Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

9 Hechos sobre los Maine Coon que los criadores mantienen en secreto

Desde hace unos 10 años, mi esposo y yo hemos soñado con un gato de raza Maine Coon, pero decidimos comprarlo cuando tuvimos hijos y adquirimos nuestro propio departamento. Entonces, compramos un gatito de 3 meses. Desde entonces, he escuchado muchas advertencias de que nos va a comer, y preguntas sobre por qué es tan pequeño, porque crecen del tamaño de un lince.

Nuestro gato ya tiene 10 meses y nos hemos acostumbrado por completo. Durante este tiempo, comprobé todos los mitos relacionados con esta raza y estoy dispuesta a contarles a los lectores de Genial.guru dónde comienzan y terminan las mentiras.

No son tan grandes

Creo que todo el mundo ha visto las fotos sacadas en las exposiciones de gatos, donde los dueños de los Maine Coon los estiran, y los animales parecen enormes. Hay leyendas de que los gatos de esta raza crecen hasta pesar 15-25 kg. De hecho, no son tan grandes como los criadores nos quieren hacer creer. Tienen un estándar: los machos pesan de 5,9 a 8,2 kg (castrados, hasta 12 kg), las hembras — de 3,6 a 5,4 kg (esterilizadas, hasta 7,5–8,5 kg).

Para que puedas comparar: el gato de pura raza de mis padres pesa un poco más de 5 kg, al igual que una hembra Maine Coon bastante grande. ¿Por qué, entonces, los gatos de esta raza se ven tan grandes en las fotos? En primer lugar, una buena perspectiva: la cabeza del animal está más cerca de la cámara que la cabeza del dueño, y su cuerpo es estirado; a primera vista, parece ser un verdadero gigante.

En segundo lugar, los Maine Coon son realmente más grandes que otros gatos domésticos. Tienen el esqueleto más largo, músculos desarrollados y patas muy potentes. Generalmente, estas particularidades ya se notan en la infancia.

Los Maine Coon tienen sus propias enfermedades

Estos gatos están adaptados para la vida en condiciones climáticas severas, por lo tanto, suelen gozar de buena salud y tienen una buena esperanza de vida. Según los datos de las compañías de seguro de vida suecas de gatos domésticos, en los años 2003-2006, la esperanza de vida promedio de los Maine Coon era de aproximadamente 12 años y medio, mientras que más del 50 % de los animales asegurados vivieron más tiempo.

Sin embargo, la raza sufre de enfermedades específicas. Una de ellas es la miocardiopatía hipertrófica. En el caso de los Maine Coons, este es el resultado de la herencia autosómica dominante. La enfermedad generalmente se manifiesta en las edades media y avanzada. Puede provocar edema pulmonar, parálisis repentino de las extremidades posteriores y hasta la muerte. Debido a problemas cardíacos, antes de la castración o esterilización, el gato de esta raza necesita un ECG y una ecografía del corazón.

Otro problema específico de la raza es la atrofia muscular espinal que se manifiesta en la infancia: la parte posterior del cuerpo del gatito se balancea al caminar, el animal no puede saltar sobre los muebles.

Los Maine Coons también tienen más probabilidades que otras razas de sufrir displasia de cadera. Esta enfermedad se manifiesta en la edad avanzada: el animal comienza a cojear.

Son amigables, pero no son muy cariñosos

Los Maine Coon suelen llamarse “gigantes cariñosos” por ser dóciles y obedientes. Los criadores afirman que estos gatos son leales a otras mascotas y a los niños, además, son fieles a sus dueños. Nuestro gato no saca sus garras ni usa sus dientes, incluso cuando los niños de 10 meses lo tiran de la cola y el bigote. Además, él mismo se acerca a ellos y le gusta quedarse dormido en sus camas.

Pero los criadores mantuvieron en secreto el hecho de que a los Maine Coon no les gusta que los tomen en brazos y los acarician. Estos gatos son cariñosos solo cuando ellos mismos lo quieren. Si quieres tocarlo, entonces un gato bien educado simplemente te dará la espalda, pero si está mal educado, entonces incluso puede morderte.

Son gatitos eternos

En primer lugar, son gatos de crecimiento lento. Alcanzan la pubertad a la edad de un año y su crecimiento termina a los 3 años, y en algunos casos, incluso a los 5 años. Y, en segundo lugar, incluso después de eso, los Maine Coon conservan su alegría y la espontaneidad. También deberías saber que, con la edad, aumentan su capacidad de escalar cada vez más alto.

¿Saltar a la mesa del comedor? ¿Sacar una flor de la maceta? ¿Tirar la estatuilla de porcelana del estante? Pueden hacerlo, saben cómo se hace, y lo hacen. Los dueños experimentados quitan casi todo, incluso desde los estantes ubicados en lo más alto.

Estos gatos pueden ser muy ruidosos

Muchos propietarios de Maine Coon afirman que estos gatos tienen una estructura especial de cuerdas vocales y, en lugar de maullar, emiten sonidos melódicos. Esto no es del todo cierto. Estos gatos realmente pueden emitir sonidos melódicos. Pero también son expertos en gritar como un gato callejero en marzo. Hay muchas posibilidades de que te toque una mascota muy “habladora”, por lo que los amantes del silencio no deben confiar en los criadores.

Les encanta jugar con agua

A los Maine Coon les encanta jugar con agua. Algunos expertos creen que este rasgo lo heredaron de sus ancestros lejanos: los gatos de navío que pasaron mucho tiempo en el mar. Muchos propietarios afirman que sus mascotas mueven graciosamente sus patas sobre el agua, como si conjuraran, de hecho, los gatos “desentierran” el agua. Se cree que mantuvieron este hábito en sus genes desde los tiempos cuando vivían en la naturaleza y tenían que limpiar los charcos de ramas y hojas caídas.

A menudo, los Maine Coon, “desenterrando” la bebida, voltean el tazón inundando el piso. Algunos prefieren limpiar todo este charco cada vez que su gatito lo haga, otros, ponen el bebedero en la tina o lavabo; y otros le pone al gato una cubeta grande que no puede voltear. Nuestra mascota, cuando ve un recipiente grande con agua, prefiere sumergir su pata y beber “de la mano”.

No les gusta la soledad

Los Maine Coon tienen mucho en común con los perros. Generalmente, eligen un dueño y permanecen fieles a él toda su vida. Si tu gato te eligió entre todos los miembros de la familia, entonces tienes mucha suerte, pero hay inconvenientes: es poco probable que te brinde privacidad en el baño o en la ducha. Las puertas de la habitación donde estás siempre deben permanecer abiertas.

Estos animales suelen odiar la soledad: incluso si saliste de la casa por solo un par de horas, tu Maine Coon te recibirá con maullidos salvajes. Pero los gatos de esta raza pueden aprender con facilidad algunos trucos para perros. Nuestra mascota siempre acude al llamado y sabe traer la pelota. Algunos propietarios incluso se jactan de haber enseñado a su mascota favorita a “sentarse”.

Estos gatos son quisquillosos

A los Maine Coon les encanta cuidarse a sí mismos. A veces se lamen tan cuidadosamente que parece que están obsesionados con su apariencia. Son muy particulares en cuanto a la higiene del baño: es muy difícil elegir la arena para la caja de arena de un Maine Coon. Tuvimos que probar un montón de arenas hasta que encontramos una que le gustara. Hasta ese momento, el gato orinaba directamente al piso. Y otra cosa, la defecación del gato no es frecuente, pero es abundante.

Además, los representantes de esta raza están muy preocupados por sus garras. Para no arañar a sus seres queridos, los Maine Coon desgarran todo lo que les llama la atención. El nuestro estropeó el tapizado del sofá, papel tapiz y todas las sillas. Un rascador apenas ayudará en este caso, simplemente se convertirá en otro lugar para la “manicura” que no sustituirá por completo a los demás. La única forma de proteger los muebles es cortar periódicamente sus garras.

No necesariamente tienen una apariencia ruda

Se cree que los Maine Coon tienen una apariencia muy ruda. Y todo por la forma específica de los ojos, la zona masiva del bigote y la barbilla, que se llama la “caja”. Algunos comparan a sus mascotas con Ron Perlman.

De hecho, esta raza tiene 2 ramas: europea y americana. Y la apariencia ruda es un rasgo peculiar de la primera. Así como las grandes borlas en sus orejas. Los estadounidenses tienen una cara más elegante y orejas pequeñas con las borlas más cortas. Además, tienen un pelaje más grueso y sedoso.

¿Te gustaría tener un Maine Coon en tu casa? ¿O tal vez ya tienes uno? Cuéntanos sobre tu mascota.

Imagen de portada raisedbutconfused / Reddit