20+ Personas que bajaron del avión con una maleta llena de experiencias

Historias
hace 5 meses

Un avión puede llevar a los pasajeros del punto A al punto B rápidamente, y además permite ver las ciudades a vista de pájaro. Y todo sería estupendo en este medio de transporte, si no fuera por un “pero”: los pasajeros épicos, de los que es imposible esconderse o escapar durante un viaje aéreo. Son capaces de convertir cualquier vuelo en una tragicomedia, o bien, en una farsa.

  • Estábamos en un avión. Había una niña sentada detrás de mí, diciéndole a su padre que se le había caído un diente y lo había perdido, y su padre intentaba encontrarlo con toda la frustración de la que era capaz. Y entonces el chico que estaba sentado a mi lado dijo: “Oye, niña, he oído que si pierdes un diente en un avión, el Ratoncito Pérez te dará 50 dólares”. A lo que el padre dijo: “¡Mira cariño, el Ratoncito Pérez está volando en el avión justo a nuestro lado!”. © monkeysolo69420 / Reddit
  • Una vez en mi vuelo, tenía un asiento en el medio, al final del avión. Después de mirar a mi alrededor, me acerqué a la azafata y le dije: “No hay asiento central en la fila 21”. Por supuesto, insistió en que sí, pero le pedí que lo viera por sí misma. Volvió intentando no estallar en carcajadas. El caso es que los asientos de la ventanilla y del pasillo estaban ocupados por dos luchadores de sumo muy grandes, y eran tan enormes que el asiento de entre ellos había “desaparecido”. Acabaron cambiándome a primera clase. © Donald Loughlin / Quora
  • Subí al avión y estaba terriblemente nerviosa, aterrorizada por el vuelo. Había un hombre sentado a mi lado, al que llegué a pedir disculpas por mi nerviosismo. Me dijo: “Sé qué hacer para que te sientas mejor” y empezó a enseñarme un video en el que tocaba la guitarra para una manada de ciervos. Me impactó tanto lo que vi que incluso dejé de tener miedo. © eisify / Reddit
  • Volamos de noche. Había una niña de unos 4 años gritando durante una hora en el avión. Los padres se quedaron sentados haciendo como si no estuvieran allí. Finalmente, una mujer no pudo soportarlo y preguntó: “¿Van a hacer algo al respecto? Tenemos que volar otras 3 horas”, a lo que recibió una respuesta indiferente: “Ya gritará y se calmará, esperaremos”. Después de esta mujer, yo también insistí a que esos padres tomaran medidas. Por fin, me hicieron caso. © zlayamatreha / Pikabu
  • Hoy llegué al aeropuerto 2 horas antes del vuelo. Pasé tranquilamente el control y llegué a la puerta de embarque en una hora. Con una mirada filosófica estoy observando el aeródromo. Oigo anunciar el comienzo del embarque, y por el rabillo del ojo veo que la fila ha empezado a moverse. Espero para no unirme a la muchedumbre. Y cuando la fila llega al final, me paro en ella y me doy cuenta de que es la fila para la siguiente puerta de embarque, y mi vuelo ya está cerrado. Hacía tiempo que no me sentía tan estúpido. © AlexFly2019 / Pikabu
  • A mi lado, en el avión se sentó un chico de unos 20 años con una bolsa, como suelen tener los repartidores de pizza. La abrió y realmente había 5 pizzas adentro. Le pregunté: “¿Por qué necesitas tantas?” y me contestó: “Es un vuelo largo, puedo venderlas a 5 dólares el trozo”. Despegamos, el olor a comida recorrió la cabina. Y la gente empezó a comprarla. Cuando llegamos, el joven casi había recuperado el costo del vuelo vendiendo la pizza. © Thomas Barnidge / Quora
  • Cuando me fui al extranjero por primera vez, mis padres me ayudaron a hacer las maletas y, por supuesto, mi madre metió en ellas comida para un mes. Pesamos la maleta en casa: 2 kilos de más, pero ese sobrepeso era aceptable. Sin embargo, en el aeropuerto la báscula marcaba 4 kilos de más, y me dijeron que había que deshacerse de al menos 2 kilos. Era una pena tirar la comida, así que decidí hacer trampas: saqué toda la ropa que llevaba dentro y empecé a ponérmela. Acabé llevando 2 camisetas, 3 camisas, una cazadora de cuero y, abajo, pantalones deportivos y jeans al mismo tiempo. La gente a mi alrededor se reía, pero a mí me daba igual. Al final conseguí reducir el peso de mi maleta y me dejaron pasar. © Krishnakumar Shetti / Quora
  • Volaba en el avión en asientos donde podía estirar las piernas. Detrás de mí había una madre y un niño de unos 5-6 años que se divertía tirando su juguete por encima de la cabeza que caía a mis pies. Las 2 primeras veces recogí el juguete y se lo di al niño. La tercera vez le pedí amablemente a la madre que calmara a su hijo. Ella se limitó a poner los ojos en blanco y decir: “¡Es solo un niño! Simplemente está jugando”. Le advertí que no le daría nada más. Y entonces el juguete voló sobre mi cabeza por cuarta vez. Me puse los auriculares e hice como si no me hubiera dado cuenta. Unos minutos después, el niño empezó a llorar y a enfadarse. Al final, la madre tuvo que llamar a una azafata para que recuperara el juguete. Pero su hijo volvió a hacerlo. Esta vez hubo que esperar más a la azafata, y el niño se puso a gritar. Al final, la madre guardó el juguete y le dio a su hijo una tableta. Además, en la fila después del vuelo, esta extraña mujer también empezó a regañarme por haberle estropeado el vuelo a ella y a su hijo. Pero en realidad no me habían contratado como niñera ni como animadora. © Prior-Elderberry7303 / Reddit
  • Iba en avión con mi exnovio. Y entonces el piloto anuncia por el altavoz que el chico del asiento tal tiene una emergencia. En ese momento mi ex se arrodilla delante de mí, saca una caja con un anillo, dice probablemente algo muy romántico, pero no oigo nada por el ruido del motor. Veo que el chico pregunta algo, pero no oigo qué. Entonces repite impaciente: “Bueno, ¿vas a decir que sí?”. Y yo le digo: “Bueno, ya veremos”. Nadie oyó nada, pero la gente empezó a aplaudir. Me puso el anillo en el dedo, con lágrimas de felicidad y todo. Y al día siguiente me dejó. © Consistent-Pound572 / Reddit
  • Iba en avión junto a una madre y su hijo. Nos dieron un tentempié. No me comí las galletas enseguida, las guardé para más tarde. La mujer me las pidió para su hijo, pero me negué. Y entonces empezó a gritar: “¡Mírala! No las come ella misma, pero tampoco se lo da a un niño hambriento”. Le contesté igual de alto: “Usted es la que ha zampado las galletas de su hijo. ¿No has tenido suficientes? ¿Necesitas también las mías?”. La madre empezó a gritar algo, pero yo me puse los auriculares y agaché la cabeza. Y entonces la azafata se acercó y le dijo a la mujer que podía comprar comida extra para su hijo si tenía hambre. throwAirline424 / Reddit
  • Una vez volamos en una compañía de bajo coste de Inglaterra a Portugal, el vuelo se retrasó cerca de una hora cuando ya estábamos sentados en el avión. La chica piloto nos explicó detalladamente por el altavoz por qué no nos pusimos en marcha y a qué estábamos esperando, nos mantuvo informados y bromeó sobre ello todo el tiempo. Cuando quedó claro que no era cuestión de un par de minutos, nos ofreció a todos turnarnos para hacer fotos en la cabina, primero a los niños y luego a los adultos. Todavía me arrepiento de haberme sentido tímida y no haber ido, ya que soy una señora seria, que vuela por negocios. Nadie volvió a pedirme que hiciera fotos, por muchas veces que volara. © Elena Makarova / ADME
  • Iba en avión con mis padres. Un bebé lloraba a gritos en otra parte de la cabina. El bebé gritaba tan fuerte que ni siquiera los auriculares ayudaban. Mi madre no pudo soportarlo, llamó a la azafata y le pidió que le dijera a la madre del bebé que al menos le cantara una nana (siempre lo hacía ella misma). En un minuto el bebé se calló. No pude resistirme y me levanté para ver cómo se había apaciguado el bebé. Y vi una imagen asombrosa: la azafata estaba sentada en su asiento y arrullando al bebé. Era lo más bonito que había visto en un avión en mis 40 años. Más tarde supimos que la madre volaba con trillizos y no podía con todos a la vez. © Shadee Jalal Ali / Facebook
  • Volaba en avión. La mujer que estaba a mi lado estaba tan entusiasmada con el barco de su nuevo novio que no paraba de hablar de él. Asentí un par de veces por decencia, luego me puse los auriculares y empecé a escuchar música. Al cabo de un minuto, esta señora me quitó el auricular de la oreja y declaró: “¡No he terminado!”. © _joeBone_ / Reddit
  • Eran 15 horas de vuelo. Había planeado dormir, pero no hubo suerte. Detrás de mi esposo y de mí se sentó una familia con un niño de unos tres años. Durante las dos primeras horas, el pequeño pateó nuestros asientos, me agarró del cabello y nos tiró algunos papeles. No dijimos nada, pues sabemos que viajar con niños puede ser difícil. Finalmente, cuando el bebé se tranquilizó y se durmió, decidí que yo también podía descansar. Recliné el asiento y estaba a punto de echarme una siesta cuando la madre del bebé me dio una palmada en el hombro y me dijo: “¡Levante la silla, que no estoy cómoda!”. Lo pensé, lo medité y no hice ningún cambio porque habíamos aguantado a su bebé... por lo que ella también lo aguantará. © mngirl2465 /Reddit
  • Llegué al aeropuerto. En el mostrador de facturación me dijeron que tenían overbooking, por lo que tendría que esperar. Al final no me dejaron embarcar. En la oficina de billetes de la aerolínea me dijeron que la denegación de embarque no estaba justificada, y me ofrecieron como compensación 200 dólares (esta cantidad incluía una cena, una noche en un hotel y la reserva de billetes para el vuelo de mañana). Yo objeté que la indemnización por denegación de embarque era de 400 dólares y me los dieron. Almorcé en un hotel cercano, pasé la tarde y la noche en Oslo, dormí una noche en el hotel del aeropuerto, desayuné y facturé para mi vuelo. Una vez más no conseguí asiento, ¡ni tampoco otros dos pasajeros! Pero poco antes de que cerrasen la facturación, me llamaron al mostrador y me dieron un billete de clase Business. Era mi primer vuelo en clase Business. Mike Eisler / Quora
  • Una vez iba en un avión sentada junto a la ventanilla. Había una madre y su hija, de unos 6 años, en los dos asientos vecinos. No me molestaban, todo estaba tranquilo. Me dormí durante el vuelo. Cuando me desperté y giré la cabeza, me quedé realmente atónita, por no decir peor: la niña estaba sentada tranquilamente en el asiento más alejado, dibujando o leyendo, no recuerdo exactamente, ¡y en el centro su madre estaba haciendo yoga! No tengo ni idea de cómo era posible retorcerse en este asiento, de forma que, con la cara completamente impenetrable, se pudo poner las dos piernas en alto, apoyándose con las manos en el respaldo de delante, pero el espectáculo era, por decirlo suavemente, asombroso.
  • Fue hace unos 30 años, pero lo recuerdo como si fuera ayer. Yo estaba sentada en el segundo salón del pasillo, en la segunda fila. Había un hombre sentado delante de mí. Se quedó dormido y estiró una pierna hacia el pasillo. Una azafata salió de detrás de la cortina con una bandeja de pasteles, tropezó con la pierna del hombre y se cayó. La bandeja salió volando hacia mí. Menos mal que los pasteles no tenían crema: eran roscas de masa quebrada con nueces. La azafata se levantó, empezó a recoger los pasteles y a discutir con el hombre, que no entendía nada, porque acababa de despertarse. Naturalmente, nadie me pidió disculpas. Podría haber pensado que me lo había imaginado, pero mi elegante suéter estaba cubierto de nueces. © Fish_Omulus / ADME
  • Iba con mi familia a Atenas. El vuelo de la tarde duraba 3 horas. Había una variopinta compañía en la cabina: un bebé lloraba a la derecha; un poco más allá, en diagonal, una chica veía una película en su laptop, una especie de película de acción, sin auriculares, a todo volumen; en algún lugar de la parte de atrás, unos italianos discutían algo con bastante energía; detrás de mí, una niña de 4 años no paraba de golpear el asiento con los pies. Bueno, volamos y volamos, era de día, había luz, resolvíamos rompecabezas y nos reíamos: yo, mi hijo y mi esposo. Y entonces se me acercó el auxiliar de vuelo y me dijo que la chica de unos 20 años delante de mí se había quejado de que ¡le molestábamos para dormir! Me quedé de piedra, no tenía nada que decir. © Stanislava Lavrenova / Facebook
  • Yo era pequeña (4 años como mucho). Volábamos a Egipto, era mi primer vuelo consciente. Pensé que como volábamos en un avión, y los aviones se caen, el nuestro tenía que caerse. Me preparé mentalmente para ello, y cuando el avión ya estaba aterrizando, me desperté y le pregunté a mi madre en voz alta para que lo oyera toda la cabina: “¿Ya nos hemos caído?”. No sé si les asusté o les hice reír, pero fue un fracaso.
  • Mi cumpleaños cayó en el día en que volaba de viaje de negocios. Estaba un poco disgustada, pero decidí que lo celebraría a la vuelta. Facturé el vuelo, pasé todos los controles, enseñé el pasaporte en la puerta de embarque y subí al avión. Media hora después del despegue, el piloto anunció que había una cumpleañera en la cabina. Las azafatas se acercaron a mí con un bocadillo de cumpleaños y una bebida. Los pasajeros aplaudieron. Fue incómodo, pero tremendamente agradable.
  • En el avión, detrás de mí, había un niño de unos 10-12 años, que molestaba a todos con su tableta. Trajeron comida. ¡Silencio, por fin! Terminó su comida y, de repente, dio una patada en mi asiento, y luego otra, y otra más. Me di la vuelta y le dije: “¡Chico, para!”. Me senté y sentí un jugo caer sobre mi cabeza. Era un buen jugo de naranja. Pero no había mucho, así que solo se me mojaron el cabello y el cuello de la playera. Me levanté y vertí 500 ml de agua de mi botella sobre el chico. Gritos, chillos, maldiciones, el niño se quedó con los pantalones mojados de agua. La azafata me pidió que pusiera fin al conflicto. El resto del vuelo transcurrió en silencio y sin pataleos. Al aterrizar, los tres salieron corriendo del avión. Y en el aeropuerto me recibió el padre de la familia, que quería dinero o venganza. Se comportó de tal manera que al final fue detenido por la policía aeroportuaria.

Una experiencia de vuelo positiva depende de muchos factores: los vecinos, los miembros de la tripulación y el tiempo atmosférico. Pero hay formas de hacer más fácil el viaje en avión, con las que uno puede evitar muchas situaciones desagradables.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas