Genial
Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración
Genial

10 Razones para amar las obras de Hayao Miyazaki

Hayao Miyazaki es un hombre merecidamente considerado un genio y un clásico de la animación dibujada a mano. Sus caricaturas pueden llamarse fenómenos que no son inferiores en taquilla a las mejores obras de Hollywood. No solo porque ganó dos veces el Premio de la Academia, uno de los cuales es honorífico y fue entregado “por ejercer una profunda influencia en la animación mundial, inspirando a toda una generación de artistas a trabajar en esta área enseñando su potencial ilimitado”.

En Genial.guru, estamos locos por las obras de Miyazaki y queremos entender el misterioso atractivo de las películas animados del artista japonés destacando sus principales técnicas de dirección.

Formación del director

Comencemos con algunos hechos de la biografía que nos ayudarán a aprender sobre la vida del artista y comprender cómo se formó su estilo mágico.

  • En la infancia, sobrevivió a la guerra y al bombardeo de Japón. De ahí vienen los temas de pacifismo, humanismo y amor que el director plantea en la mayoría de sus obras.
  • El amor por la tecnología y los aviones comenzó desde una edad temprana gracias a la pasión y el trabajo de su padre, quien era el director de la fábrica de aviones.
  • Su madre estaba muy enferma y el autor transfirió sus experiencias de la infancia a la película Mi vecino Totoro, que inicialmente fue recibida con frialdad por el público, y luego se convirtió en el símbolo de la creatividad del artista.
  • Desde la primaria, Hayao se aficionó a la manga, por lo que pasaba mucho tiempo dibujando. El dibujo se le dio con dificultad, y el futuro artista estaba insatisfecho con sus obras, destruyendo la mayoría de ellas.
  • La influencia decisiva en la elección de la profesión fue causada por 2 películas animadas de mundos completamente diferentes: el primer anime coloreado japonés HakujadenLa leyenda de serpiente blanca y la película de animación soviética La reina de las nieves dirigida por Lev Atamanov y Leonid Schwartzman.
  • Su primera película podría ser una historia basada en los libros de Pippi Calzaslargas, pero Miyazaki no logró conseguir el permiso de Astrid Lindgren cuando la conoció personalmente en Suecia.
  • Su debut como director tuvo lugar a los 38 años: fue la película de animación Lupin III: el castillo de Cagliostro.
  • El éxito comercial de la próxima película, Nausicaä del Valle del Viento, permitió al director abrir su propio estudio, el mismo Ghibli.
  • Además, Miyazaki es un hombre de familia ejemplar. Se casó en 1965 con su colega Akemi Ota; la pareja todavía está junta, tienen 2 hijos adultos.

Y ahora pasemos a las principales técnicas e ideas que distinguen al genio japonés de muchos animadores.

10. Miyazaki muestra lo que es imposible imaginar

Los mundos de Miyazaki son siempre fantásticos; el artista dibuja lo que nosotros mismos no podríamos imaginar. Viendo el “gatobús” más lindo, un misterioso castillo vagabundo o grumos de hollín con ojos curiosos, llegas a entender: la imaginación no tiene límites.

Su trabajo fue apreciado por los espectadores, incluso 5 obras del director fueron incluidas en la lista de 250 mejores películas según el portal de películas IMDb: El viaje de Chihiro, La princesa Mononoke, Mi vecino Totoro, El increíble castillo vagabundoNausicaä del Valle del Viento.

9. Ficción como algo completamente habitual

Los eventos más inusuales parecen bastante habituales para los habitantes de su mundo. La chica que espera el autobús en la parada no se sorprende por la aparición de Totoro — el espíritu guardián del bosque, sino que, por el contrario, le ofrece su paraguas.

Hay un montón de ejemplos: un piloto con cara de cerdo paseando entre la gente común en Porco Rosso, o una bruja entregando compras volando en su escoba en Kiki: Entregas a domicilio, o un espantapájaros ambulante de El increíble castillo vagabundo.

8. Amor por el vuelo y los aparatos complejos

El amor de Miyazaki por los aviones y los aparatos complejos vino desde la primera infancia. Son elementos que aparecen en cada una de sus películas, a veces incluso como la historia principal, como en Porco RossoSe levanta el viento.

Muchos mecanismos son extremadamente inusuales, pero están diseñados con tanto amor que a nadie se le ocurre a criticar al autor por los errores de su diseño. La maquinaria habitual también aparece en la pantalla: automóviles, trenes, aviones y mucho más.

7. Cuestiones del medio ambiente

“Llegué a la conclusión de que no puedo crear una película sin hablar de los problemas de la humanidad como parte del ecosistema”, asegura el propio Miyazaki. Por lo cual es el tema que atraviesa todas sus obras. Especialmente en la caricatura Nausicaä del Valle del Viento, en la que la princesa trata de salvar al reino del desastre ambiental. Y en el análogo de La Sirenita — Ponyo y el secreto de la sirenita — la protagonista está más preocupada por el aumento del nivel del mar que por las relaciones personales.

Vale la pena recordar la misma deidad del río de El viaje de Chihiro, que apenas lograron lavar en la casa de baños. La idea de esta escena surgió después de un incidente real cuando, durante la limpieza de un río local, el autor vio toneladas de basura que había estado allí durante años.

6. Admiración por la naturaleza

El artista nunca olvida disfrutar de la naturaleza. En cada una de sus obras hay escenas que están encajadas en la trama cuando los personajes simplemente contemplan el mundo circundante. En El castillo en el cielo, los personajes principales, incluso durante una búsqueda agotadora, encuentran un minuto para admirar la belleza que los rodea.

5. Gran atención a los detalles

Se presta mucha atención a lo que está sucediendo en el fondo. Los personajes de las películas no son simples extras, viven sus propias vidas, incluso si no están absolutamente relacionadas con la trama: las personas se comunican, almuerzan en un café y pasean. Los interiores están llenos de objetos, en cada uno de los cuales se nota su aplicabilidad práctica.

Además, el director suele usar una de las técnicas de animación más complicadas: la animación total. El fondo cambia junto con los movimientos de los personajes e incluso transmite los movimientos de una cámara imaginaria.

4. A menudo, el papel del personaje principal se asigna a una chica frágil pero fuerte

A menudo, los personajes principales de las películas de Miyazaki son chicas e incluso niñas pequeñas. Sin embargo, esta es solo la apariencia detrás de la cual se esconde la fuerza interna, la capacidad de actuar y tomar el control de cualquier situación.

3. Problemas graves en términos sencillos

Al parecer, en los cuentos infantiles se plantean problemas de importancia universal: desde el pacifismo, el feminismo, la preocupación por el medio ambiente hasta problemas personales como el amor, la pérdida y la búsqueda de sí mismo en el mundo. Las caricaturas siempre son dramáticas, pero no duelen, sin embargo, desarrollan la imaginación, y, orientan positivamente los pensamientos de los espectadores.

2. Falta de guion estricto

Periódicamente, se ralentiza la acción y se produce desviación de la historia principal en cada una de las películas. Los personajes no tienen prisa, descansan después de un día de trabajo, admiran el paisaje, disfrutan el momento.

En muchos sentidos, tales pausas surgen porque Miyazaki trabaja sin un guion claramente definido, y piensa en la trama sobre la marcha. De ahí vienen los inesperados giros de la historia.

1. El bien siempre vence al mal

“En El viaje de Chihiro quería decirle a la audiencia: no se preocupen, al final todo saldrá bien, podrán encontrar su lugar en la vida”, dijo el autor sobre su obra maestra ganadora del Óscar. Y es el principio que se aplica a cada una de sus películas.

Los bombardeos que sobrevivió el artista en su infancia dejaron una gran huella en su vida, por lo que muchos de los personajes en sus mundos de ficción se encuentran en una situación difícil, como el propio Miyazaki en su infancia. Sin embargo, el final es siempre el mismo: el triunfo del bien. A menudo, los villanos también dan lo mejor de sí.

Cabe señalar que las películas del estudio Ghibli regresaron a los cines de algunos países desde el año 2017, sin embargo, todo el mundo espera con ansiedad la nueva obra que fue anunciada oficialmente en 2017 y se estrenará en Japón en 2020.

¿Qué te atrae en la obra de Miyazaki? ¿Con qué película empezaste a conocer su mundo y cuál de sus obras podrías aconsejar a un amigo que se estremece al escuchar la palabra “ánime”?

Compartir este artículo