Genial
Genial

10 Animales peligrosos que consideramos lindos e indefensos en vano

Durante el proceso de evolución, los animales desarrollaron diferentes métodos de defensa. Algunos aprendieron a fusionarse con el medio ambiente, otros, a asemejarse a depredadores, y el resto adquirió un aspecto físico encantador, pero traicionero. ¿Quién podría pensar que los loris lento pigmeo son venenosos? ¿O que los gatos patinegros son los representantes más peligrosos de la familia felina?

Genial.guru está seguro de que el aspecto físico es engañoso, por lo que no vale la pena subestimar a nuestros pequeños amigos del reino animal. Aunque parezcan animales inofensivos, pueden ser muy peligrosos para los seres humanos.

1. Manul

El pequeño representante peludo de la familia de los felinos parece inofensivo, pero solo a primera vista. Es muy sigiloso e independiente, por eso prefiere vivir en soledad y buscar pareja solamente en el período de apareamiento.

Tal estilo de vida deja una marca en el carácter del manul. Se vuelve muy agresivo cuando alguien invade su territorio. Sus colmillos son 3 veces casi más largos que los de un gato normal, y fácilmente puede comer la columna vertebral de una liebre. También ataca a los seres humanos, por eso es imposible domesticarlos.

2. Ratel

El principal rasgo del ratel es su valentía. Este pequeño animal es capaz de atacar a un leopardo o a un león, y su sistema inmunológico es tan fuerte que, si una cobra lo muerde, él simplemente se dormirá. Lo que pasa es que el ratel tiene una piel única, tan fuerte y gruesa que las flechas e incluso un machete no podrían dañar sus dientes. Su mandíbula y dientes afilados le permiten comer una presa por completo, incluyendo la columna vertebral y el cráneo.

3. Gato patinegro

El gato patinegro es considerado uno de los felinos más pequeños y peligrosos en el mundo. A pesar de que su peso es de 1,5 kilogramos, puede cazar animales más grandes que él.

Al rastrear a una presa, puede caminar aproximadamente 20 kilómetros. Caza sin parar durante toda la noche, a pesar de las difíciles condiciones climáticas. En promedio, en cada caza, el gato priva 14 vidas de animales pequeños.

4. Armiño

El armiño es un pequeño, pero agresivo animal perteneciente a la familia de los mustélidos. Se encuentra en la lista de organismos que afectaron la actividad de seres humanos y la naturaleza. Nada bien, trepa árboles, corre rápido y es capaz de caminar hasta 15 kilómetros.

Su peso promedio es de 70 gramos, pero el de su presa puede ser de hasta varios kilogramos. Con morder solo una vez a la nuca, el armiño puede detener una liebre. Muy a menudo, el animal no solo caza por hambre, sino también por diversión. Con respecto al cuerpo de la víctima, lo deja o entierra, por si llegan días negros.

5. Gato de las arenas

El gato de las arenas habita en un desierto donde no hay nada de vegetación, en donde, en verano, la temperatura puede alcanzar hasta +55 °С, y la arena se calienta hasta +80 °С. El animal es capaz de vivir durante mucho tiempo sin agua. Su presa puede ser prácticamente cualquier animal que pueda encontrar, desde mamíferos, pequeños roedores, lagartijas e insectos hasta serpientes venenosas (Cerastes cerastes).

Al momento del ataque, el gato es capaz de acelerar hasta 40 kilómetros por hora, y puede buscar a su presa a lo largo de más de 10 kilómetros.

6. Liebre

Las liebres aparecieron en Australia en el siglo XVIII, y, desde entonces, estos tiernos y peludos animalitos son un dolor de cabeza para las autoridades locales. Debido a que comen mucho y se reproducen rápido, se convirtieron en la causa de la muerte de muchos animales nativos de Australia y Nueva Zelanda. Comen la corteza de los árboles, y eso lleva a erosión del suelo, formación de barrancos y corrimientos de tierras.

7. Loris perezosos

Los loris perezosos son uno de los pocos mamíferos venenosos. En sus extremidades delanteras poseen glándulas que proporcionan sustancias tóxicas. El veneno no solo causa asfixia y parálisis en animales pequeños, sino también en el ser humano.

Antes de atacar, el lori lame su glándula y sus dientes se llenan de veneno. Así, las sustancias tóxicas ingresan en el organismo de la víctima.

8. Ornitorrinco

En las patas traseras de los machos ornitorrincos se encuentran unas espuelas, las cuales producen un cóctel de toxinas. Ellos las usan durante sus peleas por las hembras. Con ayuda de las sustancias tóxicas, el animal se defiende de grandes depredadores, por ejemplo, el perro dingo. No son mortales para el ser humano, pero pueden provocar hinchazón y dolor de cabeza.

9. Foca

Las focas no solo son peligrosas para los mamíferos pequeños y peces, sino también para el ser humano. A finales de febrero y a principios de marzo, las hembras salen a la costa junto con sus crías. Por querer protegerlas, atacan a todo aquel que les parezca peligroso. En particular, a los pescadores y amantes de los paseos costeros. Para las focas es peculiar la agresión no motivada. Como entretenimiento, estas cazan delfines y pingüinos.

10. Nutria

La nutria nada de espalda, manteniéndose con las patas de un lado a otro. Pero el encanto desparece cuando comienza el período de apareamiento. Los machos se comportan de forma muy agresiva, muerden dolorosamente a las hembras y buscan a aquellos que podrían atraerlas. Por ejemplo, otros machos, crías de osos marinos y hasta focas.

Bono: hipopótamo y elefante

Los hipopótamos son los animales más peligrosos de África. Les gusta estar en los campos dañando las cosechas y atacando a los granjeros. Junto con sus crías, las hembras atacan a los barcos que navegan cerca de ellas. Científicos de la Universidad de Hohenheim descubrieron que, desde 1997 hasta 2008, solo en Kenia se registraron 4 493 casos de hipopótamos comportándose de forma agresiva con seres humanos.

Anualmente, más de 400 personas son víctimas de elefantes. En general, estos animales atacan a los granjeros que cultivan la tierra de camino en su migración. Los machos son especialmente peligrosos en el período de apareamiento, puesto que se muestran agresivos e irritados. El “must” dura 60 días, y, en la búsqueda de hembras, los elefantes destruyen todo a su paso.

¿Qué otros animales conoces que subestimamos? Cuéntanos en los comentarios.

Compartir este artículo