Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Un hombre construyó una minicasa para su perro con problemas de confianza para ayudarlo a sentirse seguro

Cuando un animal tiene un comienzo difícil en la vida, no siempre es fácil para su nuevo dueño hacer las cosas de la manera correcta. Sean Farrell de Birmingham, Inglaterra, enfrentó este problema con su perro adoptivo, Buster. Pero no se rindió, y, en cambio, utilizó su imaginación para conseguir resultados realmente impresionantes.

En Genial.guru nos sentimos inspirados por el proyecto de Sean, así que nos gustaría compartirlo con todos nuestros lectores.

Un hombre y un perro se encontraron

Cuando Buster apareció en la casa de Sean, ya tenía 9 años. Inicialmente, el hombre quería criar al perro por un tiempo y luego ayudarlo a encontrar un hogar de manera permanente. Pero esto realmente no fue posible: Sean se enamoró de Buster de inmediato y no quiso dejarlo ir nunca más.

Para entonces, Buster, un Staffordshire Bull Terrier, había estado atrapado en un refugio durante mucho tiempo y necesitaba de forma desesperada un nuevo hogar. Así que contó con mucha suerte cuando conoció a Sean, porque parecía que estos 2 chicos estaban hechos el uno para el otro.

Pero incluso con un amoroso dueño, Buster todavía sentía la necesidad de estar solo

Desafortunadamente, resultó que Buster tenía serios problemas de confianza y era especialmente cauteloso con los hombres solteros. Cuando su dueño bajaba las escaleras, el perro inmediatamente corría escaleras arriba, ya que no se sentía cómodo estando solo con Sean. E incluso después de un par de años viviendo en su casa, Buster todavía prefería pasar tiempo solo.

Sean decidió dejar que Buster tuviera su propio espacio personal

Sean quería desesperadamente ayudar a su pequeño amigo, así que decidió navegar en Internet en busca de inspiración. Fue entonces cuando se le ocurrió la idea de construir una pequeña casa justo en su sala de estar. A pesar de no tener habilidades en la carpintería, el hombre compró madera contrachapada y comenzó a trabajar en el marco.

Sean estableció el siguiente objetivo: crear un lugar libre de humanos donde su perro se sintiera seguro y cómodo, ayudándole así a superar sus problemas de seguridad.

En aproximadamente 2 semanas, la “alcoba de Buster” estaba lista, ¡y todo salió de la mejor manera posible!

La casa resultó ser un verdadero paraíso para perros

Sean no solo construyó un lugar seguro para su perro, sino que también lo decoró perfectamente, haciéndolo parecer una verdadera minicasa. En su interior hay una cama enorme y acogedora, plantas, luces de ambiente, un ventilador e incluso algunas fotos de Zook, el perro anterior de Sean, en las paredes.

La casa también está insonorizada para que Buster ya no tenga miedo de los fuegos artificiales.

Para mantener entretenido a su amigo, Sean agregó una pequeña pantalla de televisión para que Buster pueda ver sus programas favoritos de vida silvestre y escuchar ruidos de animales.

Esta idea cambió por completo su relación

La “alcoba” tuvo un efecto realmente impresionante en Buster. Casi de la noche a la mañana, cambió por completo su actitud hacia su amo al darse cuenta de que puede estar cerca de cualquier hombre sin vivir con el temor de ser maltratado.

Hoy en día, Buster ama tomar siestas y pasar tiempo a solas en su habitación especial. Él sabe que su dueño nunca lo molestará cuando esté allí, y eso lo ayuda a sentirse completamente a salvo.

¿Estás listo para hacer algo especial por tu mascota? Por favor, comparte tus propias historias con nosotros en la sección de comentarios.