Genial

15 Plantas extrañas que no parecen ser de este planeta

6-92
65k

Existen cerca de 422 000 especies de plantas, según un último estudio realizado por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, la organización medioambiental más grande del mundo. Tamaña biodiversidad indica que hay ejemplares de distintos colores, formas y tamaños, pero hay algunos que, debido a sus inusuales características, parecen de otro planeta.

Con mochila, mapa y brújula en mano, Genial.guru salió a explorar distintos países virtualmente para presentarte varias de esas plantas y flores exóticas que hay alrededor del mundo.

1. Hydnora africana (una trampa para escarabajos)

Esta planta nativa del sur de África crece bajo tierra y la única parte visible de ella es su carnosa flor. Pero si hay que destacar una característica principal es su olor pestilente, con el cual atrae a sus polinizadores naturales, entre ellos, los escarabajos. Al posarse sobre la Hydnora africana, estos quedan atrapados temporalmente en sus flores, las cuales actúan como jaula. Al ser liberados, se llevan el polen, lo que permite la reproducción de la especie.

2. Drosera capensis (hierba de la gota)

Al género Drosera se lo conoce como rocío del sol o hierba de la gota debido al mucílago pegajoso que sale de sus vellos y que cumple una función vital: atrapar a los insectos que serán su alimento. El propio Charles Darwin quedó fascinado por su biología. La especie capensis, nativa de Sudáfrica, es uno de los ejemplares más peculiares de estas plantas carnívoras por cómo se dobla tras obtener a su presa.

3. Lithops (plantas piedra)

A simple vista parecen piedras, pero las Lithops son un género de plantas suculentas nativas del sur de África. Su nombre en griego antiguo quiere decir “forma de piedra”, característica evolutiva que les permite camuflarse con el entorno y sobrevivir ante los depredadores. Cada especie tiene colores distintos y flores que crecen en la hendidura que existe entre sus hojas.

4. Rafflesia arnoldii (la flor más grande del mundo)

La Rafflesia arnoldii se encuentra en los bosques húmedos de Indonesia y tiene una flor que puede alcanzar casi un metro de diámetro y pesar hasta 11 kilos, lo que le ha valido el título de ser la más grande del mundo. Pero no es una flor romántica: emite un fuerte olor fétido para atraer a las moscas que la polinizan y es parasitaria, es decir, crece sobre las raíces de los árboles, de donde obtiene sus nutrientes.

5. Dracunculus vulgaris (dragoneta)

Una gran espata púrpura con un enorme tallo con flores macho y hembra describen a esta planta originaria de los Balcanes, la cual recibe diversos nombres como dragoneta, flor de lagarto y hierba de las brujas. Tiene la habilidad de mantenerse a una temperatura de 18 grados, posee un olor similar al de la carne podrida para atraer a sus polinizadores y es tóxica para el consumo humano.

6. Strongylodon macrobotrys (parra de jade turquesa)

Esta enredadera es nativa de los bosques de Filipinas, aunque ya se la puede hallar en distintas partes del mundo. Sus tallos pueden alcanzar entre los 18 y 20 metros y la distinguen sus hojas, de un color verde pálido como el del jade y en forma de garra, las cuales se abren para formar un racimo más frondoso. En su hábitat natural son polinizadas por murciélagos.

7. Dracaena cinnabari (árbol drago de Socotra)

Este árbol llega a medir hasta 10 metros y es originario de Socotra, un archipiélago que pertenece a Yemen. Sus ramas se ramifican hacia afuera y forman una copa semiesférica, como si fuese un paraguas abierto. Sus frutos son pequeñas bayas que las aves comen y que exudan una resina roja llamada sangre de dragón, usada desde tiempos antiguos como tintura y medicina.

8. Tacca chantrieri (planta murciélago)

Se la llama planta murciélago por las brácteas negras de sus flores, las cuales imitan el color y la forma del animal. Sus largos órganos con forma de hilos le añaden una apariencia aún más exótica y llevan a que la especie también sea conocida como bigotes de gato. Es originaria del sudeste asiático y se la encuentra de forma silvestre en Malasia.

9. Actaea pachypoda (planta ojo de muñeca)

La característica más llamativa de esta especie nativa del este de Estados Unidos y Canadá es su fruto. De sus densos racimos nace una baya blanca venenosa de 1 centímetro de diámetro, cuyo tamaño, forma y punto negro son similares a un ojo. Es por eso que a esta planta también se la conoce como ojo de muñeca.

10. Aristolochia salvadorensis (flor Darth Vader)

El Aristolochia salvadorensis es un arbusto originario de El Salvador que llega a medir hasta 5 metros de altura. En la base de su tronco, muy cerca del suelo, crece una flor sin pétalos con un interior de color más brillante que el exterior y dos manchas blancas. Esta forma le valió popularmente ser rebautizada como flor Darth Vader debido a su parecido con el villano de la saga Star Wars.

11. Mimosa púdica o sensitiva (se mueve al tacto)

Originaria de las zonas tropicales de América y África, lo que la distingue es que, ante el más mínimo toque, sus hojas se repliegan como si se cerraran. Esta reacción al tacto les sirve como mecanismo de defensa ante los depredadores, ya que, al cerrarse, la planta parece marchita y, por lo tanto, menos tentadora. También le sirve para reducir la pérdida de agua en horas de calor y protegerse del viento.

12. Amorphophallus titanum (flor cadáver)

Esta planta produce la inflorescencia más grande del mundo, lo que significa que el conjunto de flores que brotan de su único tallo puede llegar a alturas cercanas a los 3 metros y pesar 75 kilos. Puede tardar hasta una década en florecer por primera vez, y, una vez que ocurre, la flor muere a los tres días y se reinicia el proceso. Por su feo olor es conocida como flor cadáver.

13. Selenicereus grandiflorus (reina de la noche)

Esta especie de planta, familiar de los cactus, es originaria de México y de varios países de América Central. Su rasgo distintivo es su flor de color blanco que dura pocas horas, sin posibilidad de volver a nacer. Por esta vida tan corta y su aparición ocasionalmente en horario nocturno es que se la conoce como reina de la noche.

14. Adansonia grandidieri (mucho tronco, pocas ramas)

Al refrán popular “mucho ruido y pocas nueces” se lo puede reconvertir en “mucho tronco y pocas ramas” para referirse al Adansonia grandidieri. Los troncos de esta especie nativa de Madagascar son de una corteza lisa, y pueden alcanzar los 30 metros de altura y 3 de diámetro. Unas pocas ramas en su parte superior lo coronan, con hojas que crecen entre octubre y mayo.

15. Euphorbia obesa (planta pelota de béisbol)

Tiene la forma de una pelota, especialmente una de béisbol, y de ahí su sobrenombre. Nativa de Sudáfrica, tiene un diámetro que va entre los 6 y los 15 centímetros, y sus flores (que se llaman ciatios) le dan un aspecto muy decorativo. En su variedad silvestre está en peligro de extinción, aunque es ampliamente cultivada en casas y jardines botánicos.

¿Cuál de estas plantas te gustaría tener en tu casa? ¿Conoces otra flor exótica que podría completar esta lista? Cuéntanos en la sección de comentarios.

6-92
65k