Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

14 Personas que recibieron una bofetada de la vida en la forma de un apodo extravagante

El nombre de una persona es el sonido más importante y agradable para ella. Sin embargo, a veces la gente inventa sobrenombres curiosos para sus conocidos, colegas y familiares, que se les pegan fuertemente. Y después de un tiempo, pocas personas pueden recordar por qué a su amigo le dicen Maluma o Inodoro.

Genial.guru decidió averiguar cómo nacen los apodos y encontró 17 historias increíbles que seguramente te levantarán el ánimo.

  • Había muchos Ignacios en el edificio. Pero solo un Ignacio tenía el apellido Nodal. Bueno, ¡incluso su padre sabía que todos le decían Inodoro! © Okeano / Pikabu

  • Escuela. Diálogo de dos chicos:
    — ¿Sabes cuál es un apodo genial? Maluma.
    — Cierto, es genial. Tú serás Maluma.
    — No, tú.
    — De acuerdo, mira.
    Y gritó en voz alta: “¡Oye, Maluma!”. En un pupitre de primera fila, se dio vuelta Nico. Nico sigue siendo Maluma hasta el día de hoy. © oddysasha / twitter

  • Cuando yo era chico, un niño tenía un pulgar fracturado. Estaba enyesado de tal manera que siempre apuntaba hacia arriba. Se le dio el apodo “Megusta”. © _Ramhaji_ / twitter

  • Cuando mi padre era estudiante de una escuela de artillería, en su grupo había un chico con el apellido Vich. Por supuesto que su apodo era simple y banal. El chico no estaba entusiasmado con el hecho de que todos lo llamaran Bicho, y decidió actuar rápido. Sin esperar la graduación, se casó, tomó el apellido de su esposa y se convirtió en el orgulloso propietario del apellido Chillón. Desde entonces, todos lo han llamado Bicho Chillón. © OlkaZlolka / Pikabu

  • En la infancia, en los años 80, en nuestro grupo apareció un nuevo chico regordete de mejillas rosadas, y algunos de los muchachos lo llamaron el Cuarto. Él se ofendía mucho por eso, y a veces todo incluso podía terminar en una pelea. En ese momento, no entendíamos qué era lo que le resultaba tan ofensivo. Y luego nos contaron que la madre de Cuarto trabajaba como gerente de una tienda que se llamaba “Los tres cerditos”. © shurin82 / Pikabu

  • Trabajo en una empresa internacional. Hay un empleado austriaco llamado Kurt. Su apodo: Curtido. No sabe muy bien español, pero hace todo lo posible por hablarlo. Ayer trajo comida para el almuerzo y proclamó desde el umbral:
    — ¡Colegas! ¡Atención! ¡Curtido compró curtidos! © PivBear / Pikabu

  • Cuando era pequeña, tenía una vecina con quien solíamos jugar bastante juntas. Yo tenía cerca de 6 años y ella tenía 8, es decir, ya era un poco más inteligente. Y todo el tiempo me llamaba Reina Dosa. Debido a mi corta edad, siempre me ponía feliz. Pero un día le pregunté quién era esa reina con cuyo nombre me llamaba. Ella me miró altivamente y emitió: “¿Reina Dosa? Ja, reina con dos a: ¡rana!” © Milamanik / Pikabu

  • En nuestra oficina trabajaba una joven muy buena llamada Rita que tenía el apellido Mosca. Era muy pequeña, muy chiquitita. Naturalmente, todos la llamaban cariñosamente Mosca. Ella se ofendía y amenazaba con casarse, cambiarse el apellido y privarnos de la oportunidad de llamarla así. Y, finalmente, se casó. La felicité y le pregunté cuál era su apellido ahora. Dijo orgullosamente:
    — ¡Tetelpa!
    Y yo, pensativamente, como para mí mismo, dije:
    — Bueno, entonces ahora eres Mosca Teté. © Lionjah / Pikabu

  • En la escuela, yo era pequeña y gordita. Una vez, jugamos al balón, perdí el juego, y se me pegó el apodo Balón. Fui a quejarme ante mi autoridad principal: mi hermana mayor. Mi hermana fue a la escuela para resolver el problema y entró a clase con las palabras: “Bueno, ¿quién de aquí le dice Globo a mi hermana?”. Desde entonces soy Globo. ©Oídoporahí / vk

  • Nos reunimos con amigos en un bar y un chico comenzó una conversación sobre los apodos escolares. Pero toda la noche todos se rieron solo del mío, porque yo fui Fideo hasta el final de la escuela, después de que me atragantara con fideos en un almuerzo, y uno saliera volando por mi nariz. © Oídoporahí / vk

  • Tengo un primo pequeño llamado Víctor. Pero casi nadie lo llama así: para nosotros, él es Ladrillo. Y no porque sea un niño de 5 años con una cara de piedra y una conciencia cruel, sino porque el capital de maternidad recibido debido al nacimiento de Víctor se gastó en la compra de ladrillos para la construcción de una casa. © BritvaOkkama / Pikabu

  • El nacimiento de los apodos a veces es extremadamente divertido. Por ejemplo, tenemos una amiga cuyo apodo era Natalia Hipopótamo. Y la imaginación dibuja inmediatamente a una mujer de tamaño correspondiente. Pero no, Natalia era una chica bastante esbelta. Y la historia de la aparición del apodo es la siguiente. Con un grupo de amigos, una vez nos pusimos a ver un programa sobre animales. Y, cuando comenzaron a mostrar a los hipopótamos, el conductor dijo:
    — Hay que tener cuidado con estos gigantes: se enfurecen muy rápidamente.
    Bueno, uno de los chicos dijo:
    — Tú, Natalia, eres como un hipopótamo: te pones furiosa rápidamente". © Zmegor / Pikabu

  • Un conocido contrató un equipo de trabajadores para la construcción de una cabaña. Uno de ellos tenía el apodo Baldosa. Obtuvo ese apodo debido al hecho de que de toda la brigada es el más hábil colocando baldosas. © mrLarsen / Pikabu

  • Tengo el cabello muy rizado, siempre me lo alisaba, y un día decidí cambiar mi imagen: me teñí el cabello de rubio y comencé a usar mis rizos naturales. En el trabajo, todos estaban encantados con mi nuevo peinado, y yo caminaba orgullosa de mis rizos dorados. Hasta que accidentalmente escuché mi nuevo apodo entre mis colegas: Fideo instantáneo. © Oídoporahí / vk

¿Qué curiosos apodos e historias de su origen conoces tú?