Genial
Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración
Genial

10 Curiosidades sobre las huellas dactilares que pueden hacerte mirar tus manos con más atención

Las huellas dactilares son aquellas marcas en las manos que nos han acompañado desde siempre, pero a su vez, son completamente desconocidas. Incluso, muchos creen que todos las tienen y que son exclusivamente encontradas en los humanos, pero no es así. Continúa leyendo para aprender más curiosidades sobre estas peculiares huellas en los dedos.

Genial.guru te invita a que aprendas 10 datos sobre tus huellas dactilares que probablemente ignorabas hasta ahora.

1. Se forman desde el vientre de la madre

Las huellas dactilares se desarrollan en los primeros seis meses de embarazo. Las líneas en los dedos se van imprimiendo a partir de la presión que el bebé ejerce sobre lo que lo rodea. La forma que toman es completamente única y numerosos factores influyen en el resultado final. Por ejemplo, el movimiento y el lugar donde se desarrolla el feto.

2. Algunas personas nacen sin huellas

La ausencia de huellas dactilares en las manos y pies es llamada adermatoglifia. Como las marcas en cada persona son irrepetibles, durante varias décadas se han empleado para la identificación personal. Sin embargo, la gente que tiene adermatoglifia no puede ser identificada.

Por esta razón, la condición ha sido denominada immigraton delay disease (enfermedad de retraso de inmigración), ya que estas personas no tienen un pasaporte biométrico con el cual poder viajar, haciendo sus viajes a otros países más complicados.

3. Aún los gemelos idénticos tienen huellas únicas

Mucha gente piensa que los gemelos son completamente idénticos, pues casi comparten la misma genética. Este es un pensamiento común y erróneo, ya que esta clase de hermanos no tienen las mismas huellas dactilares. La formación de las marcas no proviene del ADN de la persona, sino de factores que se dan en el desarrollo del embrión mientras crece en el vientre de la madre. Dos hermanos compartiendo el mismo espacio pueden llegar ejercer presiones dispares en los dedos, causando alineaciones divergentes entre cada uno.

4. El patrón más común es el “bucle cubital”

Un estudio intentó detectar modelos de repetición de acuerdo al género y el tipo de sangre en distintas huellas dactilares. Los científicos descubrieron que, en los hombres, la forma de bucles es más común; mientras que en las mujeres predominan los arcos. También hallaron que el patrón más repetido fue el de los bucles cubitales, que se caracteriza por el trazo de las marcas que apunta hacia el dedo meñique de la mano.

5. Esta es la huella de la primera persona capturada por la identificación de su huella dactilar

Después de matar a sus dos hijos pequeños, Francisca Rojas de Caraballo culpó a su vecino Pedro Ramón Velázquez de lo ocurrido. Sin embargo, la policía encontró una huella dactilar manchada de sangre impregnada en el buzón de la puerta de la casa, una huella que solo podría haber pertenecido al asesino.

Bajo la guía de Juan Vucetich, croata nacionalizado argentino y pionero en la dactiloscopía, la policía bonaerense pudo comparar las huellas dactilares de Francisca y aquella que se encontraba en el buzón, identificando a la asesina y capturándola inmediatamente.

6. Los monos y los koalas también las tienen

Pocos saben que los humanos no son los únicos con huellas dactilares. Sí, hay tres animales que poseen una característica semejante a la nuestra: los koalas, los chimpancés y los gorilas.

La Universidad de Adelaida, en Australia, descubrió cómo estos animales desarrollan sus propias huellas. Al estar en constante movimiento en los árboles y alimentándose de hojas, evolucionaron para que sus manos se adaptaran a las presiones ejercidas sobre la piel y así, finalmente, desarrollar sus propias huellas dactilares.

7. La primera huella dactilar fue encontrada en Kuwait

En el 2016, un grupo de arqueólogos descubrió la huella dactilar humana más antigua del mundo que podría tener una antigüedad de hasta más de 1000 años. Se encontró al norte de Kuwait en un pedazo de cerámica roto y se estima que pertenece a la Edad de Piedra, que comprende los años entre el 8 700 al 2 000 a. C.

8. Mark Twain anticipó el valor de las huellas como evidencia

Mark Twain fue el primer escritor estadounidense que pensó en utilizar las huellas dactilares para identificar y atrapar criminales. Su interés por la toma y el uso de huellas fue sorprendente teniendo en cuenta su época, e incluso se mencionan en sus libros La vida en el Misisipí y La tragedia de Pudd’nhead Wilson, publicados en 1883 y 1894 respectivamente y en sus producciones teatrales. Sin embargo, los policías no comenzaron a llevar a cabo esta práctica sino hasta adentrado el siglo XX.

9. En la Segunda Guerra Mundial, se recolectaron 70 millones de muestras dactilares

Durante la Segunda Guerra Mundial, el FBI creyó que una forma de mantener el orden y la vigilancia era reuniendo y registrando la información de las personas. Para llevar este plan a cabo, comenzaron a recolectar las huellas de soldados, agentes y trabajadores. Alrededor de 1943, se había llegado a reunir hasta 70 millones de estas.

10. El sensor digital de Apple puede distinguir si la persona está viva

La tecnología está avanzando cada vez con más rapidez, y Apple no se queda atrás. Sus sensores de huellas digitales son capaces de advertir si las marcas dactilares pertenecen a alguien vivo o si se trata la huella de una persona ya fallecida. El aparato utiliza dos mecanismos: uno es un sensor capacitivo, el cual detecta la corriente eléctrica en la sangre, y el otro es con radio frecuencias, que percibe las ondas emitidas por el tejido vivo.

11. Las huellas dactilares no solo ayudan a identificar malhechores, sino también obras de arte

Teri Horton, una excamionera estadounidense de 73 años, compró una pintura en una tienda de segunda mano en California por 5 dólares para regalársela a un amigo que se sentía deprimido. Cuando ambos se dieron cuenta de que la pintura era demasiado grande para decorar la casa de su amigo, Horton intentó venderla en una venta de garaje colocándola en su jardín. Una profesora de arte que pasaba el lugar le dijo que podría ser un original del afamado pintor Jackson Pollock.

Las huellas dactilares en la pintura probaron que era una obra original que valdría unos 50 millones de dólares.

¿Qué otro uso crees que se les podrías dar a las huellas dactilares? ¿Te has fijado alguna vez en qué clase de líneas se forman en tus manos? Cuéntanos más en la sección de comentarios.

Compartir este artículo