Estudio afirma que los perros gruñones con sus dueños aprenden trucos con mayor facilidad

Es común pensar que los perros que son más amigables y obedientes con sus dueños son más inteligentes, pero un estudio del Departamento de Etología de la Universidad ELTE Eötvös Loránd en Hungría demostró que los problemas de comportamiento y la relación conductual entre perro y dueño podrían tener un carácter determinante en el aprendizaje y resolución de pruebas.

Genial.guru es un amante apasionado de las mascotas, por lo que quiere mostraste los detalles más importantes e interesantes de este descubrimiento y un bono especial al final del artículo.

1. Personalidad canina

Existe una amplia evidencia de que el carácter dominante en los perros, está asociado con sus rasgos de personalidad como la impulsividad, la asertividad, la capacidad de entrenamiento y la amabilidad. Dichos rasgos tienen un impacto en los comportamientos y la relación con sus dueños. Pero no depende específicamente de una raza en particular ni se transmite genéticamente.

Por eso, a pesar de conocer la personalidad de sus padres o hermanos, es muy difícil determinar cuál será la personalidad de un cachorro cuando nace.

2. Irritable vs. hiperactivo

Para esta investigación, los dueños de los perros respondieron a un cuestionario antes de que sus mascotas iniciaran la prueba. De acuerdo con sus respuestas, los científicos dividieron a todos los animalitos en dos grupos conductuales: “irritabilidad” e “hiperactividad”.

Los perros que conformaron el equipo de los “irritables” eran aquellos cuyos dueños describieron con altos niveles de agresión (gruñidos o mordidas), asertividad y persistencia. En contraposición, los perros “hiperactivos” eran los más distraídos, dependientes y amables en sus relaciones con sus amos y desconocidos.

3. Los perros gruñones con sus amos pueden aprender más fácilmente

La prueba del estudio consistía en que el perro siguiera un recorrido con obstáculos hasta encontrar un premio. El perro debía seguir el recorrido 3 veces. La primera vez, el demostrador le enseñaba el premio al perro y lo colocaba detrás del obstáculo para que este intentara llegar a la recompensa buscando el camino él solito. La segunda y tercera vez, el demostrador, y luego el dueño, le indicaban al perro un camino para llegar al premio.

De acuerdo con los resultados del experimento, los perros “irritables” lograron encontrar más rápidamente la recompensa que los perros “hiperactivos”. Esto fue posible porque estos animalitos dominantes son más observadores y están más atentos a lo que sucede a su alrededor, por lo que fueron capaces de aprender o imitar los patrones mostrados por los humanos con mayor facilidad.

4. Los perros voltean a ver a sus dueños dependiendo de la dificultad del desafío

Existen varias investigaciones que demuestran que los perros voltean a mirar a sus dueños, cuando enfrentan un problema difícil e irresoluble, o están frente a un estímulo inusual o aterrador.

Para este estudio se pudo verificar esta teoría, ya que los perros miraron a sus propietarios con mayor frecuencia cuando sentían que no podían superar las pruebas colocadas. Sin embargo, los perros con mayores puntajes de irritabilidad miraron con menor frecuencia a sus amos y tuvieron mejores resultados.

Por eso se puedo correlacionar la búsqueda de la mirada del perro hacia su dueño con la dificultad de la tarea.

5. Los perros pueden intentar resolver problemas cuando están solos

Otro descubrimiento interesante se dio cuando los perros “hiperactivos” estaban en ausencia de sus dueños. Ellos se mostraron menos dependientes y trataron de resolver los problemas de manera más persistente. A diferencia de cuando el dueño estaba participando de la prueba, cuando parecía que sus perros estaban bastante más distraídos y, en general, no tenían resultados exitosos.

6. El aprendizaje no se determina según la raza o edad del perro

Hay indicios de que se podría determinar la capacidad de atención de un perro frente a señales humanas según los rasgos anatómicos de su cuerpo, como la forma de su cabeza; o según su experiencia de vida, como, por ejemplo, si estuvo alguna vez en un refugio.

Pero con respecto al aprendizaje, a pesar de las distintas razas y edades dentro del grupo de prueba, la población perruna no demostró una diferencia de capacidades relevante.

Bono: similitudes entre los perros y elefantes con actitudes agresivas

Con base en los resultados, el estudio plantea que los perros con elevados niveles de “irritabilidad” están más atentos a las acciones humanas, por lo que tienen un nivel mayor de atención y podrían aprender de manera más efectiva.

Algo similar ocurrió en un estudio de elefantes asiáticos semicautivos, en los que los investigadores detectaron una correlación positiva bastante fuerte entre la “agresividad” y la “atención”.

¿Tienes un amigo peludo amigable o gruñón? ¿Cómo es tu relación con tu mascota? ¿Coincide con los resultados del estudio?

Compartir este artículo