Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

17 Pruebas de que la inteligencia de los animales es mucho más alta de lo que solemos pensar

8-66
25k

Los animales pueden no solo cumplir las órdenes de un humano ciegamente, sino también mostrar un notable ingenio. Algunos de ellos, sabiendo que nos afectan sus expresiones faciales o de ternura, ejercen presión sobre nuestro sentimentalismo, mientras que otros inventan esquemas verdaderamente complejos para lograr lo que quieren.

En uno de los hilos, los usuarios de Reddit compartieron historias sobre las cosas inteligentes que los animales hicieron ante sus ojos. Y algunas de ellas son tan impresionantes que Genial.guru decidió compartirlas contigo.

  • Me hice amigo de un cuervo. Lo alimentaba cuando salía a fumar al porche. Una vez, encontré un paquete de cigarrillos vacío cerca de la puerta, me sorprendí y lo tiré. Unos días después ya había tres paquetes, y junto a ellos estaba el cuervo. Extendí la mano para tirarlos, pero por alguna razón él comenzó a defenderse. Estaba molesto, pero aun así le di un trozo de carne, y entonces él me acercó uno de los paquetes. Y lo entendí: ¡el cuervo estaba negociando conmigo! Esto se repitió varias veces hasta que llegó el invierno a Minnesota. © Asiansensationz
  • Mi perro muchas veces pone uno de sus juguetes chillones junto a un pequeño agujero en la cerca que nos separa de nuestros vecinos. Lo hace chillar y espera a que el perro vecino se acerque y se lleve el juguete rápidamente, y entonces mi perro le ladra con indignación. © Bl00d_0range
  • Tenemos 2 gatitos. Un día, cuando todos nos reunimos en la mesa, uno de ellos se levantó y apoyó las patas delanteras en las rodillas de mi padre. Todos se rieron ante ese intento tan obvio de robar comida, y mientras toda nuestra atención estaba concentrada en él, su hermana saltó a la mesa y se robó una pata de pollo entera. Ambos huyeron y dividieron el botín cerca. Todos estábamos impresionados. © FindingAlaska
  • Tengo un loro senegalés. Cuando coloco en su jaula una tapa de plástico de una botella, la agarra con su pico, saca agua de su bebedero, y luego se sienta en el palito, sosteniendo la tapa con su garra, y bebiendo como si fuera una taza de café. ¡No tengo idea de dónde aprendió eso! © Nickelbagn
  • Mi gato siamés una vez abrió un armario de la cocina y arrastró a la sala de estar una bolsa de comida cerrada, porque yo había olvidado darle de comer. © MechaGuru
  • Mi antiguo compañero de cuarto se comportaba como un imbécil con mi perro. Al pasar junto a él, muchas veces saltaba hacia él y gritaba. Un día, cuando el chico llegó a casa, mi perro entró en la cocina, se escondió detrás de la puerta, esperó a que él pasara, y también saltó inesperadamente y le ladró. Buen chico (P. D.: El compañero de cuarto pronto se mudó). © raptorbluez
  • Vi a un chimpancé en el zoológico que aplaudía, como una estrella en algún espectáculo, y cuando los visitantes también comenzaron a aplaudir, él comenzó a bailar. © greatrater
  • Hace unos años, presencié la siguiente situación: en el medio de la calle había varios trozos de pan. Un cuervo trataba de recogerlos, pero un perro vecino lo ahuyentaba obstinadamente. Así, el cuervo hizo 3 intentos fallidos y finalmente aterrizó a cierta distancia. El perro corrió tras él. El cuervo volvió a despegar y aterrizó a un metro del punto anterior. El perro corrió tras él de nuevo. El cuervo hizo eso hasta que el perro terminó en la otra vereda de la calle, y luego regresó y comió tranquilamente. © RotomGuy
  • Cuando éramos chicos, mi amigo y yo íbamos con nuestros padres a pastar a las ovejas. Era un terreno montañoso, y teníamos que bajar una ladera con ellas. Después de un tiempo, uno de los perros pastores se separó de nosotros y se fue corriendo, y después de unos 20 minutos, nos alcanzó abajo con 15 ovejas perdidas. © bmsbluemountainstate
  • Parece que mi gato es más inteligente que mi marido. Mi esposo no le permite dormir con nosotros en la misma cama, diciendo que hay mucho pelo y todo eso. Lo que, obviamente, aflige al gato. Bueno, lo que hace es esperar hasta que mi marido se duerma después de un duro día de trabajo y, con el aire de un vencedor, se acuesta de mi lado de la cama e intenta fusionarse con la sábana.
  • Trabajo en el sistema de videovigilancia “Ciudad segura”. Bueno, la mayoría de los animales, y hasta las palomas, cruzan las calles en semáforo verde, y solo la gente sigue corriendo en rojo...
  • Tengo un loro, y conoce la orden de “ve a hacer caca”, sabe besar y también le gusta decir “oye, Google” cuando quiere llamar mi atención, porque sabe que con esa frase yo llamo la atención de Google. © birbbs
  • Cada vez que dejo que mi perro me lleve adonde le plazca y le doy libertad de movimiento, en el 100 % de los casos me lleva a la tienda de mascotas local. © _iPood_
  • Mi esposo y yo nos mudamos a Australia y adoptamos un gatito llamado Muffin. Durante mucho tiempo, para nuestro disgusto, nos fue imposible establecer contacto con él, hasta que mi marido dijo en broma: “¡Es que el gato es local y, por lo tanto, habla inglés!”. Hicimos la prueba y, ¡oh, milagro!, casi de inmediato reaccionó a un par de simples palabras amables en inglés. En resumen, ahora nuestro gatito sabe dos idiomas, porque desde hace poco también responde al nombre Pastelito. Mi marido se ríe, diciendo que pronto nuestro gato sabrá más idiomas que él.
  • Tengo un perro golden retriever. Le gusta mucho nadar. Muchas veces viajamos a la misma playa, y mi peludo amigo ya ha aprendido el camino. Cuando nos acercamos, casi golpea su cabeza contra el techo del auto por las ganas que tiene de bañarse. Pero, si nadamos juntos, siempre le parece que me estoy ahogando: nada hacia mí, arañándome con las patas, me acerca el cuello para que me aferre a su collar y me arrastra hacia la orilla.
  • Tengo un Maine Coon. En verano, en nuestro departamento hace mucho calor, pero el gato se ha adaptado a eso: salta sobre el refrigerador, abre la puerta del congelador con la pata trasera y luego se mete dentro para tomar una siesta refrescante. Astuto. © musicals4life
  • Una vez, estaba alimentando a unos patos con pan (lo sé, lo sé, no hay que hacer eso, pero entonces no lo sabía). Se acercó una garza, tomó un trozo de pan, lo arrojó al agua y atrapó un pez que se acercó nadando para comerlo. © Victorymm07

¿Has tenido historias similares en tu vida? ¿Cuáles te impresionaron más?

8-66
25k