Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

13 Extrañas supersticiones de América Latina (las cuales muchos prefieren respetar)

¿Crees en las supersticiones? En Latinoamérica existen de todo tipo. Algunas se originaron en los pueblos indígenas, y otras son una herencia de la conquista europea. Muchas de ellas persisten en nuestros días y son respetadas por muchos, pues se cree que, al evitar o al hacer ciertas cosas, se podría multiplicar la buena suerte o, por el contrario, atraer la desgracia.

Genial.guru reunió para ti algunas supersticiones muy populares en Latinoamérica que han pasado de generación en generación a través del tiempo.

​​​​​​1. El lobizón

Después de conocer esta leyenda, quienes deseen tener varios hijos podrían pensárselo dos veces. Esta historia tiene un origen europeo, pero ha sido adoptada en lugares como Argentina y Brasil. Según esta superstición, al llegar a la adolescencia, el séptimo hijo varón se convierte en una especie de hombre lobo los días martes y jueves por la noche. Para poder hacerlo, necesita revolcarse tres veces sobre algún elemento, como arena, ceniza o la tumba de un cementerio, y, al amanecer, se convierte de nuevo en un ser humano. Para revertir la maldición, se debe bautizar al niño en siete iglesias diferentes, llamarlo Benito, o convertir al mayor de los siete hermanos en su padrino.

2. Comer las uvas de la suerte

La noche de Año Nuevo es ideal para hacer una lista de deseos para los siguientes 365 días. Esta práctica llegó a nuestro continente desde España, y dicta que esa noche deben comerse 12 uvas que representan la buena suerte y la prosperidad para los 12 meses venideros. Hay dos teorías que explican su origen: la primera dice que los burgueses españoles de finales del siglo XIX querían imitar a los franceses, por lo que comenzaron a tomar vino espumante y a comer uvas durante la Nochebuena. Esta costumbre comenzó a ser imitada en todo Madrid y se convirtió en una tradición. La segunda teoría asegura que los productores de Alicante, al sureste de España, tuvieron una cosecha excedente de uvas blancas de la zona, llamadas aledo, por lo que las comercializaron con esta práctica para poder venderlas todas.

3. Barrer los pies

Seguramente has escuchado a alguien decir: “¡No me barras los pies o me casaré con alguien mucho mayor que yo!”. Al parecer, esta superstición nació en la época en la que se creía que existían las brujas y que una de sus principales herramientas eran las escobas, a las cuales se les ha atribuido poderes mágicos, sobre todo si las usa una mujer, como si fueran una varita mágica. Por ello, se cree que al barrer los pies de una dama, una maldición cae sobre ella, la cual consiste en que se casará con alguien mucho mayor.

4. Dejar el bolso en el suelo

Existe un antiguo refrán chino que dice: “un bolso en el suelo significa dinero saliendo por la puerta”. Es un símbolo de desprecio por algo que has ganado con tanto esfuerzo, por lo que podría simbolizar futuros problemas económicos por “patear tu suerte”. Es por eso que es mejor poner el bolso lejos del suelo. Uno nunca sabe.

5. Pasar la sal de mano en mano

A lo largo de la historia, a la sal se le han adjudicado ciertos poderes relacionados con la suerte. Por ejemplo, derramarla puede ser considerado una manera de atraer la mala suerte. Alrededor del año 3 500 a. C., los antiguos sumerios nulificaban la mala suerte por haberla tirado echando un poco de sal por encima del hombro. Posteriormente, esta costumbre se esparció entre los egipcios, los asirios y los griegos. Es decir, derramarla es una de las peores cosas que puede sucederle a alguien, por lo que se evita pasarla de mano en mano para que a nadie se le caiga.

6. Usar ropa negra

Es muy común asistir a un funeral vestido de negro, pues, de esta manera, expresamos nuestras condolencias a los familiares que sufrieron la pérdida de un ser querido. Sin embargo, existe la creencia de que vestir de ese color atrae luto, por lo que podría ser incluso mucho peor para la familia que recién sufrió el doloroso fallecimiento de alguien de los suyos. En su lugar, se recomienda asistir de blanco, ya que simboliza la presencia de luz, de todos los colores, de vida.

7. Cuidar la posición en la que duermes

La manera en la que duermes también influye en tu vida, o, al menos, eso dicen algunas supersticiones populares en algunos puntos de Latinoamérica, como Venezuela. “Duerme con la cabeza al naciente y los pies al poniente, y vivirás eternamente”, dice una creencia. Dicta que no hay que dormir con los pies orientados hacia la calle, porque quien lo haga, morirá en ella. De igual forma, la cabecera debe estar orientada hacia el norte o el este, pues ello da salud y larga vida a quienes duermen de esa forma.

8. Mal de ojo

“Ponle las calcetas al revés al niño. De lo contrario, ¡le harán mal de ojo!”. ¿Alguna vez escuchaste a alguien decir eso? Bueno, en Latinoamérica no es poco común. Esta creencia viene del Medio Oriente, donde los dioses podían producir mal de ojo para maldecir a quienes ellos desearan. Después, esta superstición fue adoptada por los seres humanos, pues ellos también están sujetos a la envidia o el deseo por estar con alguien. Al ser visto o pensado por alguien, la persona puede recibir un daño, ya sea alguna enfermedad o algún malestar. Sin embargo, se dice que eso puede evitarse al utilizar cuarzos y pulseras como un escudo ante la energía negativa.

9. Devolver los platos sucios

Cuando alguien te obsequia algún tipo de comida en un plato, como un pastel, y te lo da para que lo lleves a casa, lo más recomendable es que lo devuelvas limpio. Esto se debe a que, si regresa a su dueño sucio, es poco probable que vuelvan a convidarte más comida en un futuro, lo cual no sería nada agradable. Por el contrario, si lo devuelves limpio, hay una gran probabilidad de que el gesto se repita. Pero esa no es la única superstición con respecto a los platos. También se cree que si te sirven la comida en una vajilla con grietas, eres considerado un amigo indeseable.

10. Utilizar un hilo rojo en la frente

Cuando un bebé tiene hipo, las mamás acostumbran a ponerle un hilo rojo sobre la frente. Sin embargo, el hipo es una contracción que se produce en el diafragma, algo que no tendría mucha relación con tal costumbre. A pesar de ello, las mamás confían en sus poderes para aminorar esta molestia en sus hijos, aunque muchas personas dicen que sirve simplemente para darle un alivio a la angustia de las mamás al ver a sus pequeños así.

11. Comer lentejas en la víspera de Año Nuevo

Se cree que las lentejas significan abundancia, por lo que comer una cucharada de ellas en la víspera de Año Nuevo atraerá prosperidad. Al parecer, esta costumbre se originó en Italia, pues en Roma se solía regalar un puñado de lentejas para desear buena suerte. ¿La razón? Estas se convertirían en pepitas de oro una vez cumplidas las doce campanadas.

12. Saltar siete olas

Una curiosa costumbre brasileña para Año Nuevo es saltar siete olas en honor a Yemayá, diosa de la fertilidad yoruba. Con esta práctica se le pide buena suerte y su intervención para sortear las dificultades. Eso sí: debe hacerse de espaldas hacia el mar, o, de lo contrario, tendrá un efecto adverso, ya que se atraerá la mala suerte.

13. Cuidado con las tijeras

Las tijeras tienen muchos significados. Si caen abiertas, se dejan sobre la mesa o entre dos personas, entonces es señal de que habrá pleitos. De igual forma, si se dejan sobre la cama, entonces, la casa recibirá mala suerte. Además, si estás pensando en regalarle unas tijeras a alguien, será mejor que lo descartes, pues son consideradas un elemento maléfico.

¿Qué te parecieron estas 13 supersticiones? ¿Habías escuchado hablar de ellas? ¿Conoces algunas otras que no hayamos mencionado? Compártelas en los comentarios.