pudiera enfriar los alimentos... Como un horno, pero que enfríe en lugar de calentar». Mi mamá sonrió, lo miró y colocó el plato en el refrigerador© effietea / Reddit
  • Fui a una pastelería, compré una tarta entera y dije: «No quiero comerla aquí. Por favor, ¿podrían empacarla? Gracias». Definitivamente, necesito socializar más y hablar con más personas. © small****bigbrains / Reddit
  • Mi hermana decidió rociar insecticida en el ventilador de techo para eliminar un mosquito antes de dormir. Sin embargo, dañó el aerosol con el mismo ventilador y esparció todo su contenido por la habitación. Cabe mencionar que ella es ingeniera. © dubaichild / Reddit
  • Mi mejor amiga es una científica. Un día, mientras viajábamos en coche y llovía, pasamos por debajo de un puente pequeño, y ella preguntó con total seriedad: «¿Acaso la lluvia se detuvo por un momento?».
  • Una señora llamó a mi madre gritando y acusándola de tener un romance con su esposo, tratándola de sinvergüenza y demás. Resultó que cuando publicamos un anuncio en el periódico para vender gatitos, el esposo de esta señora anotó el número de mi madre y lo guardó en su teléfono como «Gatita». Quería sorprender a su esposa con un gatito.
  • Una vez fui a visitar a una compañera de clase, y su padre abrió la puerta. Pero había olvidado cómo se llamaba mi compañera, ya que todos la llamaban por su apellido. Entonces se produjo el siguiente diálogo:
    — ¿Está ella en casa?
    — ¿Quién es ella?
    — Bueno, la que vive aquí...

Y si quieres otra porción de historias sobre personas cuyas acciones son difíciles de olvidar, aquí tienes una selección de mujeres con peculiaridades.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas