Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Te explicamos por qué la nariz de los perros es húmeda

La nariz de los perros, también conocida como trufa, es una de las partes más significativas e importantes de su cuerpo. En ella se encuentran millones de receptores que envían toda clase de información al cerebro sobre el medio ambiente que los rodea. Quienes conviven con un perro saben que al salir de paseo, al llegar a un lugar nuevo y prácticamente en casi cualquier situación, olfatean todo antes de hacer cualquier otra cosa, y esto se debe a que el olfato es su sentido más desarrollado.

Una característica muy importante de la nariz de los canes es su humedad, y Genial.guru te explica cuáles son sus funciones específicas.

Para impregnarse de los olores

Los perros tienen la nariz húmeda porque esto les permite retener los olores que detectan. Su trufa posee una ligera capa de fluidos y mucosa que ayuda a atrapar de mejor manera los olores a su alrededor; incluso lamen su nariz con frecuencia para mantenerla húmeda. Es por eso que cuando estamos cocinando, o durante los paseos en el parque o en la calle, vemos que nuestros amigos caninos pasan su lengua sobre su trufa, como si estuvieran saboreando algo, con el objetivo de que se impregne la mayor cantidad de olores posible.

La nariz manda señales al cerebro

La trufa húmeda de los perros les permite contener mejor los olores y, por tanto, las pequeñas partículas que los conforman. La humedad ayuda a que la recepción neuronal de estas partículas sea muy rápida y eficaz; de esta manera, el cerebro puede interpretar mejor la información acerca de todos los olores que le llega desde la nariz.

Para regular mejor su temperatura

Cuando un perro ha pasado mucho tiempo bajo el sol, o durmiendo, es posible que su nariz se sienta seca debido a la elevada temperatura o a que, durante el sueño, no se ha tomado el tiempo de lamerla para mantenerla húmeda. Lo mismo sucede cuando ha estado expuesto al viento. En los momentos en que un perro siente mucho calor, usará su lengua para refrescar su nariz y así mantener la temperatura corporal. Todo esto sucede porque los perros no tienen glándulas sudoríparas como las de los humanos, por lo que poseen otros mecanismos para mantenerse a una temperatura saludable.

Cuándo consultar al veterinario

Dependiendo de los hábitos de cada perro, su nariz puede estar un poco más seca o más húmeda; sin embargo, un exceso o una falta alarmante de mucosidad pueden ser razones para consultar al veterinario. Si tu perro tiene la nariz extremadamente seca o agrietada, con costras, o si presenta mucosa en exceso, turbia o más espesa de lo usual, es momento de agendar una cita con un especialista para conocer las causas del problema.

¿La nariz de tu perro está siempre húmeda o tiende a secarse por momentos? ¿Te has fijado en qué olores le agradan o desagradan más?

Compartir este artículo