Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

12 Cosas que molestan mucho a los camareros y podrías no saberlo

Todos sabemos que debemos ser educados con nuestros conocidos y, especialmente, con las personas que casi no nos conocen. Esto debemos aplicarlo en nuestro día a día, ya sea en casa, en el trabajo, en la calle o si asistimos a algún local o restaurante. Sin embargo, hay ocasiones en las que podemos hacer cosas que molestan a los demás sin darnos cuenta.

Genial.guru ha recopilado algunas de las cosas que más molestan a los camareros en los restaurantes que, sin mala intención, podríamos estar haciendo.

1. La mala educación

Una cosa muy odiosa es encontrarse con clientes que creen que, por poder pagar la comida del restaurante, pueden olvidarse de los modales al tratar a los camareros. No olvides que las personas que te atienden solamente son profesionales que están haciendo su trabajo. Trátalos respetuosamente y, si se presenta un inconveniente, no dudes en avisarles, pero de buena forma y con discreción. Eso sí, recuerda las palabras mágicas: por favor y gracias.

2. Presencia de extraños en la cocina

Esto es especialmente cierto en restaurantes pequeños o cuyos dueños son tus amigos. El hecho de que seas un cliente frecuente no significa que puedas entrar a cualquier área del local, ya que esto implicaría un problema de seguridad, lo que podría ocasionar diversos accidentes.

3. Los que reservan y no llegan

Si haces una reserva en un restaurante y no podrás ir, es preferible que llames para cancelarla. Lo mismo sucede si el número de comensales con los que asistirás aumenta. Dejar una mesa vacía supone un grave perjuicio para el local, ya que resulta en clientes potenciales que no se atendieron por consideración a una reserva ya hecha.

4. Los padres sin autoridad

Son aquellos padres o madres que no son capaces de poner límites a sus hijos y los dejan hacer lo que quieran en un restaurante, molestando al resto de comensales. Esto incluso puede impedir que el personal desarrolle su trabajo correctamente, ya que los distrae al estar atentos a posibles incidentes ocasionados por estos niños.

5. Los dueños que ofrecen cosas gratis

Los descuentos u obsequios que algunos dueños dan a sus amigos, especialmente si el negocio está teniendo problemas, puede ser perjudicial para el resto de personas que trabajan ahí, ya que generalmente ellos ganan un dinero extra por la propina que se les da como recompensa de su buen servicio, la cual suelen perder en situaciones como esta.

6. El exceso de confianza

Evita llamar con sobrenombres a las personas que te atienden, como chico, guapa, preciosa, etc. Estos apelativos no son los adecuados para dirigirte a un profesional. Si necesitas que te atiendan, puedes llamar su atención con una palabra educada como “por favor” o “cuando pueda”, incluso a veces con una mirada o un gesto discreto con la mano basta. Esto es muy importante para mantener el respeto mutuo que debe existir entre el cliente y el camarero.

7. Los que hablan de más

Está bien que queramos ser corteses con las personas que nos atienden, pero si les quitamos mucho tiempo con charlas innecesarias o preguntas personales, no solo los podemos hacer sentir incómodos, sino que también los distraemos y les hacemos perder tiempo, lo que lleva a que no realicen bien su trabajo con el resto de comensales a su cargo.

8. Los caprichos injustificados

A veces nos puede ocurrir que no queremos pedir un plato de la carta y le pedimos al mesero que nos prepare algo especial. Sin embargo, cuando se piden este tipo de cambios, a veces la persona que nos sirve tiene poco margen de maniobra, ya que estas órdenes llegan directamente del jefe de cocina. Lo mismo sucede con el espacio y la distribución de las mesas. Por eso los camareros detestan que les alteren los platos, el orden del menú, etc.

9. Empujar los platos sucios

Puede parecer un buen gesto ayudar a recoger los platos, pero en realidad hace que sea más difícil alcanzarlos y desordena la mesa para el resto de tus acompañantes. Un buen camarero te preguntará si ya has terminado para poder recoger los platos sucios en el momento preciso.

10. Llegar justo antes del cierre

Cuando ingresamos a un restaurante justo antes del cierre, lo que hacemos es posponer el momento de orden y limpieza ya programado, ya que todos deben esperar a que nos vayamos para poder terminar con su trabajo. Lo mismo pasa cuando te quedas en el lugar más de la cuenta, a pesar de que ya han puesto el letrero de “cerrado” en la puerta.

11. No hacer una sola orden con todos los pedidos

Lo mejor es que cada uno de los comensales piense bien y decida qué es lo que ordenará al momento de hacer el pedido para evitar que el camarero pierda tiempo y que haya problemas con los tiempos y/o temperaturas de los platos al salir.

12. Los buscapleitos

Un tipo de cliente al que nadie quiere atender es aquella persona que busca hasta el más mínimo detalle para encontrar cualquier tipo de error en su orden y, así, lograr que se la descuenten. Definitivamente, no son gratos de recibir en los restaurantes.

¿Ya sabías que alguna de estas cosas molestaban a las personas que nos dan servicio en un restaurante? ¿Cuáles de ellas sueles hacer?

Compartir este artículo