17 Mascotas con las que no tiene sentido intentar jugar a las escondidas, de cualquier forma ganarán

A los animales que no son capaces de defenderse por sí mismos en una pelea con los depredadores, la naturaleza los ha dotado de una asombrosa capacidad para camuflarse y fusionarse con el medio ambiente. Aunque las mascotas no necesitan tales habilidades, ya que con las personas que se preocupan por ellas nada amenaza su seguridad, todavía les encanta jugar a las escondidas con sus dueños, lo que a veces los hace preocupar.

En Genial.guru estamos fascinados con nuestras mascotas, que han aprendido a dominar el arte del camuflaje a la perfección y son capaces de pasar inadvertidas durante horas, como ninjas reales o agentes en una emboscada.

1. “No pude encontrar al gato, ya busqué por todos lados. Y luego levanté los ojos... ¡Solo mira esta carita!”

2. El juego se llama Encuentra al impostor

3. “Este es mi perro León fingiendo ser una pieza de ajedrez”

4. “Mi esposa se durmió y yo no pude encontrar al gato durante 15 minutos”

5. “Ya pasaron 5 horas, todavía no me descubrieron”

6. “Me desperté y por un minuto no pude encontrar a mi perro”

7. “Hoy llevé a mi gata al veterinario”

8. “Sí, por eso compramos una colchoneta así”

9. Hay 2 gatos en esta foto

10. “Hay un pequeño lagarto acechando en mi fregadero”

11. ¿Cuántos aguacates ves aquí?

12. Y en esta imagen se esconde un perro

13. “Esta mañana no pude encontrar a uno de mis gatos y me asusté muchísimo, y luego miré hacia arriba”

14. “Fui a dormir una siesta y descubrí que mi cama ronroneaba”

15. “Pasé una hora buscando a mi perro por toda la casa y no podía encontrarlo por ningún lado”

16. “Es solo que mi gato está esperando que alguien lo pise”

17. “No pude encontrar a mi gata. Miré debajo de la cama, debajo del sofá y debajo de la mesa, dondequiera que pudiera en teoría esconderse. Y ella estuvo aquí todo este tiempo”

¿Cuán seguido no puedes encontrar a tu mascota en casa? ¿Qué otros talentos tienen tus animalitos?

Imagen de portada Wrocd / Pikabu
Compartir este artículo